Asun­to de todos

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

El Fo­ro de Da­vos aler­ta por pri­me­ra vez en el 2012 de la cre­cien­te de­sigual­dad exis­ten­te en el pla­ne­ta, una bre­cha ca­da vez más gran­de en­tre ri­cos y po­bres, y có­mo es­ta cir­cuns­tan­cia se con­vier­te en uno de los ma­yo­res ries­gos de la economía glo­bal.

Sin pre­ten­der des­ve­lar na­da nue­vo, pe­ro a raíz de to­do lo que se ha pu­bli­ca­do so­bre es­te te­ma en las úl­ti­mas se­ma­nas, me gus­ta­ría ha­cer una reflexión en voz al­ta.

Van pa­san­do los años y es­te dis­tan­cia­mien­to en­tre ri­cos y po­bres se ha ido acen­tuan­do. Lo que an­tes pen­sá­ba­mos que es­ta­ba fue­ra de nues­tro es­pa­cio de con­fort, aho­ra lo te­ne­mos ca­da vez más cer­ca, y el fe­nó­meno mi­gra­to­rio ha acre­cen­ta­do es­te dis­tan­cia­mien­to. Qui­zás por ello es ne­ce­sa­rio em­pe­zar a con­cien­ciar­nos de que de­be­mos ha­cer al­go pa­ra fre­nar es­ta gran fi­su­ra so­cial que se es­tá es­ta­ble­cien­do de for­ma per­pe­tua y cre­cien­te en nues­tra so­cie­dad.

Se ha­bla de la de­sigual­dad como la en­fer­me­dad del si­glo XXI, pe­ro la ver­dad es que vien­do el ta­ma­ño que es­tá al­can­zan­do en nues­tra so­cie­dad, po­dría­mos de­cir que se tra­ta ya de una epi­de­mia. An­tes era una cir­cuns­tan­cia que se po­día en­ten­der, que no por ello jus­ti­fi­car, pe­ro ha­bía opor­tu­ni­da­des que per­mi­tían con es­fuer­zo, tra­ba­jo y edu­ca­ción sa­lir de ese ám­bi­to y me­jo­rar, no pu­dien­do ol­vi­dar que, afor­tu­na­da­men­te, el en­torno fa­mi­liar tam­bién ayu­da­da en la ma­yo­ría de los ca­sos. Pe­ro en las úl­ti­mas dé­ca­das el mo­de­lo fa­mi­liar tam­bién ha cam­bia­do. Han apa­re­ci­do nue­vas for­mas de con­vi­ven­cia y no todos pue­den so­por­tar y afron­tar la pre­sión del mo­de­lo eco­nó­mi­co en el que nos en­con­tra­mos ac­tual­men­te.

El problema del si­glo XXI es que el sis­te­ma po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ro en el que se desa­rro­lla nues­tra so­cie­dad no dis­po­ne hoy de opor­tu­ni­da­des pa­ra aque­llos que na­cie­ron en la de­sigual­dad. Y la cla­se me­dia que an­tes “ti­ra­ba del ca­rro”, presionada por esa gran dis­pa­ri­dad en­tre ri­cos y po­bres, se ha vis­to dis­mi­nui­da des­com­po­nién­do­se en múl­ti­ples frag­men­tos. A es­to hay que aña­dir la gran de­bi­li­dad po­lí­ti­ca fren­te a la eco­nó­mi­ca en la que nos he­mos vis­to in­mer­sos. No es nin­gún se­cre­to que los go­bier­nos, nues­tros go­bier­nos, han per­di­do po­der fren­te a los po­de­res eco­nó­mi­cos globales y es­to ha acen­tua­do aún más los ele­va­dos ni­ve­les de de­sigual­dad.

Me preo­cu­pan es­pe­cial­men­te los jó­ve­nes, por­que el des­em­pleo ju­ve­nil es­tá al­can­za­do cuo­tas ex­tre­mas que no po­drán ser co­rre­gi­das en los pró­xi­mos años y que ge­ne­ran y ge­ne­ra­rán enor­mes frus­tra­cio­nes. Me preo­cu­pan to­da­vía más los ma­yo­res de 50 años que, por cau­sas, en mu­chos ca­sos, aje­nas a su vo­lun­tad, se ven in­ca­pa­ces de te­ner ac­ce­so a un pues­to de tra­ba­jo digno que les per­mi­ta al­can­zar una ju­bi­la­ción ra­zo­na­ble. Me preo­cu­pa que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ac­tual no es­té ade­cua­do pa­ra fre­nar que más del 50% de los jó­ve­nes es­tén en el pa­ro y que se re­quie­ra una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra afron­tar el fu­tu­ro, a la que no tie­nen fá­cil ac­ce­so. Me preo­cu­pa que só­lo una par­te muy pe­que­ña de la so­cie­dad es­té pre­pa­ra­da pa­ra la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que ya te­ne­mos aquí y la que ven­drá.

