Las bol­sas pasan cuen­tas a Drag­hi

La co­rrec­ción bur­sá­til re­fle­ja las du­das so­bre una re­cu­pe­ra­ción dé­bil y lo­gra­da con la res­pi­ra­ción asis­ti­da de los ban­cos cen­tra­les

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - LALO AGUS­TI­NA

Des­de el pa­sa­do 13 de abril, cuan­do al­can­zó los 11.866 pun­tos, has­ta cie­rre del pa­sa­do vier­nes en los 7.920 pun­tos, el Ibex ha per­di­do un po­qui­to más de un ter­cio de su va­lor. El des­ca­la­bro ha coin­ci­di­do con los me­jo­res me­ses pa­ra Es­pa­ña des­de el pun­to de vis­ta de las es­ta­dís­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas de los úl­ti­mos años por lo que res­pec­ta a crea­ción de em­pleo, cre­ci­mien­to del PIB, con­su­mo e in­ver­sión em­pre­sa­rial y otras. La bol­sa no acom­pa­ñó el año pa­sa­do, cuan­do em­pe­zó la caí­da, pe­ro aho­ra ya jue­ga di­rec­ta­men­te en con­tra de la re­cu­pe­ra­ción al sem­brar du­das so­bre el fu­tu­ro de las em­pre­sas–en el pre­cio de las ac­cio­nes co­ti­zan, en­tre otras co­sas, las ex­pec­ta­ti­vas–, lo que las des­es­ta­bi­li­za y com­pli­ca su fi­nan­cia­ción.

Los in­ver­so­res que ope­ran con el Ibex, en Lon­dres, Frank­furt, Mi­lán, Nue­va York o Tok­yo no se creen la ver­dad ofi­cial, han de­ja­do de con­fiar en el men­sa­je de los ban­que­ros cen­tra­les, aque­llos que les tra­ta­ron de con­ven­cer de que la po- lí­ti­ca mo­ne­ta­ria –ti­pos a ras de sue­lo, com­pra de ac­ti­vos en los mer­ca­dos, li­qui­dez a es­puer­tas...– po­día ser el motor que lle­va­ra a la economía a cre­ci­mien­tos ro­bus­tos con in­ver­sión, con­su­mo, crea­ción de em­pleo e in­fla­ción. No creen, por su­pues­to, a Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), que de­jó pa­ra la his­to­ria, en ju­lio del 2012, su fra­se más cé­le­bre: “Ha­ré lo que sea ne­ce­sa­rio y, créan­me, se­rá su­fi­cien­te”.

Eran mo­men­tos de mu­chí­si­mas du­das en los mer­ca­dos y, efec­ti­va­men­te, po­co des­pués, el ban­que­ro ita­liano sa­có su ba­zu­ca, lle­vó los ti­pos de in­te­rés al bor­de de ce­ro e ini­ció el pro­gra­ma de com­pra de bo­nos en el que se en­cuen­tra aún su­mi­do el BCE y al que des­ti­na 60.000 mi­llo­nes al mes. Pe­ro el cre­ci­mien­to y la in­fla­ción no lle­gan y los mer­ca­dos han per­di­do la pa­cien­cia en él, como tam­po­co pa­re­cen te­ner­la en Janet Ye­llen, pre­si­den­ta de la Fed, ni en los go­ber­na­do­res de otros gran­des ban­cos cen­tra­les del mundo.

Y las ven­tas de to­do ti­po de ac­ti­vos de ries­go se han des­plo­ma­do. Só­lo en lo que va de año –ape­nas sie­te se­ma­nas–, el Ibex ha per­di­do un 17% de su va­lor; Mi­lán, el 23%; Frank­furt, el 16%; Pa­rís, el 14%; Tok­yo, el 21%; y Wall Street, con una economía mu­cho más ade­lan­ta­da que el res­to en el ci­clo, el 9%. El va­ra­pa­lo se ha in­ten­ta­do ex­pli­car de mu­chas ma­ne­ras: los te­mo­res por el cre­ci­mien­to chino, el co­lap­so de po­ten­cias emer­gen­tes como Bra­sil y Ru­sia, el des­plo­me del pre­cio del pe­tró­leo, la ame­na­za del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta...

La reali­dad, sin em­bar­go, es que, ade­más del pe­so que pue­dan te­ner

los an­te­rio­res fac­to­res y otros adi­cio­na­les, el gran asun­to es aho­ra otro: el cre­ci­mien­to. O, más bien, su au­sen­cia en un fu­tu­ro vi­si­ble. “El mer­ca­do te­me una ja­po­ni­za­ción de la economía glo­bal, con es­tan­ca­mien­to y de­fla­ción”, ase­gu­ra Víc­tor Al­var­gon­zá­lez, de Tre­sis. “Lo que pa­sa con los ban­cos cen­tra­les so­lo se pue­de so­lu­cio­nar con una re­es­truc­tu­ra­ción pro­fun­da”. De mo­men­to, el Ibex lle­va el ci­ta­do 33% de re­tro­ce­so en los úl­ti­mos diez me­ses, pe­ro el res­to de bol­sas del pla­ne­ta es­tán tam­bién muy to­ca­dos. No es una co­rrec­ción ni pe­que­ña ni pa­sa­je­ra.

