Re­ti­rar­se a tiem­po

La di­mi­sión de Ra­joy fa­ci­li­ta­ría la re­ge­ne­ra­ción del PP y la for­ma­ción de un nue­vo go­bierno

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

Uno de los gran­des erro­res del Ge­ne­ral De Gau­lle fue no ha­ber­se re­ti­ra­do tras el re­cru­de­ci­mien­to del con­flic­to so­cial que de­ri­vó en el de­no­mi­na­do Ma­yo del 68. Tu­vo que per­der un re­fe­rén­dum que él mis­mo con­vo­có un año des­pués pa­ra mar­char­se. Eso mis­mo le pue­de pa­sar a Ma­riano Ra­joy, que de­be sa­ber re­ti­rar­se a tiem­po por­que una re­ti­ra­da a tiem­po es una vic­to­ria, como en­se­ña­ba el ge­ne­ral pru­siano Clau­se­witz ( De la Gue­rra). Pro­ba­ble­men­te sea in­jus­to pe­ro la po­lí­ti­ca no es jus­ta sino prag­má­ti­ca y ob­je­ti­va­men­te se ha con­ver­ti­do en un es­co­llo in­sal­va­ble pa­ra for­mar un go­bierno ca­paz de ha­cer fren­te a la gra­ví­si­ma si­tua­ción que se nos vie­ne en­ci­ma.

En los círcu­los del po­der ca­da vez se oye con más fre­cuen­cia que si Ra­jo ysev ay elPP­fa­ci­lit aun go­bierno de cen­tro iz­quier­da, en una o dos dé­ca­das se le re­co­no­ce­rá como un gran pre­si­den­te como su­ce­dió con Fe­li­pe Gon­zá­lez y Adolfo Suá­rez. En un mo­men­to en que los tam­bo­res de una nue­va re­ce­sión se es­cu­chan ca­da vez más cer­ca, un ges­to de gran­de­za por su par­te se­ría muy bien vis­to por una bue­na par­te de la so­cie­dad. Suá­rez lo hi­zo: “No quie­ro que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co de con­vi­ven­cia sea, una vez más, un pa­rén­te­sis en la his­to­ria de Es­pa­ña”. Es­tas fue­ron sus pa­la­bras cuan­do el 29 de enero de 1981 com­pa­re­ció en Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la pa­ra anun­ciar su di­mi­sión como pre­si­den­te del Go­bierno y de Unión de Cen­tro De­mo­crá­ti­co (UCD). Por el mo­men­to Ra­joy pa­re­ce ha­ber­se en­ro­ca­do en el ‘no nos mo­ve­rán’.

Es cier­to que la re­nun­cia se­ría un sa­cri­fi­cio muy du­ro que no se­ría en­ten­di­do por una bue­na par­te de su elec­to­ra­do. Al PP­lo­que­le pi­de el cuer­po es en­trar en con­fron­ta­ción con la iz­quier­da. Se ar­gu­men­ta, con razón, que a Pe­dro Sán­chez tam­bién ha­bría que exi­gir­le vi­sión deEs­ta­do. Pa­ra­los em­pre­sa­rios e in­ver­so­res la me­jor op­ción pa­ra pre­pa­rar a Es­pa­ña an­te la nue­va­cri­sis eco­nó­mi­ca­se­ría en­tre el PP­ye­lPSOE. Pe­ro es evi­den­te que el PP­noes­tá en con­di­cio­nes de vol­ver a go­ber­nar a pe­sar de ha­ber ga­na­do las elec­cio­nes.

La tra­ma de corrupción que in­fec­ta al par­ti­do con­ser­va­dor es­tá tan ge­ne­ra­li­za­da que es im­po­si­ble que en­ca­be­ce un pro­ce­so re­ge­ne­ra­cio­nis­ta, no tie­ne cre­di­bi­li­dad. Jo­sé Ma­ría Az­nar le de­jó un par­ti­do tan co­rrup­to que na­die quie­re asociarse con él. ¿Quién com­par­ti­ría go­bierno con el PP sa­bien­do que en cual­quier mo­men­to pue­de vol­ver a ex­plo­tar otro es­cán­da­lo? Ca­sos co­moel de Va­len­cia, Gür­tel, Bár­ce­nas, Pú­ni­ca, Ra­to y un lar­guí­si­mo et­cé­te­ra les in­va­li­da pa­ra po­der pac­tar ungo­bierno de coa­li­ción. Es como si hu­bie­sen pi­sa­do un ex­cre­men­to de pe­rro, y ca­da pa­so que dan peor hue­le.

