Un club de in­ver­sión

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - J. LUIS MAR­TÍ­NEZ CAM­PU­ZANO ES­TRA­TE­GA DE CI­TI EN ES­PA­ÑA

Una­mi­go nos ha pro­pues­to for­mar un club de in­ver­sión don­de po­ner “al­go de di­ne­ro” pa­ra ob­te­ner una ren­ta­bi­li­dad que “nos ser­vi­ría lue­go pa­ra rea­li­zar via­jes”. Es un gru­po de pa­dres y ma­dres ami­gos con hi­jos de la mis­ma edad y en el mis­mo co­le­gio. Tras de­cli­nar la su­ge­ren­cia, me dio por pen­sar en su ra­cio­na­li­dad. Mi ami­go lo ar­gu­men­ta­ba más tar­de como una cues­tión pe­da­gó­gi­ca, con el ob­je­ti­vo de la ren­ta­bi­li­dad como al­go mar­gi­nal.

Todos en ma­yor o me­nor­me­di­da he­mos asu­mi­do que la in­ver­sión en bol­sa pa­sa a ser una in­ver­sión mar­gi­nal o de lar­go pla­zo. Aunque, na­tu­ral­men­te, to­do pue­de cam­biar. De he­cho, yo como op­ti­mis­ta que soy por na­tu­ra­le­za es­pe­ro que cam­bie. Pe­ro no se­rá ni rá­pi­do y mu­cho me­nos se­rá fá­cil. ¿Du­ra­de­ro? Ten­go mu­chas du­das so­bre es­ta cues­tión.

“Los clu­bes de in­ver­sión son ins­ti­tu­cio­nes de in­ver­sión co­lec­ti­va que reúnen a un re­du­ci­do nú­me­ro de in­ver­so­res par­ti­cu­la­res in­tere­sa­dos en ges­tio­nar su pa­tri­mo­nio de for­ma con­jun­ta”; sue­na bien.

Con to­do, es­ta pro­pues­ta de mi ami­go tam­bién me sor­pren­de con­si­de­ran­do la ex­pul­sión de in­ver­so­res fi­na­les de los mer­ca­dos a la que estamos asis­tien­do des­de prin­ci­pios de año. In­ver­so­res ex­pul­sa­dos de las bol­sas y del cré­di­to an­te una ines­ta­bi­li­dad que dificulta la ges­tión del ries­go y an­te una acu­mu­la­ción de in­cer­ti­dum­bres que em­pa­ñan la vi­sión del fu­tu­ro eco­nó­mi­co. Al fi­nal, la des­con­fian­za se adue­ña de unos mer­ca­dos, los fi­nan­cie­ros, que vi­ven pre­ci­sa­men­te de la con­fian­za.

¿Y dón­de me­ten en­ton­ces el di­ne­ro los in­ver­so­res? An­te el ries­go de per­der el ca­pi­tal cual­quier op­ción con­ser­va­do­ra es vá­li­da. El problema sur­ge cuan­do las in­ver­sio­nes con­ser­va­do­ras que­dan só­lo re­le­ga­das a los de­pó­si­tos, fon­dos de di­ne­ro y la deu­da pú­bli­ca. Por cier­to, los pri­me­ros muy afec­ta­dos por la ex­ten­sión de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­cep­cio­nal a fi­jar ti­pos de in­te­rés nu­los e in­clu­so ne­ga­ti­vos. En­ten­de­rán en­ton­ces el go­teo de los ti­pos de in­te­rés de la deu­da pú­bli­ca has­ta ni­ve­les reales ne­ga­ti­vos.

¿Có­mo se com­ba­te la des­con­fian­za? Con trans­pa­ren­cia, con ajus­tes, con tiem­po y na­tu­ral­men­te con di­ne­ro. Que ha­ya in­ver­so­res que co­mien­cen a pre­gun­tar­se so­bre la ra­cio­na­li­dad de los ni­ve­les al­can­za­dos por los ac­ti­vos de ries­go (bol­sas y cré­di­to…) no es ma­lo. Pe­ro es in­su­fi­cien­te si el res­to de las pre­mi­sas fa­llan por el mo­men­to.

Así, la re­la­ti­va cal­ma tam­bién la pue­den con­se­guir los ban­cos cen­tra­les re­for­zan­do con ad­ver­ten­cias y con nue­vas me­di­das ex­pan­si­vas su ob­je­ti­vo de con­fi­gu­rar un es­ce­na­rio de con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras fa­vo­ra­bles. De nue­vo, ven­der vo­la­ti­li­dad en el cor­to pla­zo pa­ra que los in­ver­so­res pue­dan ges­tio­nar de for­ma or­de­na­da su ries­go y no di­rec­ta­men­te re­du­cir­lo de for­ma in­dis­cri­mi­na­da como ha ocu­rri­do de for­ma re­cien­te. ¿Es su­fi­cien­te? Li­qui­dez y tiem­po, to­do el que sea ne­ce­sa­rio, siem­pre que sea pro­duc­ti­vo pa­ra lle­var a ca­bo los ajus­tes. Y se re­co­noz­can es­tos úl­ti­mos, evi­tan­do el ries­go sis­té­mi­co que lle­va­mos su­frien­do en ma­yor o me­nor me­di­da des­de ha­ce ya más de un año.

¿De qué ajus­tes estamos ha­blan­do? Por ejem­plo, ajus­tes en la re­la­ción ofer­ta/de­man­da del pre­cio del cru­do. Ajus­tes en el apa­lan­ca­mien­to de mu­chas pe­tro­le­ras, en un es­ce­na­rio de pre­cios del cru­do más ba­jo sal pro­me­dio his­tó­ri­co a fu­tu­ros. Ajus­tes en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, en un es­ce­na­rio de ba­jos ti­pos de in­te­rés y ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Tam­bién en el ca­so de la deu­da pú­bli­ca, con po­cas ex­cep­cio­nes que con­fir­man la re­gla de un ra­tio fren­te al pro­duc­to ca­da vez más al­to. Ajus­tes, tam­bién, en tér­mi­nos de re­for­mas es­truc­tu­ra­les con un do­ble ob­je­ti­vo de lo­grar ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad y ma­yor cre­ci­mien­to po­ten­cial.

¿Es­tán dis­pues­tos los agen­tes

Al fi­nal, la des­con­fian­za se aca­ba adue­ñan­do de unos mer­ca­dos, los fi­nan­cie­ros, que vi­ven pre­ci­sa­men­te de la con­fian­za”

eco­nó­mi­cos a rea­li­zar es­tos ajus­tes en con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras ar­ti­fi­cial­men­te fa­vo­ra­bles? Es­te es el de­ba­te en el que se mue­ven los ban­cos cen­tra­les. De­la mis­ma for­ma que no hay una res­pues­ta cla­ra, tam­po­co creo que pue­dan op­tar por no se­guir sien­do muy proac­ti­vos en los mer­ca­dos.

No sé si fi­nal­men­te fun­cio­na­rá el Club de in­ver­sión de mis ami­gos. Pe­ro, ten­go la sen­sa­ción de que si fi­nal­men­te op­tan por ha­cer­lo qui­zás ob­ten­gan ren­ta­bi­li­da­des po­si­ti­vas en los pró­xi­mos me­ses. Más allá de es­te pe­rio­do de tiem­po, el fu­tu­ro si­gue sien­do in­cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.