El pa­sa­do jue­ves, el MSCI All Country World In­dex, un ín­di­ce pon­de­ra­do del con­jun­to de las bol­sas mun­dia­les, dio la pun­ti­lla a los

bu­llish (al­cis­tas): los par­quets han en­tra­do téc­ni­ca­men­te en un mer­ca­do ba­jis­ta. Es­te he­cho ocu­rre cuan­do se acu­mu­la un 20% de caí­da en bol­sa des­de el má­xi­mo an­te­rior. “El mer­ca­do tie­ne sus ra­zo­nes y mo­ti­vos fun­da­dos aunque ha­ya quien siem­pre di­ga que hay más o me­nos exa­ge­ra­cio­nes pun­tua­les”, aña­de el di­rec­ti­vo de Tre­sis.

Pa­ra Juan Ma­nuel Vi­cen­te Ca­sa­de­vall, de Kessler & Ca­sa­de­vall, “lo que es­tá su­ce­dien­do aho­ra en las bol­sas es un re­fle­jo de una des­ace­le­ra­ción que ya se es­tá pro­du­cien­do”, aunque en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les eco­no­mías aún no lo re­fle­jen así las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les. “El ci­clo es­tá des­cen­dien­do de ma­ne­ra ca­si sin­cro­ni­za­da en to­do el mundo, lo que ha­ce ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so el mo­men­to ac­tual”, in­sis­te es­te ase­sor fi­nan­cie­ro.

Cuan­do se pro­du­cen caí­das tan pro­nun­cia­das en bol­sa, la cues­tión es cuál es el mo­men­to de en­trar, cuán­do se to­ca fon­do, y tra­tar de apro­ve­char el tren al­cis­ta cuan­do se pro­duz­ca el cam­bio de ter­cio. Aho­ra, sin em­bar­go, los ana­lis­tas coin­ci­den en que ha­brá un fuer­te re­bo­te, pe­ro son mu­cho más pru- den­tes a la ho­ra de va­ti­ci­nar has­ta dón­de pue­de lle­gar la co­rrec­ción, que ya es un crash en to­da re­gla. Se­gún Ca­sa­de­vall, “so­lo estamos en la pri­me­ra fa­se del mer­ca­do ba­jis­ta; yo creo que con­ti­nua­rá un buen tiem­po si no hay cam­bios en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos en los pró­xi­mos me­ses”. En di­ciem­bre se da­ba por he­cho que la Re­ser­va Fe­de­ral su­biría los ti­pos de in­te­rés pa­ra si­tuar­los cer­ca del 1,5% a fi­na­les de es­te año. Aho­ra, en cam­bio, las apues­tas pre­do­mi­nan­tes ha­blan de que no ha­brá mo­vi­mien­to al­guno an­tes de me­dia­dos del pró­xi­mo año en el me­jor de los ca­sos.

Es­te he­cho, el pre­vi­si­ble man­te­ni­mien­to de un ni­vel ba­jí­si­mo de ti­pos de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos por va­rios tri­mes­tres más, de­be­ría bas­tar –en teo­ría– pa­ra lo­grar un buen tono en los mer­ca­dos. Los ba­jos ti­pos de in­te­rés siem­pre han he­cho mi­grar la in­ver­sión y el aho­rro des­de los ban­cos a los par­quets. Aho­ra, sin em­bar­go, no se dan las con­di­cio­nes pa­ra que sea así.

“Hay una vo­la­ti­li­dad in cres­cen­do y una de­bi­li­dad que asus­ta; apa­ren­te­men­te, los in­ver­so­res han ti­ra­do la toa­lla”, co­men­ta Lau­ra Sierra, ana­lis­ta de In­ter­bro­kers. La des­con­fian­za en que la si­tua­ción pue­da me­jo­rar es tan dé­bil que se abren es­ce­na­rios im­pen­sa­bles no ha­ce tan­to tiem­po. El pa­sa­do jue­ves, en su se­gun­da com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca se­ma­nal, Janet Ye­llen ad­mi­tió que veía per­fec­ta­men­te po­si­ble re­cu­rrir a los ti­pos ne­ga­ti­vos en el fu­tu­ro si fue­ra ne­ce­sa­rio. Ja­pón ya lo ha he­cho –con re­sul­ta­dos ne­fas­tos– y otros paí­ses del mundo se es­tán aden­tran­do aho­ra por el mis­mo ca­mino. En cual­quier ca­so, to­do eso que­da un po­co le­jos y es, como lo de­más, bas­tan­te in­cier­to. De las po­cas co­sas so­bre las que no hay du­das es que el ejer­ci­cio de 2016 no se­rá pre­ci­sa­men­te un ca­mino de ro­sas.

El Ibex ha caí­do un 17% en lo que va de año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.