Como ha pa­sa­do con Con­ver­gen­cia De­mo­crá­ti­ca de Ca­ta­lun­ya tras el es­cán­da­lo Pu­jol, a Ma­riano Ra­joy no le que­da más re­me­dio que di­mi­tir y arras­trar en su sa­li­da a una ge­ne­ra­ción de di­ri­gen­tes que no su­pie­ron es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Lo mis­mo ha pa­sa­do en el PSOE, que no que­da ni un di­ri­gen­te de la vie­ja guar­dia. Só­lo así el cen­tro­de­re­cha es­pa­ñol se po­drá re­ge­ne­rar y pre­pa­rar­se pa­ra re­gre­sar al po­der cuan­do les to­que.

Intentar for­zar unas nue­vas elec­cio­nes con la es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar el elec­to­ra­do per­di­do es inú­til. Les gus­te o no a los di­ri­gen- tes del PP, la úni­ca sa­li­da realista y por la que apues­tan los mer­ca­dos es por un go­bierno PSOE-Ciu­da­da­nos. De he­cho, en las úl­ti­mas ho­ras los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos de am­bas for­ma­cio­nes es­tán ne­go­cian­do con­tra re­loj el me­mo­rán­dum u hoja de ru­ta del nue­vo eje­cu­ti­vo.

Se pre­ten­de que la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez se pro­duz­ca en la pri­me­ra semana de mar­zo. No hay tiem­po que per­der. Se te­me que la quie­bra de un gran ban­co eu­ro­peo pue­da crear una si­tua­ción si­mi­lar a la que se pro­du­jo tras la caí­da de Leh­man Brot­hers. La es­ca­la­da de la pri­ma de ries­go ha­ce que la si­tua­ción de pro­vi­sio­na­li­dad no se pue­da alar­gar mu­cho más, como ha ad­ver­ti­do el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña Luis Ma­ría Lin­de.

En es­tas cir­cuns­tan­cias, un go­bierno de cen­troiz­quier­da no so­lo es la so­lu­ción pre­fe­ri­da por los gran­des em­pre­sa­rios del Ibex sino por la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, como re­fle­jan las en­cues­tas. Pe­ro pa­ra que eso re­sul­te po­si­ble de­be­rían abs­te­ner­se el PP o Po­de­mos. Es­te es el quid de la cues­tión: si fue­se la de­re­cha quien fa­ci­li­ta­se la for­ma­ción del go­bierno im­pon­dría una se­rie de con­di­cio­nes y se que­da­ría como ár­bi­tro de la si­tua­ción. Tal es­ce­na­rio da­ría con­fian­za a los mer­ca­dos por­que ga­ran­ti­za­ría una cier­ta con­ti­nui­dad en las re­for­mas y ajus­tes que con­tan­to sa­cri­fi­cio se hi­cie­ron du­ran­te los años de la re­ce­sión. Pe­ro no ser­vi­ría pa­ra re­sol­ver el problema ca­ta­lán, por eso los na­cio­na­lis­tas pre­fie­ren que sea Po­de­mos quien fa­ci­li­te el go­bierno Sán­chez-Ri­ve­ra a cam­bio de de­ter­mi­na­das con­ce­sio­nes.

Al lí­der de Po­de­mos no le con­ven­ce es­ta fór­mu­la. Pa­blo Igle­sias quie­re ha­cer­se con el apa­ra­to del Es­ta­do, como ha di­cho por ac­ti­va y por pa­si­va. Quie­re la vi­ce­pre­si­den­cia pa­ra con­tro­lar el CNI, RTVE, In­te­rior, De­fen­sa, et­cé­te­ra. Pue­de ser una tác­ti­ca de ne­go­cia­ción pa­ra des­pués que­dar­se con lo que sea, aunque los vie­jos di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas no­se­fían deél y pre­fe­ri­rían ver­lo fue­ra del Con­se­jo de Mi­nis­tros.

EMI­LIA DE FRU­TOS GU­TIÉ­RREZ / AR­CHI­VO

En los círcu­los del po­der ca­da vez se oye con más fre­cuen­cia que si Ra­joy se va y el PP fa­ci­li­ta un go­bierno de cen­troiz­quier­da, en una o dos dé­ca­das se le re­co­no­ce­rá como un gran pre­si­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.