El sec­tor re­si­den­cial pi­de un nue­vo ti­po de ar­qui­tec­to

Los des­pa­chos su­per­vi­vien­tes a la cri­sis son más pe­que­ños y adap­ta­bles

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar Cla­ra­mon­te

En­tre los años ochen­ta y el ini­cio del si­glo XXI Bar­ce­lo­na pre­su­mía de ser la ciu­dad de los ar­qui­tec­tos, en la que se su­ce­dían los edi­fi­cios icó­ni­cos con pre­su­pues­tos gi­gan­tes como par­te in­di­vi­si­ble de una trans­for­ma­ción ur­ba­na ver­ti­gi­no­sa. Triun­fa­ban las fir­mas me­diá­ti­cas au­tóc­to­nas (Bo­fill, Bohi­gas, Miralles, Tus­quets, Fe­rra­ter...) y tam­bién fo­rá­neas (Fos­ter, To­yo Ito, Nou­vel...).

La cri­sis fi­ni­qui­tó la épo­ca do­ra­da no so­lo de los ar­qui­tec­tos es­tre­lla sino del con­jun­to de la pro­fe­sión, que si­gue sin le­van­tar ca­be­za; con una caí­da de ac­ti­vi­dad de más del 80% to­da­vía hoy res­pec­to a 2006, se­gún da­tos del Col·le­gi d’Ar­qui­tec­tes de Ca­ta­lun­ya (COAC). Es­ta si­tua­ción ha pro­vo­ca­do el cie­rre de nu­me­ro­sos des­pa­chos y una re­duc­ción drás­ti­ca de su es­truc­tu­ra en los que han so­bre­vi­vi­do. ADAP­TAR­SE O CE­RRAR En opi­nión de Car­les Díaz, ar­qui­tec­to so­cio del es­tu­dio TDA, “han que­da­do los des­pa­chos que se han sa­bi­do adaptar, no ne­ce­sa­ria­men­te los me­jo­res” y ar­gu­men­ta que “se han aca­ba­do los pro­yec­tos sin me­di­da: Bar­ce­lo­na si­gue te­nien­do los mis­mos bue­nos ar­qui­tec­tos pe­ro ya na­die pa­ga la es­pec­ta­cu­la­ri­dad por­que no estamos en la Chi­na o Man­hat­tan y no nos la po­de­mos per­mi­tir”.

An­te el pa­rón de la obra pú­bli­ca, el sec­tor pri­va­do, prin­ci­pal­men­te el re­si­den­cial, irrum­pe como re­fu­gio pa­ra el ta­len­to de ar­qui­tec­tos con­so­li­da­dos y emer­gen­tes con un de­no­mi­na­dor co­mún: “Que se ha­yan pro­fe­sio­na­li­za­do mu­chí­si­mo y sean co­no­ci­dos por ello. Ya sa­be­mos ha­cer ra­yas, pe­ro te­ne­mos que ser más fle­xi­bles, muy se­rios en los pla­zos de pro­yec­tos y en­tre­gas y sa­ber in­clu­so cal­cu­lar la ren­ta­bi­li­dad de una obra”, apun­ta Díaz, cu­yo equi­po pa­só de 70 per­so­nas a 15, de las cuá­les seis son so­cios, en­tre los que fi­gu­ra Os­car Tus­quets. Pre­ci­sa­men­te es­te re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to ha pro­yec­ta­do To­rre Me­li­na –un edi­fi­cio de 36 vi­vien­das en el dis­tri­to bar­ce­lo­nés de Les Corts– en el que su fir­ma es uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos. VI­VIEN­DAS CON FIR­MA Como ex­pli­ca Jor­di Sans, di­rec­tor de Vo­lu­me­tric, la pro­mo­to­ra de es­ta obra, “con­fia­mos en TDA ya que al tra­tar­se de nues­tro pri­mer pro­yec­to en Bar­ce­lo­na, que­ría­mos que tu­vie­ra mu­cha per­so­na­li­dad y que ge­ne­ra­ra opi­nión. Ade­más, con las ca­li­da­des más ele­va­das, sin per­der de vis­ta los cos­tes ni las ne­ce­si­da­des de los clien­tes”.

El re­sul­ta­do: un año des­pués de aca­bar la obra, so­lo que­dan tres pi­sos por ven­der y Vo­lu­me­tric y TDA re­no­va­rán su co­la­bo­ra­ción en una se­gun­da fa­se, es­ta vez de 50 vi­vien­das. Pa­ra Sans, “con­tar con un ar­qui­tec­to re­co­no­ci­do es cla­ra­men­te un va­lor aña­di­do: un por­cen­ta­je ele­va­do de nues­tros clien­tes, so­bre to­do ex­tran­je­ros, va­lo­ran el di­se­ño de Tus­quets”.

No obs­tan­te, Díaz ma­ti­za que “aunque Os­car es quien ge­ne­ra la idea, ca­da vez estamos po­ten­cian­do más a los jó­ve­nes. Cree­mos que se aca­ba la épo­ca de los per­so­na­lis­mos y que en el fu­tu­ro lo im­por­tan­te se­rá la mar­ca del des­pa­cho”.

LA FUER­ZA DE LA ES­PE­CIA­LI­ZA­CIÓN

En el ca­so de la ra­ma pro­mo­to­ra de MG Gru­po In­mo­bi­lia­rio, es­pe­cia­lis­ta en la zo­na al­ta de Bar­ce­lo­na, al ele­gir un ar­qui­tec­to pa­ra sus obras pri­ma “que ten­ga mu­cha ex­pe­rien­cia, co­noz­ca per­fec­ta­men­te los gus­tos de nues­tros com­pra­do­res y los plas­me en una es­té­ti­ca van­guar­dis­ta pe­ro que trans­mi­ta ho­gar”, se­ña­la su di­rec­tor co­mer­cial, Alex Valls, pa­ra quien “no se tra­ta tan­to de un te­ma de nom­bre como de tra­ba­jo bien he­cho”.

Así, en su úl­ti­mo pro­yec­to, un edi­fi­cio de cua­tro vi­vien­das en la ave­ni­da Ti­bi­da­bo de Bar­ce­lo­na han re­pe­ti­do aso­cia­ción con TWO Sa­rrià, de los ar­qui­tec­tos Fe­rran Huer­ta –con una só­li­da tra­yec­to­ria de dos dé­ca­das en el sec­tor– y Jor­di Llo­bell, de la nue­va ge­ne­ra­ción.

“So­mos un equi­po de so­lo tres per­so­nas, lo que nos ha per­mi­ti­do aguan­tar me­jor las bo­fe­ta­das de la cri­sis que otros com­pa­ñe­ros más co­no­ci­dos”, ex­pli­ca Huer­ta, pa­ra quien “tras unos años ne­fas­tos, em­pie­za a apa­re­cer un ti­po de clien­te con ca­pa­ci­dad de com­pra que pue­de per­mi­tir­se un ar­qui­tec­to de re­nom­bre, aunque la in­ver­sión pri­va­da se­gui­rá sien­do li­mi­ta­da y la pú­bli­ca, es­ca­sa”.

Una fir­ma de pres­ti­gio en un pro­yec­to vuel­ve a ser­vir de re­cla­mo El ar­qui­tec­to post­cri­sis ha de ce­ñir­se al pre­su­pues­to sin re­nun­ciar al di­se­ño

VO­LU­ME­TRIC

Edi­fi­cio de vi­vien­das To­rre Me­li­na, si­tua­do en el dis­tri­to bar­ce­lo­nés de Les Corts y pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to Os­car Tus­quets y el es­tu­dio del que es so­cio, TDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.