La cul­pa la tu­vo la deu­da

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Son aún jó­ve­nes, Atif Mian –ca­te­drá­ti­co en Prin­ce­ton– na­ció en 1975 y Amir Su­fi –pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Chica­go– en 1977. Sin em­bar­go, su li­bro La ca­sa de la deu­da fue con­si­de­ra­do en el Fi­nan­cial

Ti­mes por Law­ren­ce Sum­mers, ex Se­cre­ta­rio del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se, como uno de los más im­por­tan­tes na­ci­dos de la Gran Re­ce­sión que nos arra­sa des­deel 2008, es­pe­cial­men­te a la luz de las po­lí­ti­cas lle­va­das a ca­bo pa­ra ata­jar el desas­tre.

Y, ¿qué se pro­po­nen Mian y Su­fi en La ca­sa de la deu­da? Es­tu­diar por qué se pro­du­cen las re­ce­sio­nes se­ve­ras y có­mo pue­den pre­ve­nir­se cri­sis de la mag­ni­tud de la Gran Re­ce­sión. Y ha­cer­lo como Sher­lock Hol­mes, com­pren­dien­do los da­tos em­pí­ri­cos an­tes de lan­zar al vue­lo ele­gan­tes teo­rías. Ylo que les dic­ta la ex­pe­rien­cia de ha­ber co­te­ja­do el gas­to in­clu­so me­dian­te los có­di­gos pos­ta­les, es que los desas­tres eco­nó­mi­cos, en su país pe­ro en ge­ne­ral en la his­to­ria mo­der­na, “ca­si siem­pre es­tán pre­ce­di­dos por un gran au­men­to de la deu­da de las fa­mi­lias”. Lo im­por­tan­te, la cla­ve, es la deu­da fa­mi­liar. De he­cho, aña­den, “es­ta co­rre­la­ción es tan só­li­da que es­tá lo más cer­ca de una ley em­pí­ri­ca a lo que se pue­de as­pi­rar en el cam­po de la ma­cro­eco­no­mía. Ade­más, los gran­des in­cre­men­tos del adeu­da de las fa­mi­lias y los desas­tres eco­nó­mi­cos pa­re­cen es­tar vin­cu­la­dos en­tre sí a tra­vés de caí­das se­ve­ras del gas­to”.

En­tre 2000 y 2007, Es­ta­dos Uni­dos ex­pe­ri­men­tó un in­cre­men­to es­pec­ta­cu­lar del adeu­da de las fa­mi­lias, du­pli­cán­do­se has­ta los 14 bi­llo­nes de dó­la­res. Un au­men­to só­lo com­pa­ra­ble a los años pre­vios a la Gran De­pre­sión, don­de el gas­to au­men­tó de ma­ne­ra más ve­loz que la ren­ta, hu­bo una in­fla­ción del cré­di­to y la pros­pe­ri­dad se ba­só bá­si­ca­men­te en la am­plia­ción de la deu­da.

Tan­to la Gran De­pre­sión como la Gran Re­ce­sión co­men­za­ron por una mis­te­rio­sa y drás­ti­ca caí­da del gas­to de las fa­mi­lias. De he­cho, al­gu­nos his­to­ria­do­res se­ña­lan que el hun­di­mien­to del con­su­mo en los años trein­ta fue de­ma­sia­do ele­va­do pa­ra que lo ex­pli­ca­ran la caí­da de la ren­ta y los pre­cios.

Y la evi­den­cia in­ter­na­cio­nal di­ce que el pa­trón se re­pi­te. Carmen Rein­hart y Ken­neth Ro­goff, ad­vier­ten los au­to­res, no ha­cen hin­ca­pié su­fi­cien­te en Es­ta vez es dis­tin­to en el com­por­ta­mien­to de la deu­da de las fa­mi­lias que pre­ce­dió a las cri­sis ban­ca­rias que ana­li­zan. Si se hi­la fi- no, apun­tan, se ve que las re­ce­sio­nes ori­gi­na­das por cri­sis ban­ca­rias es­tán pre­ce­di­das por un au­men­to de la deu­da pri­va­da muy su­pe­rior a las otras re­ce­sio­nes: la ex­pan­sión­de la deu­da es cin­co ve­ces ma­yor en el ca­so de una cri­sis ban­ca­ria. Al re­vés, las cri­sis ban­ca­rias con ni­ve­les ba­jos de deu­da pri­va­da son si­mi­la­res a las re­ce­sio­nes nor­ma­les.

Pa­ra los au­to­res, la ex­pli­ca­ción a las re­ce­sio­nes se­ve­ras no son los

fun­da­men­tals ni los ani­mal spi­rits ni un sec­tor fi­nan­cie­ro de­bi­li­ta­do que ha de­te­ni­do el flu­jo del cré­di­to. Esa vi­sión que di­ce que to­do se re­sol­ve­ría si se pu­die­ra con­se­guir que los ban­cos reanu­da­ran los prés­ta­mos a las fa­mi­lias y a las em­pre­sas. Sal­va­dos los ban­cos, to­do vol­ve­ría a la nor­ma­li­dad. Bush apo­yó con en­tu­sias­mo la idea: la deu­da ex­ce­si­va no es un problema, hay que in­cen­ti­var a los ban­cos a pres­tar más.

Pe­ro si se mi­ran los da­tos, con­clu­yen, la deu­da es pe­li­gro­sa. Los gran­des au­men­to sen la deu­da de las fa­mi­lias ge­ne­ran re­ce­sio­nes gra­ves. Y eso ha­ce que de­ba re­plan­tear­se el sis­te­ma fi­nan­cie­ro des­de sus fun­da­men­tos. Si los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros de­ben ayu­dar a re­par­tir el ries­go, lo que ha­cen me­dian­te se­gu­ros de vi­da o car­ter as de ac­cio­nes, un sis­te­ma fi­nan­cie­ro que pros­pe­ra a tra­vés de la ge­ne­ra­li­za­ción del re­cur­so al cré­di­to por par­te de las fa­mi­lias ha­ce lo con­tra­rio: con­cen­tra el ries­go en el deu­dor, en los pro­pie­ta­rios de in­mue­bles, que an­te una caí­da im­por­tan­te en el va­lor de la vi­vien­da son los pri­me­ros que pier­den, no el ban­co, am­pli­fi­can­do la de­sigual­dad en la dis­tri­bu­ción de­la­ri­que­za. Yla­mi­nan­do el gas­to. ¿So­lu­ción? El sis­te­ma ban­ca­rio de­be com­par­tir el ries­go de los im­pre­vis­tos. La deu­da con­tri­bu­ye a las bur­bu­jas por­que ha­ce sen­tir al pres­ta­mis­ta de que su di­ne­ro es­tá se­gu­ro y le lle­va a pres­tar a per­so­nas op­ti­mis­tas que pre­sio­nan los pre­cios aún­má­sa­lal­za. Si los pres­ta­mis­tas, me­dian­te hi­po­te­cas de res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da, de­bie­ran asu­mir par­te de las pér­di­das al es­ta­llar la bur­bu­ja, se­ría me­nos pro­ba­ble que se re­la­ja­ran.

ET­HAN MI­LLER/GETTY

Po­si­bles com­pra­do­res ha­cen co­la en el 2009 en Las Ve­gas an­te una ca­sa cu­yos due­ños han si­do desahu­cia­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.