El ta­ma­ño no cuen­ta, la ra­pi­dez, sí

Las em­pre­sas que re­tra­sen el pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción co­rren un se­rio ries­go de des­apa­re­cer

La Vanguardia - Dinero - - GESTION -

La ve­lo­ci­dad del im­pac­to de la tec­no­lo­gía en nues­tra vi­da es ex­po­nen­cial, mien­tras que las or­ga­ni­za­cio­nes y la so­cie­dad es­tán más acos­tum­bra­das al cam­bio li­neal. An­te es­ta reali­dad, que se pre­sen­ta com­ple­ja y po­co es­truc­tu­ra­da, mu­chos di­rec­ti­vos se en­fren­tan a im­por­tan­tes re­tos y pre­gun­tas es­tra­té­gi­cas. Por ejem­plo, “¿cuál es el im­pac­to real de la tec­no­lo­gía en mis pro­ce­sos y en mi mo­de­lo de ne­go­cio?, ¿qué nue­vas ca­pa­ci­da­des or­ga­ni­za­cio­na­les de­bo desa­rro­llar pa­ra te­ner un ne­go­cio sos­te­ni­ble en es­te en­torno di­gi­tal?, ¿có­mo si­túo al clien­te co­nec­ta­do en el cen­tro de la or­ga­ni­za­ción?, ¿có­mo de­bo im­plan­tar la trans­for­ma­ción de mi em­pre­sa?...”, se plan­tea Bruno Vi­la­ra­sau, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Tec­no­lo­gía y Ne­go­cios de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Di­rec­ti­vos (AED).

Pa­ra dar res­pues­ta a es­tas in­quie­tu­des, la AED , jun­to con la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Em­pre­sas de Con­sul­to­ría (ACEC) han pre­sen­ta­do el do­cu­men­to Trans­for­ma­ción di­gi­tal del ne­go­cio, pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el pa­pel del di­rec­ti­vo en la trans­for­ma­ción (véa­se recuadro). Lo cier­to es que di­gi­ta­li­za­ción es hoy una pa­la­bra de mo­da –por­que es una ne­ce­si­dad a ni­vel com­pe­ti­ti­vo– en el mundo de la ges­tión. “Mon­ta­mos Quan­tion ha­ce un año con la idea bá­si­ca de ayu­dar a trans­for­mar ne­go­cios en el as­pec­to di­gi­tal. Pa­ra las em­pre­sas no es fá­cil, por­que, en­tre otras co­sas, de en­tra­da hay que apren­der al­go nue­vo y, so­bre to­do, des­apren­der lo que se ha he­cho has­ta aho­ra”, co­men­ta Jor­di Gri­ful, fun­da­dor y CEO de la con­sul­to­ra. Y ase­gu­ra que es el di­rec­ti­vo quien de­be li­de­rar el cam­bio, dar au­to­no­mía al equi­po y lo­grar que la gen­te no ten­ga mie­do de lan­zar­se a nue­vos pro­yec­tos.

El problema es si hay men­ta­li­za­ción su­fi­cien­te en­tre los di­rec­ti­vos. Pa­ra Jor­di Priu, CEO de MMM, una mul­ti­na­cio­nal ca­ta­la­na del sec­tor de la au­to­mo­ción, “mu­chos di­rec­ti­vos no tie­nen co­no­ci­mien­tos di­gi­ta­les y no to­man de­ci­sio­nes en es­te sen­ti­do por­que no sa­ben por don­de ti­rar. Y ese es un problema, por­que sin ayu­da ex­ter­na no se to­man de­ci­sio­nes a cor­to pla­zo y ello pue­de lle­var­te a per­der el ne­go­cio a me­dio pla­zo. Si los com­pe­ti­do- res te to­man la de­lan­te­ra, es­tás per­di­do”. En mu­chos ca­sos el sec­tor em­pu­ja. Es la te­sis de Joan Clo­tet, CIO de la di­vi­sión de Ae­ro­puer­tos de Fe­rro­vial y ci­ta el ejem­plo de Uber. “Lo im­por­tan­te es que el di­rec­ti­vo no vea la tec­no­lo­gía como una ame­na­za sino como una opor­tu­ni­dad y sea ca­paz de ir por de­lan­te de los cam­bios.”, afir­ma. Y aña­de que es de­ci­si­vo el he­cho de que ten­ga una vi­sión glo­bal de la si­tua­ción, que se sien­ta có­mo­do en si­tua­cio­nes de cam­bio en las re­la­cio­nes con em­plea­dos clien­tes...

