El 50% de la ac­ti­vi­dad ca­ta­la­na de­pen­de de la in­dus­tria

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

“¡La po­lí­ti­ca in­dus­trial ha vuel­to!” Con es­ta fra­se la Co­mi­sión Eu­ro­pea ini­ció el año 2012 una cam­pa­ña co­mu­ni­ca­ti­va en la que des­ta­ca la im­por­tan­cia de res­ta­ble­cer el pe­so in­dus­trial en la economía eu­ro­pea y de que la po­lí­ti­ca in­dus­trial se vol­vie­ra a si­tuar como eje cen­tral de las po­lí­ti­cas de com­pe­ti­vi­dad de la Unión Eu­ro­pea.

En nues­tro país, los go­bier­nos y los agen­tes eco­nó­mi­cos tam­bién han des­ta­ca­do la ne­ce­si­dad de rein­dus­tria­li­zar la economía, no só­lo por el em­pleo y la ac­ti­vi­dad que ge­ne­ra di­rec­ta­men­te sino por la que arras­tra en el res­to de sec­to­res eco­nó­mi­cos. La cri­sis ha pues­to de ma­ni­fies­to que las eco­no­mías in­dus­tria­les han mos­tra­do una ma­yor for­ta­le­za pa­ra afron­tar la re­ce­sión que las eco­no­mías con un me­nor pe­so in­dus­trial, y Ale­ma­nia es el ejem­plo más cla­ro.

Los ar­gu­men­tos que lo jus­ti­fi­can son bá­si­ca­men­te tres. En pri­mer lu­gar, el re­la­cio­na­do con el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía, ya que es pre­ci­sa­men­te en la in­dus­tria don­de se gen eran la ma­yo­ría de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que es­tán en la ba­se de la pro­duc­ti­vi­dad de cual­quier país. En­se­gun­do lu­gar, los paí­ses con más in­dus­tria acos­tum­bran a pre­sen­tar ba­lan­zas co­mer­cia­les más equi­li­bra­das, da­do que la in­dus­tria re­pre­sen­ta más del 50% de las ex­por­ta­cio­nes rea­li­za das por las eco­no­mías desa­rro­lla­das. Y, fi­nal­men­te, la in­dus­tria pro­por­cio­na pues­tos de tra­ba­jo de más ca­li­fi­ca­ción, más es­ta­blos y más re­mu­ne­ra­dos que el con­jun­to de la economía.

Pe­ro la reali­dad es que, cuan­do se ana­li­zan las prin­ci­pa­les mag­ni­tu­des eco­nó­mi­cas, se ob­ser­va que los efec­tos de la cri­sis han si­do de­vas­ta­do­res pa­ra la in­dus­tria ca­ta­la­na y es­pa­ño­la, tan­to en tér­mi­nos de VAB como de em­pleo y de te­ji­do em­pre­sa­rial, si bien el pro­ce­so de des in­dus­tria­li­za­ción em­pe­zó mu­cho an­tes de la cri­sis.

En­tre los fac­to­res que ex­pli­ca­nes­ta pér­di­da de pe­so de la in­dus­tria en la economía, hay uno que tie­ne que ver con la in­ter­de­pen­den­cia cre­cien­te en­tre la in­dus­tria y los ser­vi­cios. Es el fe­nó­meno de la ex­ter­na­li­za­ción en la in­dus­tria, que su­po­ne una re­duc­ción de las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan den­tro del pe­rí­me­tro del pro­pio sec­tor ma­nu­fac­tu­re- ro en fa­vor del sec­tor ser­vi­cios.

La ex­ter­na­li­za­ción ad­quie­re ca­da vez ma­yor pro­ta­go­nis­mo por­que hay fun­cio­nes que an­tes rea­li­za­ba la in­dus­tria que aho­ra las ad­quie­re en el mer­ca­do a cau­sa de la es­pe­cia­li­za­ción, tec­ni­fi­ca­ción y ca­li­fi­ca­ción que re­quie­ren. Estamos ha­blan­do, por ejem­plo, de los ser­vi­cios de di­se­ño, de I+D, de pu­bli­ci­dad y mar­ke­ting, de in­ge­nie­ría in­dus­trial, ju­rí­di­cos-con­ta­bles... La in­cor­po­ra­ción de es­tos in­put ter­cia­rios de al­to va­lor aña­di­do en el pro­ce­so de pro­duc­ción se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­tria.

En Ca­ta­lun­ya, la in­for­ma­ción que fa­ci­li­tan las ta­bla sin put-o ut­put per­mi­te me­dir el al­can­ce y evo­lu­ción de la ex­ter­na­li­za­ción de la in­dus­tria ha­cia los ser­vi­cios, así como cuan­ti­fi­car el pe­rí­me­tro de la nue­va in­dus­tria con da­tos has­ta el 2011. Con es­te do­ble ob­je­ti­vo he pu­bli­ca­do un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “La Nue­va In­dus­tria. Ac­tua­li­za­ción de los da­tos a par­tir de las me­sas in­put-out­put de Ca­ta­lun­ya” en la co­lec­ción Artículos de Economía In- dus­trial del de­par­ta­men­to de Em­pre­sa y Co­no­ci­mien­to de la Ge­ne­ra­li­tat. El nue­vo­pe­rí­me­tro de la in­dus­tria —ins­pi­ra­do en­la me­to­do­lo­gía de un es­tu­dio del CTESC del 2012— es­ta­ría for­ma­do por la ac­ti­vi­dad de la in­dus­tria en la con­cep­ción tra­di­cio­nal (ma­nu­fac­tu- ras, ex­trac­ti­vas y ener­gía), más todos los ser­vi­cios de ori­gen in­te­rior que uti­li­za la in­dus­tria, como con­su­mos in­ter­me­dios (fi­nan­zas, co­mer­cio, trans­por­te, ser­vi­cios en las em­pre­sas, et­cé­te­ra), más el va­lor de las ac­ti­vi­da­des de co­mer­cio y de trans­por­te con des­tino la de­man­da fi­nal que son ne­ce­sa­rias pa­ra que los pro­duc­tos in­dus­tria­les lle­guen al con­su­mi­dor fi­nal.