La tec­no­lo­gía es­tá cam­bian­do los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, así como los es­tán­da­res de vi­da de los ciu­da­da­nos. ¿Qué pa­sa­rá, por ejem­plo, con los em­plea­dos de Ban­ca y de em­pre­sas de ser­vi­cios cuan­do la tec­no­lo­gía ha­ga in­ne­ce­sa­rias cien­tos de ofi­ci­nas? ¿Qué pa­sa­rá cuan­do las in­dus­trias y las em­pre­sas pro­duc­ti­vas en ge­ne­ral con el áni­mo de me­jo­rar su com­pe­ti­ti­vi­dad au­to­ma­ti­cen más aún sus pro­ce­sos y se des­tru­yan más pues­tos de tra­ba­jo? Es ob­vio que estamos a las puer­tas de es­ce­na­rios como el des­cri­to y otros que ven­drán. Y en ese con­tex­to, ¿qué po­de­mos ha­cer?

LA SO­LU­CIÓN

No sé cuál es la so­lu­ción, pe­ro lo que sí sé es que no po­de­mos que­dar­nos al mar­gen ni como per­so­nas ni como ins­ti­tu­cio­nes o em­pre­sas, y de­be­mos in­vo­lu­crar­nos más en la bús­que­da de so­lu­cio­nes. En el ín­te­rin no hay otra al­ter­na­ti­va que la so­li­da­ri­dad e im­pli­ca­ción de las per­so­nas y de las en­ti­da­des pri­va­das que tra­ba­jan de­sin­te­re­sa­da­men­te pa­ra pa­liar el problema so­cial.

Hay que me­jo­rar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo di­ri­gién­do­lo ha­cia las nue­vas tec­no­lo­gías que de­be­rían per­mi­tir el ac­ce­so a los nue­vos pues­tos de tra­ba­jo que se crea­rán, como con­se­cuen­cia de la pro­pia re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

Hay que re­pen­sar como la so­cie­dad re­par­te el tra­ba­jo (ri­que­za) que ha­ya en el mer­ca­do en­tre sus miem­bros, y hay que crear nue­vos ser­vi­cios que la tec­no­lo­gía no pue­de aten­der (ter­ce­ra edad, dis­ca­pa­ci­ta­dos, ex­clu­sión so­cial, et­cé­te­ra) y que den ocu­pa­ción a gen­te que aho­ra no la tie­ne. Y to­do es­to no se so­lu­cio­na sin una pla­ni­fi­ca­ción y una in­ver­sión por par­te de go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y em­pre­sas pri­va­das, si que­re­mos que pue­da te­ner re­per­cu­sión fa­vo­ra­ble a me­dio pla­zo.

Ade­más, creo que aque­llos que he­mos te­ni­do la suer­te de dis­fru­tar de bue­nas opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les de­be­mos de­vol­ver o rein­ver­tir una par­te de es­te pri­vi­le­gio con­se­gui­do a la so­cie­dad a la que per­te­ne­ce­mos, y co­la­bo­rar con or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­jan de­sin­te­re­sa­da­men­te pa­ra que la bre­cha de la de­sigual­dad no si­ga cre­cien­do.

Por suer­te son nu­me­ro­sas las en­ti­da­des que en un país tan solidario como el nues­tro tra­ba­jan pa­ra los más des­fa­vo­re­ci­dos, pa­ra aque­llos que no tie­nen tan­tas opor­tu­ni­da­des. Es­tán desa­rro­llan­do una la­bor im­pre­sio­nan­te. Si todos ofre­ce­mos nues­tra im­pli­ca­ción y so­li­da­ri­dad de for­ma proac­ti­va po­dre­mos al me­nos des­ace­le­rar la bre­cha de la de­sigual­dad y me­jo­rar la so­cie­dad a la que per­te­ne­ce­mos.

El sis­te­ma po­lí­ti­coe­co­nó­mi­co-fi­nan­cie­ro no dis­po­ne de opor­tu­ni­da­des pa­ra aque­llos que na­cie­ron en la de­sigual­dad” Los go­bier­nos han per­di­do po­der fren­te a los po­de­res eco­nó­mi­cos y es­to ha acen­tua­do aún más los ele­va­dos ni­ve­les de de­sigual­dad”

ALEX GAR­CIA

El sis­te­ma edu­ca­ti­vo ac­tual no es ade­cua­do pa­ra fre­nar el 50% de pa­ro ju­ve­nil

EN­RIC CROUS MI­LLET DIRTECTOR GE­NE­RAL DE DAMM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.