El fu­tu­ro tu­rís­ti­co de Bar­ce­lo­na, a de­ba­te

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

El pa­sa­do 27 de enero asis­ti­mos a la pri­me­ra se­sión del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del Plan Es­tra­té­gi­co de Tu­ris­mo de Bar­ce­lo­na has­ta el 2020. En ella Agus­tí Co­lom, con­ce­jal de Em­pleo, Em­pre­sa y Tu­ris­mo de Bar­ce­lo­na, apun­tó que el Plan Es­tra­té­gi­co tie­ne por ob­je­ti­vo “re­gu­lar, or­de­nar y go­ber­nar” la ac­ti­vi­dad queel tu­ris­mo re­pre­sen­ta pa­ra la ciu­dad. Sin em­bar­go, tras es­cu­char las di­fe­ren­tes in­ter­ven­cio­nes de la se­sión, nos quedamos con la per­cep­ción de que se es­tá ana­li­zan­do el tu­ris­mo­de Bar­ce­lo­na po­nien­do más én­fa­sis en los as­pec­tos ne­ga­ti­vos que en lo mu­cho que apor­ta al desa­rro­llo de la ciu­dad.

Es ob­vio que un plan es­tra­té­gi­co del tu­ris­mo de­be ha­blar de re­gu­la­ción y or­de­na­ción pe­ro igual de im­por­tan­te se­rá te­ner ca­pa­ci­dad de an­ti­ci­pa­ción y ar­ti­cu­lar po­lí­ti­cas de pro­mo­ción de­la ciu­dad por­que, sin ello, na­da ga­ran­ti­za que Bar­ce­lo­na si­ga sien­do con­si­de­ra­da como una de las ciu­da­des más atrac­ti­vas del mundo.

En el 2015 la ciu­dad ha se­gui­do cre­cien­do en nú­me­ro de vi- si­tan­tes, pe­ro ese lo­gro no ha si­do fru­to de la ca­sua­li­dad o de la suer­te, es con­se­cuen­cia de un tra­ba­jo de mu­chos años en los que la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da ha re­sul­ta­do fun­da­men­tal. Bar­ce­lo­na ha sa­bi­do lan­zar al mundo un men­sa­je cla­ro de ciu­dad aco­ge­do­ra, di­ná­mi­ca, cul­tu­ral­men­te ac­ti­va, abier­ta a la con­vi­ven­cia y eso es lo que vie­nen a bus­car los mi­llo­nes de per­so­nas que la vi­si­tan ca­da año y el re­cuer­do que se lle­van mu­chos de los que des­pués vuel­ven pa­ra dis­fru­tar­la de nue­vo.

En es­te pro­ce­so de reflexión es­tra­té­gi­ca no po­de­mos per­der aque­llo que ha con­ver­ti­do a Bar­ce­lo­na en uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos del mundo y que ha pro­por­cio­na­do un col­chón eco­nó­mi­co y de crea­ción de em­pleo fun­da­men­tal du­ran­te los du­ros años de cri­sis. Di­cho es­to, todos los pro­fe­sio­na­les sa­be­mos que hay as­pec­tos a me­jo­rar y que hay una reflexión es­tra­té­gi­ca pen­dien­te que de­be ser­vir pa­ra an­ti­ci­par las ne­ce­si­da­des del fu­tu­ro, crean­do nue­vos es­pa­cios de in­te­rés tu­rís­ti­co pa­ra evi­tar la ex­ce­si­va concentración de vi­si­tan­tes en los mis­mos lu­ga­res. Y, por su­pues­to, en el ám­bi­to de la re­gu­la­ción y la go­ber­na­ción, es fun­da­men­tal que exis­ta se­gu­ri­dad jurídica pa­ra que pre­val­ga la jus­ti­cia y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Los alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos de­ben es­tar re­gu­la­dos y nos cons­ta que el go­bierno de la ciu­dad es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo pa­ra que ello sea así.

