Ai­res de cam­bio en Ara­bia Sau­dí

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - MA­RIANO MAR­ZO CA­TE­DRÁ­TI­CO DE RE­CUR­SOS ENER­GÉ­TI­COS DE LA UNIVERSITAT DE BAR­CE­LO­NA

El anun­cio de los pre­su­pues­tos de Ara­bia Sau­dí pa­ra el 2016, los pri­me­ros des­de que el rey Sal­mán bin Ab­du­la­ziz Al Saúd y su equi­po de jó­ve­nes prín­ci­pes lle­ga­ron al po­der ha­ce un año, ha de­pa­ra­do una sor­pre­sa a los ha­bi­tan­tes del reino: el Go­bierno ha anun­cia­do la im­ple­men­ta­ción de un pri­mer pa­que­te de me­di­das en­ca­mi­na­das a lo­grar, en un pla­zo de cin­co años, la re­ti­ra­da de las sub­ven­cio­nes a los pro­duc­tos ener­gé­ti­cos y a otros ser­vi­cios bá­si­cos como el agua y la elec­tri­ci­dad.

Los pri­me­ros en aper­ci­bir­se del al­can­ce de es­tas me­di­das fue­ron los mi­llo­nes de sau­díes y ex­tran­je­ros que de­pen­den dia­ria­men­te del vehícu­lo pri­va­do pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des de trans­por­te. Tras la pre­sen­ta­ción de los pre­su­pues­tos, la no­ti­cia de que el pre­cio de la ga­so­li­na y el dié­sel se iban a en­ca­re­cer en un 50%, como mí­ni­mo, co­rrió como un re­gue­ro de pól­vo­ra, ori­gi­nan­do lar­gas co­las en las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, con mul­ti­tud de con­duc­to­res in­ten­tan­do lle­nar sus de­pó­si­tos an­tes de que se ago­ta­ran las exis­ten­cias mar­ca­das con pre­cios an­te­rio­res a la en­tra­da en vi­gor de la nue­va dis­po­si­ción.

Sin du­da, la de­ci­sión de re­ti­rar los subsidios co­men­ta­dos re­pre­sen­ta un cam­bio ra­di­cal, no só­lo en ma­te­ria de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, sino tam­bién en el acuer­do so­cial sus­cri­to im­plí­ci­ta­men­te des­de ha­ce dé­ca­das en­tre las au­to­ri­da­des y el pue­blo sau­dí. No en vano, has­ta aho­ra, en el con­jun­to de los paí­ses in­te­gra­dos en el Con­se­jo de Coope­ra­ción de El Gol­fo (Ara­bia Sau­dí, Bah­réin, Ku­wait, Omán, Qa­tar y la Unión de Emi­ra­tos Ára­bes) exis­tía una acuer­do tá­ci­to se­gún el cual el go­bierno se ocu­pa­ba de los asun­tos de Es­ta­do, sin in­ter­fe­ren­cia al­gu­na de la ciu­da­da­nía, a cam­bio de que las ne­ce­si­da­des de es- ta fue­ran cu­bier­tas con ge­ne­ro­si­dad en ba­se a subsidios y unos pre­cios prác­ti­ca­men­te sim­bó­li­cos de los pro­duc­tos y ser­vi­cios bá­si­cos.

El acuer­do ci­ta­do re­pre­sen­ta­ba un equi­li­brio po­lí­ti­co tan de­li­ca­do que has­ta la fe­cha los lí­de­res sau­díes se ha­bían mos­tra­do rea­cios a per­tur­bar­lo, pe­se a las nu­me­ro­sas lla­ma­das de aten­ción a pro­pó­si­to de que el sis­te­ma era in­sos­te­ni­ble. Des­de el 2011 exis­tían pla­nes de re­for­ma, pe­ro es­tos tu­vie­ron que ser pos­ter­ga­dos tras el es­ta­lli­do de re­vuel­tas po­pu­la­res en di­ver­sas par­tes del mundo ára­be. En ple­na efer­ves­cen­cia de la de­no­mi­na­da pri­ma­ve­ra ára­be, el di­fun­to rey Ab­du­llah con­si­de­ró que el au­men­to de los pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos po­dría pro­vo­car ma­les­tar so­cial en el reino.

Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad, con los pre­cios del ba­rril de pe­tró­leo en mí­ni­mos de on­ce años, el des­plo­me de los in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes de cru­do ha he­cho que la eli­mi­na­ción de al­gu­nos subsidios re­sul­te inevi­ta­ble. Se­gún un ban­co de Ara­bia Sau­dí, los subsidios a la ener­gía cos­ta­ron a las ar­cas del Es­ta­do al­re­de­dor de 61.000 mi­llo­nes de dó­la­res el en 2015 (lo que equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te al 9,3% del PIB) con 23.000 mi­llo­nes co­rres­pon­dien­tes al dié­sel y 9.500 mi­llo­nes a la ga­so­li­na. Am­bos con­cep­tos han si­do ob­je­to de cam­bios en los pre­su­pues­tos del 2016. La ga­so­li­na de al­to oc­ta­na­je ha au­men­ta­do de 0,16 a 0,24 dó­la­res el li­tro y la de me­nor gra­do de 0,12 a 0,20 dó­la­res el li­tro. Por su par­te, el dié­sel pa­ra el trans­por­te ha si­do in­cre­men­ta­do de 0,07 a 0,12 dó­la­res el li­tro.

