El tu­ris­mo se hun­de en el Bós­fo­ro

La caí­da del tu­ris­mo ha­ce pre­ver un año di­fí­cil pa­ra Tur­quía, ya de­bi­li­ta­da por el en­fren­ta­mien­to con Ru­sia y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca in­ter­na

La Vanguardia - Dinero - - INTERNATIONAL -

No por me­nos es­pe­ra­da la no­ve­dad lle­gó co­moun­ja­rrón de agua fría: las re­ser­vas tu­rís­ti­cas pa­ra el ve­rano han des­cen­di­do un 40% en Tur­quía. Así lo ha da­do a co­no­cer la ope­ra­do­ra más gran­de del mundo, la ale­ma­na TUI (Tou­ris­tik Union In­ter­na­tio­nal Ak ti en ges ells­chaft ).

Con ello se con­fir­ma lo que mu­chos te­mían en el país eu­ro­asiá­ti­co: el aten­ta­do ka­mi­ka­ze de co­mien­zos de año (12 de enero) en el cen­tro his­tó­ri­co de Es­tam­bul es­ta­ba di­se­ña­do pa­ra cau­sar el ma­yor da­ño po­si­ble a un­sec­tor que en el país eu­ro­asiá­ti­co mo­vió 27.700 mi­llo­nes de eu­ros en el 2015 (30.300 mi­llo­nes en el 2014). Por­que cuan­do el sui­ci­da y miem­bro del Es­ta­do Is­lá­mi­co, Na­bil Fad­li, de na­cio­na­li­dad si­ria y oriun­do de Ara­bía Sau­dí, se ex­plo­tó ma­tan­do a on­ce ale­ma­nes del gru­po­tu­rís­ti­co Le­bens­freu­de (Ga­nas de vi­vir), mu­chos se pre­gun­ta­ron de in­me­dia­to si la na­cio­na­li­dad de sus víc­ti­mas ha­bía si­do una ca­sua­li­dad o no.

Lo cier­to es que los ger­ma­nos lle­ga­ron a su­po­ner el 15% de los in­gre­sos del tu­ris­mo tur­co en el 2015: más de cin­co mi­llo­nes de ale­ma­nes vi­si­ta­ron Tur­quía el año pa­sa­do, de los que 1,3 mi­llo­nes Es­tam­bul, más que nin­gu­na otra na­cio­na­li­dad.

Pe­ro no son só­lo los ale­ma­nes los úni­cos in­dis­pues­tos. Tam­bién los bri­tá­ni­cos –con dos mi­llo­nes y me­dio son los ter­ce­ros más asi­duos des­pués de los ru­sos– tam­bién dan su bra­zo a tor­cer. La ope­ra­do­ra bri­tá­ni­ca Tho­mas Cook ha acor­ta­do su ofer­ta pa­ra Tur­quía en un 29%. Ade­más, se­gún me­dios lo­ca­les, ca­si todos los cru­ce­ros pre­vis­tos des­de In­gla­te­rra se han can­ce­la­do. Otras in­for­ma­cio­nes par­ten de que los puer­tos de des­tino en Tur­quía son cam­bia­dos por Ate­nas o My­ko­nos, Gre­cia.

Cu­rio­sa­men­te, del du­ro gol­pe al tu­ris­mo tur­co (en el 2015 re­pre­sen­tó el 10,6% del PIB, se­gún el World Da­ta Atlas) se be­ne­fi- cia­rá so­bre to­do Es­pa­ña (15,0%) como des­tino, pien­san aho­ra los ex­per­tos ger­ma­nos. “Es­pa­ña es la nue­va Tur­quía”, di­ce el ta­bloi­de Bild, el dia­rio más com­pra­do en Eu­ro­pa. TEN­SIÓN EN­TRE AN­KA­RA Y MOS­CÚ Pe­ro lo cier­to es que el tu­ris­mo tur­co ya se ha­bía re­sen­ti­do el año pa­sa­do con un tras­fon­do po­lí­ti­co: la cre­cien­te ten­sión en­tre An­ka­ra y Mos­cú.

