Des­ca­la­bro en las bol­sas

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

Estamos asis­tien­do a un ver­da­de­ro des­plo­me de los ín­di­ces bur­sá­ti­les a ni­vel glo­bal. Los mer­ca­dos es­tán su­frien­do des­de prin­ci­pios de año una co­rrien­te ma­si­va de ven­tas que han lle­va­do a la ma­yo­ría de los ín­di­ces a rom­per ni­ve­les que fun­cio­na­ban como so­por­tes. El CAC fran­cés ha­ro­to­los 4.000pun­tos; el Dax ale­mán, los 9.000; y el Ibex, los 8.000 pun­tos. To­das las bol­sas eu­ro­peas re­gis­tran pér­di­das anua­les de al­re­de­dor del 18% y la ita­lia­na, su­pe­rior al 20%. Ocu­rre lo mis­mo con el res­to de las bol­sas mun­dia­les.

Es­ta semana se han pro­du­ci­do ver­da­de­ros epi­so­dios de pá­ni­co. Se han li­qui­da­do de ma­ne­ra des­or­de­na­da tí­tu­los de ren­ta va­ria­ble en me­dio de un pe­si­mis­mo in­ver­sor ex­tre­mo. Las bol­sas han re­fle­ja­do un com­por­ta­mien­to ne­ga­ti­vo que no se ob­ser­va­ba des­de la cri­sis de deu­da en Eu­ro­pa en el 2011 o des­de la re­ce­sión del 2009.

Ya co­men­ta­mos al ini­cio del año que las bol­sas es­ta­ban dan­do se­ña­les de las du­das que los in­ver­so­res te­nían so­bre la for­ta­le­za del ci­clo eco­nó­mi­co mun­dial. Los fac­to­res que se­ña­lá­ba­mos que de­bía­mos se­guir muy de cer­ca eran el cre­ci­mien­to de las eco­no­mías emer­gen­tes, es­pe­cial­men­te Chi­na. El cre­ci­mien­to de las eco­no­mías desa­rro­lla­das de­bían com­pen­sar el de­bi­li­ta­mien­to de las emer­gen­tes, so­bre to­do EE.UU. y tam­bién, en me­nor me­di­da, Eu­ro­pa.

Sin em­bar­go, los malos da­tos del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro es­ta­dou­ni­den­se del úl­ti­mo tri­mes­tre del 2015 y la de­bi­li­dad de los in­di­ca­do­res ade­lan­ta­dos de enero, que se apro­xi­ma­ron a los ba­jos ni­ve­les al­can­za­dos en los peo­res mo­men­tos del 2009, han he­cho te­mer que estamos en la an­te sa­la de una re­ce­sión en EE.UU.

PRE­CIOS DEL CRU­DO Otro fac­tor de ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra glo­bal es el des­plo­me de los pre­cios del cru­do. Es bueno pa­ra los paí­ses im­por­ta­do­res, pe­ro agra­va las ten­sio­nes de­fla­cio­nis­tas, ame­na­za la sol­ven­cia de las emi­sio­nes de deu­da cor­po­ra­ti­va y pre­sio­na los ba­lan­ces de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Por par­te de los pro­duc­to­res, el pre­cio ba­jo del pe­tró­leo ele­va su dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio y sus gran­des fon­dos so­be­ra­nos ge­ne­ran flu­jos de venta de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros en los mer­ca­dos pa­ra com­pen­sar su fuer­te caí­da de los in­gre­sos.

Otros fac­to­res se han aña­di­do a los ya apun­ta­dos. Han sur­gi­do du­das so­bre la si­tua­ción de sol­ven­cia del sis­te­ma ban­ca­rio eu­ro­peo y los mer­ca­dos de cré­di­to en Eu­ro­pa. Los pro­ble­mas se han cen­tra­do en la re­es­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria pen­dien­te en Ita­lia, con sos­pe­chas so­bre pro­ble­mas de sol­ven­cia en al­gún ban­co me­diano; la ex­po­si­ción de al­gu­nos ban­cos, so­bre­to­do fran­ce­ses, al sec­tor ener­gé­ti­co, y el po­si­ble problema del De utscheBank, el ma­yor ban­co de Ale­ma­nia, pa­ra aten­der el pa­go del cu­pón de una emi­sión bo­nos con­ver­ti­bles.

Todos es­tos fac­to­res han si­do los que han im­pul­sa­do las ven­tas ma­si­vas. Los mer­ca­dos es­tán ro­tos y las bol­sas han per­di­do las zo­nas de teó­ri­co so­por­te. Las caí­das de las bol­sas eu­ro­peas des­de má­xi­mos del 2015 son su­pe­rio­res al 30% e his­tó­ri­ca­men­te, en una re­ce­sión glo­bal, las caí­das han si­do del 45/50%. Po­dría­mos afir­mar que las pro­ba­bi­li­da­des que el mer­ca­do asig­na a que se va a pro­du­cir una re­ce­sión son ele­va­das.

Lo que estamos su­frien­do son las consecuencias de años de in­yec-

Cuan­do la sen­sa­ción del in­ver­sor es tan ne­ga­ti­va apa­re­cen opor­tu­ni­da­des y hay que apro­ve­char­las

cio­nes de li­qui­dez por par­te de los ban­cos cen­tra­les. Son los da­ños co­la­te­ra­les inevi­ta­bles de las me­di­das mo­ne­ta­rias que se han te­ni­do que apli­car pa­ra no co­lap­sar las eco­no­mías. Los ban­cos cen­tra­les han pro­pi­cia­do des­de 2009 el en­deu­da­mien­to a ba­jo in­te­rés de los go­bier­nos, las em­pre­sas y las per­so­nas fí­si­cas. Aho­ra, es­ta ele­va­da ta­sa de en­deu­da­mien­to pú­bli­ca y pri­va­da de los paí­ses cor­ta el po­ten­cial de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co e im­pi­de que la deu­da dis­mi­nu­ya; y to­do ello agra­va­do ade­más por la de­fla­ción. A pe­sar de es­ta enor­me ma­sa de li­qui­dez, la economía real no es­tá me­jo­ran­do y, en cam­bio, se han ge­ne­ra­do bur­bu­jas de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, ma­la asig­na­ción de ca­pi­tal y cre­cien­tes de­sigual­da­des en el plano so­cial.

El pre­cio de los ac­ti­vos bur­sá­ti­les aún pue­de se­guir ajus­tán­do­se a las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas. Hay que se­ña­lar que en si­tua­cio­nes de sen­ti­mien­to in­ver­sor ne­ga­ti­vo siem­pre exis­ten las ca­pi­tu­la­cio­nes, y es en­ton­ces cuan­do se tie­nen que apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des. El he­cho de que es­ta si­tua­ción sea glo­bal pro­pi­cia la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas mun­dia­les, por lo que ca­bría es­pe­rar que en la pró­xi­ma cum­bre del G -20, que se va a ce­le­brar el 25-26 de fe­bre­ro, se dé a co­no­cer al­gu­na pla­ta­for­ma pa­ra una ac­ción de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria coor­di­na­da a ni­vel glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.