An­do­rra, un pa­raí­so re­si­den­cial

El Prin­ci­pa­do ya no atrae a eva­so­res fis­ca­les pe­ro sí a for­tu­nas que bus­can tri­bu­tar me­nos

La Vanguardia - Dinero - - CASA / COYUNTURA - Mar Cla­ra­mon­te

En los úl­ti­mos años se han des­ta­pa­do nu­me­ro­sos ca­sos de blan­queo de ca­pi­ta­les y eva­sión de im­pues­tos en ban­cos an­do­rra­nos por par­te de per­so­na­jes muy co­no­ci­dos de la vi­da pú­bli­ca ca­ta­la­na, que apro­ve­cha­ban la fa­ci­li­dad pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia an­do­rra­na com­pran­do una ca­sa y la la­xi­tud de las le­yes del Prin­ci­pa­do en ma­te­ria fis­cal, así como la opa­ci­dad en sus en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Sin em­bar­go, el Go­bierno de An­do­rra ha op­ta­do por de­jar atrás su eta­pa de pa­raí­so fis­cal pa­ra de­lin­cuen­tes eco­nó­mi­cos en­du­re­cien­do los re­qui­si­tos pa­ra ser re­si­den­te y el con­trol ban­ca­rio so­bre el ori­gen del di­ne­ro ex­tran­je­ro. LA TRI­BU­TA­CIÓN COMO IN­CEN­TI­VO An­te es­te nue­vo es­ce­na­rio, ¿a qué per­fil de com­pra­dor le in­tere­sa ac­tual­men­te in­ver­tir en bie­nes in­mue­bles en An­do­rra?

“Es no­to­rio que ha de­ja­do de ser un pa­raí­so fis­cal y aho­ra es un país más trans­pa­ren­te pa­ra in­ver­tir, aunque si­gue te­nien­do una tri­bu­ta­ción ex­tre­ma­da­men­te fa­vo­ra­ble”, apun­ta Ge­rard Marcet, abo­ga­do fis­ca­lis­ta so­cio del des­pa­cho La­bor­de Marcet, quien aña­de que “aho­ra los que com­pran una vi­vien­da en An­do­rra no bus­can tan­to la ren­ta­bi­li­dad sino su uso real, ya que si acre­di­tan que vi­ven en ella más de la mi­tad del año, tri­bu­tan allí”.

Otras de las con­di­cio­nes indispensables pa­ra la con­ce­sión de la re­si­den­cia pa­si­va (que im­pli­ca es­ta­ble­cer la vi­vien­da prin­ci­pal y efec­ti­va en An­do­rra sin ejer­cer nin­gu­na ac­ti­vi­dad la­bo­ral o pro­fe­sio­nal) son te­ner una au­to­ri­za­ción de in­mi­gra­ción –una vez de­mos­tra­do que no se tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les– y acre­di­tar una in­ver­sión mí­ni­ma de 400.000 eu­ros, que en la ma­yo­ría de los ca­sos se tra­du­ce en la com­pra de una vi­vien­da. En cam­bio, no ne­ce­si­tan cum­plir con es­te úl­ti­mo re­qui­si­to las per­so­nas que so­li­ci­ten una re­si­den­cia ac­ti­va pa­ra tra­ba­jar en el Prin­ci­pa­do, aunque sí de­ben te­ner allí su cen­tro prin­ci­pal de ne­go­cio y su fa­mi­lia, de­mos­trar unos in­gre­sos mí­ni­mos y pa­gar todos sus im­pues­tos, que en cual­quier ca­so son in­fe­rio­res a los es­pa­ño­les: tan­to el IRPF como el im­pues­to so­bre so­cie­da­des de ti­po ge­ne­ral son del 10%, mien­tras que el im­pues­to so­bre trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les es del 4% y el IGI (equi­va­len­te al IVA), de re­cien­te crea­ción, del 4,5%. PRE­CIOS CON TEN­DEN­CIA AS­CEN­DEN­TE Se­gún Jor­di Tà­pies, di­rec­tor de la in­mo­bi­lia­ria de lu­jo Lu­cas Fox An­do­rra, el ti­po de ca­sa que bus­can los nue­vos re­si­den­tes con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo (la ma­yo­ría de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, fran­ce­sa e in­gle­sa), “son apar­ta­men­tos de lu­jo en el cen­tro de en­tre 5.000 y 9.000 eu­ros el me­tro cua­dra­do, o bien cha­lés en zo­nas re­si­den­cia­les tran­qui­las a po­cos mi­nu­tos en co­che de la ciu­dad, de 2.800 eu­ros/ m2 ha­cia arri­ba. Los pre­cios han em­pe­za­do a su­bir un po­co”.

En cuan­to al mer­ca­do de in­ver­sión, “lo más bus­ca­do y con bue­nas pers­pec­ti­vas pa­ra 2016 son apar­ta­men­tos a pie de pis­ta en Tar­ter, Sol­deu o Arin­sal pa­ra des­ti­nar­los a al­qui­ler va­ca­cio­nal, ya que se les pue­de sa­car fá­cil­men­te un ren­di­mien­to de en­tre el 4 y el 8%”, des­ta­ca Tà­pies, quien aña­de que “des­de prin­ci­pio de 2015 se ha reac­ti­va­do la cons­truc­ción, una vez li­qui­da­das mu­chas pro­mo­cio­nes de an­tes de la cri­sis”.

Por otra par­te, se­ña­la como otros gran­des ac­ti­vos del país “la se­gu­ri­dad y la tran­qui­li­dad”.

Vi­vir un mí­ni­mo de 183 días al año en el Prin­ci­pa­do da ac­ce­so a la re­si­den­cia pa­si­va

1 Vis­tas al Pi­ri­neo.

Sa­lón de una ca­sa de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo amue­bla­da en Es­càs (La Mas­sa­na), en venta por 2.400.000 eu­ros

2 Ca­li­dez y con­fort.

Es­pa­cio prin­ci­pal a dos al­tu­ras de un cha­lé de mon­ta­ña so­lea­do en la Vall d’In­cles, va­lo­ra­do en 3.800.000 eu­ros

3 Bue­na ubi­ca­ción. LU­CAS FOX

Dor­mi­to­rio prin­ci­pal de un áti­co du­plex de 219 m2 en venta por 1.365.000 eu­ros en La Ple­ta de Or­dino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.