La ene­mis­tad tu­vo su clí­max en el de­rri­bo de un ca­za ru­so cer­ca de la fron­te­ra con Si­ria el 24 de no­viem­bre, que pu­so los ner­vios de pun­ta a los in­ver­so­res en Tur­quía. “Qui­zá Allah se­pa por qué lo hi­cie­ron”, de­cla­ró po­co des­pués y no sin sar­cas­mo el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin”. Pro­ba­ble­men­te Allah de­ci­dió cas­ti­gar el li­de­raz­go de Tur­quía ha­cién­do­los per­der la ca­be­za”, aña­dió.

Ló­gi­ca­men­te, en di­ciem­bre el nú­me­ro de tu­ris­tas ru­sos vi­si­tan­do Tur­quía ba­jó del or­den del 46,9% (de 47.954 a 25.485).

El mi­nis­tro tur­co de economía ci-fró ya en di­ciem­bre en un 0,3% o 0,4% del PIB (3.100 mi­llo­nes de dó­la­res) lo que le pue­de cos­tar a An­ka­ra la ten­sión re­cien­te con Mos­cú, pe­ro se­gún va­rios ana­lis­tas se que­dó cor­to: Pu­tin ya ha de­ja­do cla­ro que ha­brá más que san­cio­nes. Se es- pe­ra­que­de­los3,3mi­llo­nes­de­tu­ris­tas ru­sos del 2014 ape­nas se lle­gue al mi­llón es­te año. LA PO­LI­TI­ZA­CIÓN DE LA ECONOMÍA Er­do­gan vol­vió a ga­nar las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das del 1 de no­viem­bre –ye­so que no se pre­sen­ta­ba–con un men­sa­je cla­ro: o se vo­ta­ba a su par­ti­do o iba alle­gar el caos.

Y de he­cho el triun­fo del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y Desa­rro­llo (49,5%) fue bien­ve­ni­do en aras de la es­ta­bi­li­dad des­pués de va­rios me­ses de aten­ta­dos, de­va­lua­ción de la di­vi­sa na­cio­nal y al­ta ten­sión en el su­r­es­te del país.

Pe­ro la eu­fo­ria no du­ró mu­cho. Se­gún Bloomberg, los in­ver­so­res ex­tran­je­ros re­ti­ra­ron 7.600 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 6.700 mi­llo­nes de eu­ros) en ac­ti­vos en el 2015. La razón prin­ci­pal: la po­li­ti­za­ción de la economía que ejer­ce Er­do­gan. Y, a pe­sar de to­do, la economía tur­ca cre­ció en el úl­ti­mo cuar­to del 2015 un sa­lu­da­ble 3,4%. So­bre to­do de­bi­do al sec­tor de la cons­truc­ción y al au­men­to del con­su­mo do­més­ti­co. Pe­ro el pri­me­ro es de­pen­dien­te de la in­ver­sión ex­tran­je­ra y el se­gun­do del cré­di­to.

Des­de la cri­sis eco­nó­mi­ca del 2001 y du­ran­te una dé­ca­da (20022012) la ta­sa anual me­dia de cre­ci­mien­to de Tur­quía se si­tuó en un ex­ce­len­te 6%. En­la ac­tual co­yun­tu­ra, sin em­bar­go, la caí­da del tu­ris­mo pue­de ser el co­mien­zo del fi­nal pa­ra la bur­bu­ja eco­nó­mi­ca tur­ca.

Los in­ver­so­res ex­tran­je­ros re­ti­ra­ron 7.600 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos en el 2015

CH­RIS MCG­RATH/GETTY

Las re­ser­vas tu­rís­ti­cas pa­ra el ve­rano han des­cen­di­do un 40% en Tur­quía

RI­CAR­DO GINÉS ES­TAM­BUL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.