Y los re­cor­tes de subsidios no só­lo afec­tan al sec­tor del trans­por­te sino que tam­bién se ex­tien­den al de la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad y al del prós­pe­ro y ren­ta­ble sec­tor pe­tro­quí­mi­co. Des­de ha­ce años, es­te úl­ti­mo ha ve­ni­do dis­fru­tan­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal de una cla­ra ven­ta­ja so­bre sus com­pe­ti­do­res gra­cias a los pre­cios ex­cep­cio­nal­men­te ba­jos del gas na­tu­ral que cons­ti­tu­ye su prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma. Pues bien, el pre­cio de es­ta ha si­do re­vi­sa­do al al­za, des­de los 0,75 dó­la­res por ca­da mi­llón de uni­da­des tér­mi­cas bri­tá­ni­cas a 1,2.

La re­ti­ra­da gra­dual de las sub­ven­cio­nes a la ener­gía se ins­cri­be den­tro de un pro­gra­ma de re­for­mas del con­jun­to de las es­truc­tu­ras de go­bierno pues­to en mar­cha des­de la as­cen­sión al trono del rey Sal­mán. El ce­re­bro de la ope­ra­ción es el prín­ci­pe he­re­de­ro Muhammad bin Sal­mán quien, como res­pon­sa­ble de la nue­va es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca y ener­gé­ti­ca de Ara­bia Sau­dí, ha ma­ni­fes­ta­do de for­ma ta­xa­ti­va su vo­lun­tad de que la economía del reino sea más trans­pa­ren­te y fle­xi­ble, pa­ra así po­der ade­cuar­se me­jor a los cons­tan­tes cam­bios ex­pe­ri­men­ta­dos por la economía glo­bal.

ARAMCO, LA PE­TRO­LE­RA ES­TA­TAL

La po­si­bi­li­dad anun­cia­da a prin­ci­pios de es­te año de una venta li­mi­ta­da de ac­cio­nes de la gran pe­tro­le­ra es­ta­tal Sau­dí Aramco (véa­se La Van­guar­dia del 9 de enero del 2016) tam­bién po­dría ins­cri­bir­se en es­te con­tex­to de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, la via­bi­li­dad de di­cha ope­ra­ción to­da­vía sus­ci­ta múl­ti­ples in­te­rro­gan­tes. Uno de ellos es que con los ac­tua­les pre­cios del ba­rril en torno a los 30 dó­la­res la venta re­sul­ta­ría mu­cho más ven­ta­jo­sa pa­ra los com­pra­do­res po­ten­cia­les que pa­ra Ara­bia Sau­dí. Y otro, que la pers­pec­ti­va de que el reino fa­ci­li­te el ac­ce­so a uno de los se­cre­tos de es­ta­do más bien guar­da­dos del mundo, como es el ca­so del des­glo­se y cuan­ti­fi­ca­ción de las re­ser­vas y re­cur­sos de Sau­dí Aramco, pa­re­ce re­mo­ta. Si al fi­nal la no­ti­cia aca­ba con­cre­tán­do­se, lo más pro­ba­ble es que tan só­lo afec­te a al­gu­nos ac­ti­vos del sec­tor de re­fino y pe­tro­quí­mi­ca de la com­pa­ñía.

Por el mo­men­to, los cam­bios im­pul­sa­dos por el jo­ven Muhammad bin Sal­mán –la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre te­mas es­pi­no­sos que de­bían afron­tar­se sin más de­mo­ra, la con­ten­ción del ex­ce­si­vo gas­to del Es­ta­do y la re­duc­ción de la bu­ro­cra­cia– pa­re­cen ha­ber si­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te acep­ta­dos por la ciu­da­da­nía. Sin em­bar­go, ha­brá que es­pe­rar a los pró­xi­mos me­ses pa­ra ver como los sau­díes reac­cio­nan fren­te a los efec­tos de las re­for­mas re­cien­te­men­te im­ple­men­ta­das. Bá­si­ca­men­te, por­que las re­for­mas eco­nó­mi­cas ha­cia una ma­yor aper­tu­ra no han ido acom­pa­ña­dos de cam­bios po­lí­ti­cos en la mis­ma di­rec­ción. De he­cho, la re­cien­te eje­cu­ción ma­si­va de cua­ren­ta y sie­te per­so­nas acu­sa­das de te­rro­ris­mo po­dría in­ter­pre­tar­se como un men­sa­je de que cual­quier ti­po de di­si­den­cia no se­rá to­le­ra­da.

El re­to pa­ra las au­to­ri­da­des sau­di­tas es­tá en con­ven­cer a la po­bla­ción de que las re­for­mas eco­nó­mi­cas son im­pres­cin­di­bles sin ofre­cer a cam­bio nin­gún ti­po de con­ce­sión po­lí­ti­ca.

HAS­SAN AM­MAR/AFP

La no­ti­cia de que el pre­cio de la ga­so­li­na y el dié­sel se iban a en­ca­re­cer en un 50%, como mí­ni­mo, co­rrió como un re­gue­ro de pól­vo­ra en Ara­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.