La in­dus­tria ho­te­le­ra ha si­do un mo­tor­pa­ra la or­de­na­ción ur­ba­nís­ti­ca y su pre­sen­cia es in­dis­pen­sa­ble pa­ra crear esas nue­vas áreas que de­ben atraer vi­si­tan­tes, lo he­mos vis­to en Diagonal Mar, pe­ro tam­bién lo em­pe­za­mos a ver al­re­de­dor de la Pla­za Eu­ro­pa en l’Hos­pi­ta­let y pue­de re­pe­tir­se el mo­de­lo en otros lu­ga­res por­que cual­quier ciu­dad a una ho­ra de dis­tan­cia como Girona, Ta­rra­go­na, Man­re­sa o Reus pue­den be­ne­fi­ciar­se de la fuer­za tu­rís­ti­ca de Bar­ce­lo­na.

Hay ci­fras que ex­pli­can cla­ra­men­te el im­pac­to. Ca­da ha­bi­ta­ción de un ho­tel de cin­co estrellas su­po­ne 1,2 em­pleos y ca­da ha­bi­ta- ción de cua­tro estrellas una me­dia de 0,8 em­pleos. Son mi­les los pues­tos de tra­ba­jo que se crean gra­cias a la in­dus­tria ho­te­le­ra en nues­tra ciu­dad y mi­les de fa­mi­lias tie­nen in­gre­sos que de­pen­den de ac­ti­vi­da­des di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te vin­cu­la­das con la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca. Pa­ra en­ten­der el im­pac­to de una in­ver­sión ho­te­le­ra po­de­mos to­mar la ci­fra de que ca­da nue­va ha­bi­ta­ción que se cons­tru­ye en la ciu­dad su­po­ne un cos­te fi­nal de 200.000 eu­ros, una can­ti­dad que in­clu­ye im­pues­tos con los que se su­fra­gan ser­vi­cios pú­bli­cos, mano de obra cua­li­fi­ca­da, es­tu­dios de via­bi­li­dad, et­cé­te­ra.

Estamos en un mo­men­to cla­ve pa­ra po­ner en dis­cu­sión el mo­de­lo de ciu­dad por­que, en de­fi­ni­ti­va, eso se­rá lo que mar­que tam­bién cuál se­rá la es­tra­te­gia tu­rís­ti­ca. En es­te diá­lo­go abier­to, los pro­fe­sio­na­les del sec­tor pe­di­mos que se

im­pon­ga el equi­li­brio pa­ra no de­mo­ni­zar una ac­ti­vi­dad que apor­ta in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios y, a la vez, ge­ne­rar un es­pa­cio ur­bano don­de la con­vi­ven­cia no se vea afec­ta­da de ma­ne­ra ne­ga­ti­va por un exceso de concentración de vi­si­tan­tes. Pa­ra ello se de­be re­gu­lar y go­ber­nar, pe­ro tam­bién an­ti­ci­par las ne­ce­si­da­des de la de­man­da tu­rís­ti­ca y pro­mo­ver la ac­ti­tud em­pren­de­do­ra pa­ra que se pue­da ofre­cer lo que los bar­ce­lo­ne­ses y los que nos vi­si­tan es­pe­ran. Y, por su­pues­to, rea­li­zar to­do ello des­de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da que ha si­do cla­ve des­de ha­ce más de 30 años pa­ra si­tuar Bar­ce­lo­na en un lu­gar pri­vi­le­gia­do en el con­cier­to tu­rís­ti­co mun­dial.

ALEX GAR­CIA

Estamos en un mo­men­to cla­ve pa­ra po­ner en dis­cu­sión el mo­de­lo de ciu­dad y mar­car cuál se­rá la es­tra­te­gia tu­rís­ti­ca Ca­da ha­bi­ta­ción de un ho­tel de cin­co estrellas su­po­ne 1,2 em­pleos y ca­da ha­bi­ta­ción de cua­tro estrellas una me­dia de 0,8 em­pleos”

AL­BERT GRAU SO­CIO DI­REC­TOR DE MAG­MA HOS­PI­TA­LITY CON­SUL­TING

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.