Se­gún es­ta de­fi­ni­ción, el pe­rí­me­tro am­plia­do de la Nue­va in­dus­tria re­pre­sen­ta­ría en torno al 50% del VAB de la economía ca­ta­la­na en el año 2011, un por­cen­ta­je no muy di­fe­ren­te al del año 2005. Es de­cir, la mi­tad del VAB que ge­ne­ra Ca­ta­lun­ya de­pen­de di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te de la ac­ti­vi­dad in­dus­trial, con­fir­man­do así que la in­dus­tria tie­ne un pa­pel ver­te­bra­dor en nues­tra economía. Ade­más, el he­cho de que es­te por­cen­ta­je no ha­ya dis­mi­nui­do los úl­ti­mos años sig­ni­fi­ca que el dis­cur­so so­bre la des in­dus­tria­li­za­ción se tie­ne que ma­ti­zar por­que hoy ya no de­no­mi­na­mos in­dus­tria­les mu­chas ac­ti­vi­da­des que for­man par­te de los ser­vi­cios pe­ro que es­tán vin­cu­la­das a la in­dus­tria ya sea a tra­vés de la ex­ter­na­li­za­ción u out­sour­cing o bien de la dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción de la pro­duc­ción.

Es­ta pri­me­ra con­clu­sión nos lle­va are de­fi­nir el ob­je­ti­vo del are in­dus­tria­li­za­ción en Ca­ta­lun­ya, ya que es­te no se ten­dría que ba­sar ex­clu­si­va­men­te en ha­cer cre­cer el pe­so en que re­pre­sen­ta la ac­ti­vi­dad ma­nu­fac­tu­re­ra di­rec­ta­men­te so­bre el VAB, sino que­ten­dría que­te­ner un ob­je­ti­vo más am­plio que es im­pul­sar la nue­va in­dus­tria ba­sa­da en la in­no­va­ción, la tec­no­lo­gía y di­se­ño, que tie­ne una con­cep­ción mu­cho más am­plia que la tra­di­cio­nal, y que ob­ser­va­mos que no se ha re­du­ci­do tan­to como pen­sá­ba­mos.

La se­gun­da con­clu­sión del ar­tícu­lo es que es­ta ex­ter­na­li­za­ción cre­cien­te en la in­dus­tria se es­tá orien­tan­do ca­da vez más ha­cia los pro­vee­do­res ubi­ca­dos en Ca­ta­lun­ya. El pe­so que re­pre­sen­tan las com­pras de la in­dus­tria pro­ce­den­tes del mer­ca­do ca­ta­lán es­tá au­men­tan­do, a la vez que los por­cen­ta­jes que re­pre­sen­tan los in­put in­dus­tria­les de ori­gen ex­tran­je­ro y los pro­ce­den­tes del res­to de Es­pa­ña es­tán dis­mi­nu­yen­do. Eso es­ta­ría in­di­can­do que el fac­tor “pro­xi­mi­dad” en las com­pras de la in­dus­tria ga­na im­por­tan­cia con re­la­ción a otros fac­to­res, so­bre to­do des­de que eco­no­mías como Chi­na han per­di­do mu­choa­trac­ti­vo por el au­men­to de los cos­tes la­bo­ra­les y a la vez la sub­con­tra­ta­ción in­dus­trial enCa­ta­lun­ya ha ga­na­do en com­pe­ti­ti­vi­dad. Pe­ro tam­bién es­ta­ría in­di­can do que au­men­ta la ne­ce­si­dad de que la pro­duc­ción ten­ga re­la­ción di­rec­ta con el di­se­ño y el I+D, y por lo tan­to, se lo­ca­li­ce cer­ca de unos mer­ca­dos (con­su­mi­do­res) que de­man­dan la ex­clu­si­vi­dad y la ra­pi­dez de las se­ries cor­tas de fa­bri­ca­ción.

La com­bi­na­ción de es­tos dos fe­nó­me­nos —ma­yor in­te­gra­ción con los ser­vi­cios deal­to va­lor aña­di­do y más pro­xi­mi­dad en­tre pro­duc­ción, sub­con­tra­ta­ción y con­su­mi­dor fi­nal— es lo que ca­rac­te­ri­za la nue­va in­dus­tria que pro­ta­go­ni­za­rá el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da.

El dis­cur­so so­bre la desin­dus­tria­li­za­ción de­be ma­ti­zar­se por­que ya no lla­ma­mos in­dus­tria­les a ac­ti­vi­da­des que for­man par­te de los ser­vi­cios” Hay que re­de­fi­nir el ob­je­ti­vo de la rein­dus­tria­li­za­ción im­pul­san­do la in­dus­tria ba­sa­da en la in­no­va­ción, la tec­no­lo­gía y el di­se­ño”

GEMMAMIRALDA / AR­CHI­VO

Un ope­ra­rio re­vi­sa uno mo­de­lo de mo­to en la fá­bri­ca de Hon­da de Santa Per­pe­tua de Mo­go­da (Bar­ce­lo­na)

CAR­ME PO­VE­DA DI­REC­TO­RA DE ANÁLISIS ECO­NÓ­MI­CO DE LA CAM­BRA DE CO­ME­RÇ DE BAR­CE­LO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.