Días amar­gos en Deuts­che Bank

Las pér­di­das del 2015 y unos bo­nos com­ple­jos, los Co­cos, han desata­do el te­mor de los in­ver­so­res

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - MA­RÍA-PAZ LÓ­PEZ BER­LÍN

Deuts­che Bank, el pri­mer ban­co ale­mán, cie­rra una semana de an­gus­tia bur­sá­til, en la que los in­ver­so­res se mos­tra­ban con­ven­ci­dos de que no po­dría sa­tis­fa­cer com­pro­mi­sos in­mi­nen­tes, con un anun­cio en ca­mi­na­do a de­fen­der su sol­ven­cia a los cua­tro vien­tos. Tras per­der sus ac­cio­nes el 9,5% en bol­sa el lu­nes, y ver­se obli­ga­do su co­pre­si­den­te, John Cr­yan, a po­ner por es­cri­to el mar­tes fra­ses como “Deuts­che Bank si­gue sien­do ab­so­lu­ta­men­te só­li­do como una ro­ca, da­da nues­tra fuer­te po­si­ción en ca­pi­tal y ries­go”, el vier­nes se es­for­za­ba, adu­cien­do di­ne­ro en mano, por re­co­brar la que­ren­cia de los in­ver­so­res re­ce­lo­sos. En un co­mu­ni­ca­do, DB se ofre­ció, gra­cias a su “po­si­ción de fuer­te li­qui­dez”, a re­com­prar deu­da por 3.000 mi­llo­nes de eu­ros y 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

El ca­mino que ha con­du­ci­do a es­te anun­cio en pos de la con­fian­za de­los in­ver­so­res co­men­zó el pa­sa­do 28 de enero, cuan­do la en­ti­dad ban­ca­ria ger­ma­na des­ve­ló que ha­bía ce­rra­do el año 2015 con pér­di­das de 6.800 mi­llo­nes de eu­ros. Por Frank­furt del Meno, ca­pi­tal fi­nan­cie­ra de Ale­ma­nia, em­pe­zó a co­rrer la voz de que el ban­co no es­ta­ría en con­di­cio­nes de abo­nar­los in­tere­ses de los bo­nos AT-1, tam­bién lla­ma­dos Co­cos (bo­nos con­tin­gen­tes con­ver­ti­bles). Deuts­che Bank emi­tió en 2014 Co­cos por va­lor de 4.600 mi­llo­nes de eu­ros.

Es­tos tí­tu­los de deu­da ofre­cen cu­po­nes de in­tere­ses muy atrac­ti­vos, pe­ro son fle­xi­bles, y se con­vier­ten en ac­cio­nes en ca­so de que se pro­duz­ca una cir­cuns­tan­cia acor­da­da de an­te­mano (por ejem­plo, que el pre­cio de la ac- ción de una com­pa­ñía cai­ga a de­ter­mi­na­do ni­vel). Ene­se ca­so, el in­ver­sor no pue­de ya bre­gar con el ban­co pa­ra re­cu­pe­rar su ca­pi­tal in­ver­ti­do en Co­cos, sino que pa­sa a po­seer ac­cio­nes, las cua­les se­rán pro­ba­ble­men­te de va­lor in­fe­rior.

En el ca­so de DB, par­te de esos Co­cos ven­ce el 30 de abril, y las bol­sas le han cas­ti­ga­do es­ta se­ma­na­por el te­mor de los in­ver­so­res a que no pue­da aten­der los ven­ci­mien­tos. Las ac­cio­nes de Deuts­che Bank per­die­ron me­nos el mar­tes, y me­jo­ra­ron el vier­nes, pe­ro es que han per­di­do un 39% des­de ini­cios de año. Pa­ra ata­jar la san­gría, John Cr­yan hi­zo pú­bli­ca ese mis­mo mar­tes en­la pá­gi­na web­deDBu­na­car­ta a los em­plea­dos, en la que re­cha­za las du­das de los in­ver­so­res. Aten­ción: la re­com­pra ofer­ta­da es de deu­da sé­nior, no de Co­cos.

Pe­ro en reali­dad to­do em­pe­zó mu­cho an­tes, cuan­do el gi­gan­te ale­mán apos­tó por la ban­ca de in­ver­sio­nes, que du­ran­te los úl­ti­mos años le per­mi­tió cre­cer e in­ter­na­cio­na­li­zar­se. Pe­ro la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 le pro­pi­nó un gran gol­pe en ese sec­tor de su ac­ti­vi­dad, lo cual uni­do a jui­cios por os­cu­ras prác­ti­cas fi­nan­cie­ras, dio al tras­te con la es­tra­te­gia. Pa­ra re­pa­rar el des­a­gui­sa­do, DB­fi­chó el pa­sa­do ju­lio al bri­tá­ni­co John Cr­yan, con fa­ma de salvador de pro­ble­mas. Cr­yan sus­ti­tu­yó al in­dio Ans­hu Jain, y com­par­te la di­rec­ción con el ale­mán Jür­gen Fits­chen, que se re­ti­ra­rá el pró­xi­mo ma­yo. Cr­yan que­da­rá de di­rec­tor úni­co a par­tir de en­ton­ces.

El pa­sa­do oc­tu­bre, Cr­yan anun- ció una re­es­truc­tu­ra­ción en DB, con re­cor­te de pues­tos de tra­ba­jo (9.000 pro­pios y 6.000 ex­ter­nos) y re­ti­ra­da de diez paí­ses. Pe­ro es­tos pla­nes tie­nen que lle­var­se a ca­bo aho­ra que los mer­ca­dos an­dan re­vuel­tos de­bi­do a los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo, a los te­mo­res por la economía chi­na, y una eu­ro­zo­na aún pro­ble­má­ti­ca. To­do el sec­tor ban­ca­rio es­tá agi­ta­do, y DB lo no­ta más por­que arras­tra es­cán­da­los ju­di­cia­les y fi­nan­cie­ros –como el de la ma­ni­pu­la­ción de ín­di­ces hi­po­te­ca­rios–, y ha te­ni­do que apar­tar una pro­vi­sión de 4.800 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra los nue­vos gas­tos le­ga­les que lo ame­na­zan. Pe­ro Cr­yan no quie­re ni oír ha­blar de una nue­va am­plia­ción de ca­pi­tal, como re­co­mien­dan al­gu­nos ana­lis­tas ger­ma­nos, y con­fía en mar­car sol­ven­cia por otras vías. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, pro­cla­mó el vier­nes que DB “tie­ne su­fi­cien­te ca­pi­tal” y es un “ban­co fuer­te”.

KRISZTIAN BOCSI/BLOOMBERG

Las dos to­rres de la se­de cen­tral de Deuts­che Bank, en Frank­furt, ca­pi­tal fi­nan­cie­ra de Ale­ma­nia

K BOCSI/BLOOMBERG

Los dos co­pre­si­den­tes del Deuts­che Bank AG, Juer­gen Fits­chen y John Cr­yan, en una con­fe­ren­cia de pren­sa el pa­sa­do 28 de enero en Frank­furt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.