Flor de in­vierno

Be­lle­za in­na­ta, di­se­ño inigua­la­ble igua­la­ble de la na­tu­ra­le­za, son or­na­to­na­to vi­vo

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar­ta Rodríguez Bosch

Se tra­ta del ele­men­to or­na­men­tal vi­vo por ex­ce­len­cia a in­cor­po­rar en una vi­vien­da o cual­quier in­te­rior. La flor na­tu­ral no es pa­tri­mo­nio de la pri­ma­ve­ra, sino de to­do el año. El in­vierno cuen­ta con sus va­rie­da­des es­pe­cí­fi­cas: ama­ri­lis de es­ti­li­za­do ta­llo co­ro­na­do por tres cam­pa­nas, tu­li­pán con una gran va­rie­dad de co­lo­res –has­ta una do­ce­na–, o ja­cin­to y nar­ci­so de pe­ne­tran­te per­fu­me. Los nue­vos sis­te­mas de cul­ti­vo, no obs­tan­te, fa­ci­li­tan dis­po­ner en la épo­ca más fría del año de mu­chas otras: cri­san­te­mo, azu­ce­na, li­rio, iris, as­tro­me­lia, ger­be­ra, rosa... ELE­MEN­TO CUL­TU­RAL A lo lar­go de las cua­tro es­ta­cio­nes, a un bar­ce­lo­nés le es da­do en­con­trar en las flo­ris­te­rías de la ciu­dad has­ta un cen­te­nar de va­rie­da­des dis­tin­tas.

Es­tos bro­te­so­tes de las plan­tas de los que se for­ma­ráor­ma­rá el fru­to cons-cons­ti­tu­yen unaa ex­plo­sión de vi­da, co­lor y for-for­mas. Son em-em­ble­ma de ce-ele­bra­cio­nes se­ña­la­das y mo­men­to oss cru­cia­les, pe­roe­ro tam­bién un mag-magnífico ele­men­ton­to vi­vo bien a mano pa­ra­pa­ra dis­fru-dis­fru­tar a dia­rio.. Fue en la épo­ca vic­to­ria­na, enn elel si­glo XIX, cuan­do la flor pe­ne­tró­tró en la vi­da co­ti­dia-co­ti­dia­na. Una mul­ti­tu­dul­ti­tud de bo­tá­ni­cos, con la ex­pan­siónn­sión co­lo­nial in­gle­sa y ho­lan­de­sa,a, des­cu­brían nue­vas flo­res. Se­du­ci­dos­ci­dos por sus for­mas in­só­li­tas, lass die­ron a co­no­cer en la me­tró­po­lis.is. Se ini­cian en­ton­ces los pri­me­ross cul­ti­vos ma­si­vos de al­gu­nas es­pe­cies.ecies.

“La flor noo se pue­de con­si­de­rar den­tro del sec­tor del pa­ra­men­to del ho­gar. Es un ele­men­to cul-cul­tu­ral. No di­ré­ré igual que un li­bro. Pe­ro sí tie­nee esa di­men­sión”, afir-afir­ma Joan Gui­llén,ui­llén, pre­si­den­te del Gre­mi de Flo­ris­te­so­ris­tes de Ca­ta­lun­ya, cu­yo ori­gen da­ta de 1880. Aunque, val­ga de­cir, nues­tro país es­tá a la co­la de con­su­mo en Eu­ro­pa. EL CÓ­MO Y DÓN­DE Cuan­do un pro­fe­sio­nal flo­ris­ta pre­gun­ta a un clien­te­client pa­ra qué quie­re un ra­mo y pa­ra don­de, no es por cha­far­de­ría. Sin Sino pa­ra sa­car el me­jor par­ti­do. El ja­rrón que lo al­ber­ga­rá tam­bién es im­por­tan­te, y dón­de va co­lo­ca­do. El ama­ri­lis lu­ce en re­ci­pien­tes de vi­drio al­tos, ja­cin­tos y nar­ci­sos sa­len be­ne­fi­cia­dos en ja­rros más pe­que­ños. En la con­fec­ción de ra­mos, se­ña­la Gui­llén, “se ha pa­sa­do de los más com­pac­tos, ex­cep­to el bou­quet que siem­pre lo es, a la va­po­ro­si­dad y es­pon­ja­do”. A un ra­mo se le pue­de dar al­tu­ra, pe­ro tam­bién com­po­ner­lo ho­ri­zon­tal. Ser re­don­do o ir cru­za­do. Las asi­me­trías real­zan las flo­res. Los bul­bos, por ejem­plo de ama­ri­lis en in­vierno, per­mi­ten vi­vir to­da la vi­da de la plan­ta. En­tre las flo­res en ma­ce­ta, el ci­cla­men es la rei­na pa­ra ex­te­rior en in­vierno. Tam­bién des­ta­ca la ele­gan­cia del

Cym­bi­dium, va­rie­dad de or­quí­dea con flo­ra­ción en pleno frío.

Con­tem­plar flo­res des­pier­ta una inusi­ta­da ad­mi­ra­ción y ale­gría en ca­si to­do el mundo. For­man par­te de un circu­lo vir­tuo­so: Su ca­rác­ter y be­lle­za pro­pi­cia el re­na­cer. Na­tu­ra­le­za, her­mo­su­ra y bie­nes­tar sue­len aca­bar muy aso­cia­dos. De ahí su pa­pel prin­ci­pal en la vi­vien­da. Y tam­bién en los es­pa­cios de tra­ba­jo. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Jour­nal of

Ex­pe­ri­men­tal Psy­cho­logy se­ña­la como la pre­sen­cia de ve­ge­ta­ción vi­va en los des­pa­chos pue­de au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad has­ta un 15%.

En­tre las va­rie­da­des in­ver­na­les fi­gu­ran el nar­ci­so, el ja­cin­to o el tu­li­pán “Es un ele­men­to cul­tu­ral, no igual que un li­bro, pe­ro tie­ne esa di­men­sión” Los bul­bos, como el ama­ri­lis en in­vierno, per­mi­ten vi­vir to­da la vi­da de la plan­ta

Nar­ci­so. Narc

De co­lo­res blan­blan­co, ama­ri­llo o crem­cre­ma. Des­ta­ca es­pe­cial­mees­pe­cial­men­te por su pro­fun­da fra­gan­fra­gan­cia

Tu­li­pán. Aunque Ho­lan­da es su prin­ci­pal pro­duc­tor, es­ta flor es ori­gi­na­ria de Tur­quía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.