La for­ma co­rrec­ta de de­jar un tra­ba­jo

La or­to­do­xia mar­ca una­na se­rie de ele­men­tos en las car­tas de re­nun­cia. Ha­yay quien los si­gue y quien no

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Jiménez

En los úl­ti­mos años, han abun­da­do las car­tas de des­pe­di­da de las em­pre­sas, la ma­yor par­te de ellas sus­cri­tas por per­so­nas que se han vis­to obli­ga­das a mar­char­se. La ca­suís­ti­ca es am­plia, por­que a los des­pi­dos por ra­zo­nes es­truc­tu­ra­les se su­man los dis­ci­pli­na­rios o los acon­te­ci­dos por fal­ta de en­ca­je en la em­pre­sa y en sus va­lo­res, pe­ro tam­bién se han da­do si­tua­cio­nes en que los em­plea­dos de­ci­den sa­lir de la fir­ma por­que tie­nen una ofer­ta me­jor o por­que en­tien­den que la per­ma­nen­cia en ella es tiem­po per­di­do. LA CARTA ADE­CUA­DA La or­to­do­xia mar­ca que exis­tan una se­rie de ele­men­tos que apa­rez­can en ese ti­po de do­cu­men­tos, des­de el agra­de­ci­mien­to a las per­so­nas que die­ron una opor­tu­ni­dad y con­fia­ron en quien se des­pi­de, has­ta el re­co­no­ci­mien­to de to­do lo que se apren­dió du­ran­te la es­tan­cia en la em­pre­sa pa­san­do por la gra- ti­tud ha­cia quie­nes co­la­bo­ra­ron pa­ra la óp­ti­ma rea­li­za­ción de las fun­cio­nes desem­pe­ña­das.

La carta de des­pe­di­da ha de ser ele­gan­te, sin sub­ra­yar los con­flic­tos, y evi­tan­do to­da alu­sión a te­mas es­pi­no­sos, que no ne­ce­si­tan ser ex­plí­ci­tos en el tex­to. Es­ta pru­den­cia pa­re­ce más per­ti­nen­te aún cuan­do el em­plea­do se mar­cha por vo­lun­tad pro­pia, y sue­le do­mi­nar la ma­yor par­te de las ex­pre­sio­nes que apa­re­cen en las car­tas de re­nun­cia. Sin em­bar­go, las ex­cep­cio­nes sue­len ser so­na­das, y no tan­to por­que ge­ne­ren di­le­mas in­ter­nos en la fir­ma (si al­guien to­ma­ma la de­ci­sión de sa­lir al mer­ca­do­do eses pro­ba­ble que las per­so­nas quee le ro­dean co­noz­can bien los mo­ti­vos)oti­vos) sino por los pro­ble­mas quee cau­san fue­ra.

Matt Pot­ter, au­tor de The Last Goodb­ye:odb­ye: A His­tory of the World in Re­sig­na­tion Let­ters, y de Fuck youu and Goodb­ye, ha re­co­pi­la­do en sus li­bros una se­rie de re­nun-re­nun­cia­sas fa­mo­sas que tras­cen­die­ron la re­la­ció­na­ción la­bo­ral que em­plea­dor y em­plea­dom­plea­do man­te­nían. Qui­zá la má­sás lla­ma­ti­va de las re­cien­tes sea la de­de Gre­gG­reg Smith, que anun­ció su sa­li­dai­da de Goldman Sachs en un ar­tícu­lotícu­lo en The New York Ti­mes ti­tu­la­dou­la­do “Why I lea­ve Goldman Sachs”,chs”, en la que acu­sa­ba al ban-ban­co de­de in­ver­sión de pen­sar en su pro­pioo­pio be­ne­fi­cio y no en el de sus clien­tes,en­tes, y de es­tar in­mer­so en el “am­bien­tem­bien­te más des­truc­ti­vo y tó­xi-tó­xi­co que­que ja­más he vis­to” yy que­que ha­cía im­po­si­ble­po­si­ble “en­con­trar los ras­tros de la cul­tu­ra que me hi­zo amar a la fir­ma­ma du­ran­te­du­ran­te mu­chos­mu­chos años”. Pa­ra Pot­ter,tter, es­te ti­po de carta de re­nun-re­nun­cia se­se con­vier­te en po­pu­lar por­que da a la gen­te lo que quie­re oír, esa lu­cha­cha en­tre el hom­bre co­mún y co-co­rrien­teen­te y una in­dus­tria mal­va­da. Y pue­de ha­cer da­ño, sub­ra­ya, por­que la pu­bli­ca­ción de la carta hi­zo per­der bas­tan­te di­ne­ro a Goldman. VO­CA­CIÓN Otros, cuan­do se mar­chan, apun­tan di­rec­ta­men­te al co­ra­zón de su ofi­cio, y no a una em­pre­sa en con­cre­to. An­drew Lah­de, má­na­ger de un hed­ge fund de­ci­dió des­pe­dir­se en pú­bli­co, me­dian­te una mi­si­va pu­bli­ca­da en el Fi­nan­cial Ti­mes, en la que ar­gu­men­ta­ba di­rec­ta­men­te con­tra la co­ti­dia­nei­dad de su sec­tor, del que no aguan­ta­ba ni sus ac­ti­vi­da­des ni a las per­so­nas que lo con­for­ma­ban. “To­do lo que he apren­di­do so­bre el ne­go­cio de los hed­ge fund es que lo odio… Es­ta­ba en él por el di­ne­ro”, ase­gu­ra­ba, pa­ra con­cluir que, como ya ha­bía ga­na­do lo su­fi­cien­te, pa­ra qué se­guir en un jue­go que le ha­cía in­fe­liz.

Otra re­nun­cia que se con­vir­tió en vi­ral fue la de Ke­vin Nulty, un eje­cu­ti­vo de la far­ma­céu­ti­ca Merck que de­ci­dió mar­char­se pa­ra con­ver­tir­se en có­mi­co, y que co­mu­ni­có su de­ci­sión a la em­pre­sa me­dian­te un ví­deo de You­tu­be en el que apa­re­cía es­cri­ta en su pe­cho des­nu­do la fra­se “Haz lo que amas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.