Pe­ro una co­sa es ver­lo y otra ha­cer­lo. Así, un es­tu­dio de Accenture, Glo­bal mo­bi­lity study 2015, si­túa a Es­pa­ña li­ge­ra­men­te por de­ba­jo de la me­dia del ran­king de las 17 prin­ci­pa­les eco­no­mías ana­li­za­das en di­gi­ta­li­za­ción. Y ello a pe­sar de que un 92% de los di­rec­ti­vos en­tre­vis­ta­dos con­si­de­ra que es­tas tec­no­lo­gías pue­den im­pul­sar la me­jo­ra de su ne­go­cio. “No de­be ol­vi­dar­se que hay em­pre­sas que no se sien­ten có­mo­das con el cam­bio, ya sea por ra­zo­nes de edad , de sec­tor o de cul­tu­ra de em­pre­sa. Hay un re­to im­por­tan­te so­bre to­do en las py­mes que no siem­pre en­tien­den por­qué han de cam­biar si les va bien el ne­go­cio”, apun­ta Priu.

Lo cier­to es que exis­ten una se­rie de as­pec­tos co­mu­nes en el por­qué de los com­por­ta­mien­tos. Jor­di Gri­ful ana­li­za cua­les son los fre­nos, que, ha ido des­cu­brien­do a tra­vés de su ex­pe­rien­cia. El pri­me­ro tie­ne que ver con la mar­cha de la em­pre­sa. “Si las co­sas van bien, ¿por qué he de cam­biar?” Ello lle­va a mu­chos em­pre­sa­rios a ce­rrar­se en tér­mi­nos de vi­sión es­tra­té­gi­ca. ¡Pe­li­gro! El se­gun­do freno apa­re­ce an­te el ¿có­mo lo ha­ce­mos? “Eso im­pli­ca pro­bar co­sas. Aquí lo im­por­tan­te es que sal­ga ba­ra­to. Si prue­bas y no va, cor­tas en­se­gui­da... y a apren­der del error. En el prue­ba y error hay que per­der an­tes el mie­do a equi­vo­car­se, por su­pues­to. El mie­do es tre­men­do, es un fac­tor cla­ve”. Pe­ro, ¡ojo!, hay que re­cor­dar que “no siem­pre ni en to­das par­tes se ad­mi­te el error y así es muy di­fí­cil in­no­var”, ter­cia Jor­di Priu.

En sín­te­sis, pa­ra Gri­ful, a un di­rec­ti­vo se le plan­tean dos op­cio­nes, o “pro­ba­mos el cam­bio” o “ya lo ha­re­mos”. Si op­ta por es­te úl­ti­mo co­rre un ries­go enor­me: el de des­apa­re­cer. Afir­ma que estamos en unos mo­men­tos en que “no so­lo el gran­de se co­me­rá al pe­que­ño, sino que el rá­pi­do se co­me­rá al len­to”. No siem­pre es fá­cil de ver, pe­ro “es ur­gen­te que los di­rec­ti­vos y em­pre­sa­rios dejen de ver es­ta trans­for­ma­ción como un cos­te y la vean como una in­ver­sión pa­ra apli­car a la es­tra­te­gia de su ne­go­cio. Es un pro­yec­to de re­de­fi­nir un pro­ce­so del ne­go­cio, de in­ter­ac­ción con sus em­plea­dos y clien­tes”. De su­per­vi­ven­cia...

Mu­chos di­rec­ti­vos no tie­nen co­no­ci­mien­tos di­gi­ta­les y no de­ci­den so­bre ello por­que no sa­ben por don­de ti­rar

JO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.