Ho­no­rar las fun­cio­nes

El ibi­cen­co Eu­ge­ni Quitllet re­ci­be el pre­mio Di­se­ña­dor del año 2016, que con­ce­de la fe­ria Mai­son&Ob­jet de Pa­rís, re­fe­ren­te del sec­tor

La Vanguardia - Dinero - - CASAS / TENDENCIAS - Mar­ta Rodríguez Bosch

Ha­ce cua­tro años Eu­ge­ni Quitllet (Ibi­za, 1972) vol­vió a Bar­ce­lo­na pa­ra abrir es­tu­dio pro­pio, tras una dé­ca­da tra­ba­jan­do en Pa­rís con el re­nom­bra­do Philippe Starck. Aho­ra la ca­pi­tal fran­ce­sa re­co­no­ce su tra­yec­to­ria en so­li­ta­rio con el pre­mio Di­se­ña­dor del año 2016, con­ce­di­do por Mai­son&Ob­jet, don­de ex­pu­so sus úl­ti­mos tra­ba­jo ba­jo el tí­tu­lo “De la pie­za úni­ca al in­fi­ni­to”.

SEN­TI­DO RE­CÍ­PRO­CO Quitllet re­mar­ca su in­te­rés en la di­men­sión in­dus­trial: “El di­se­ño da sen­ti­do a la in­dus­tria y vi­ce­ver­sa”. Pe­ro a la vez per­si­gue la fuer­za de la maes­tría ar­te­sa­na, que ejem­pli­fi­ca en mar­cas fran­ce­sas de re­fi­na­do lu­jo como Bac­ca­rat o la or­fe­bre­ría de Ch­ris­to­fle. Se tra­ta de “lle­gar a la pie­za es­cul­tó­ri­ca fun­cio­nal in­te­gran­do to­da la me­cá­ni­ca de la pro­duc­ción”, ex­pli­ca. De ahí el nom­bre de su ex­po­si­ción. Yes­te pre­cep­to le sir­ve pa­ra la ex­clu­si­va cu­ber­te­ría en ace­ro tem­pla­do L’Âme. Pe­ro tam­bién pa­ra la de plás­ti­co desecha­ble des­ti­na­da a Air Fran­ce, de la cual se pro­du­cen has­ta 500 mi­llo­nes de uni­da­des/año. Tan so­lo dos gra­mos de plás­ti­co pa­ra un chu­chi­llo con iné­di­to ple­ga­do que re­suel­ve re­sis­ten­cia y api­la­bi­li­dad. La cu­ber­te­ría infantil, pa­ra la mis­ma com­pa­ñía, la ideó como pe­que­ño jue­go de cons­truc­ción. En­sam­bla­ble como avión, le ha va­li­do en­trar en la tien­da del Mu­seo Pom­pi­dou de Pa­rís.

EN­MAR­CAR LA FUN­CIÓN En al­gu­nas de las úl­ti­mas crea­cio­nes, como la se­rie de ofi­ci­na Dream Tools, ex­plo­ra la no­ción de marco que en­cua­dra y ho­no­ra la fun­ción. En la ra­dio pa­ra Le­xon en­mar­ca el so­ni­do y si­túa los man­dos en el pe­rí­me­tro. Una pie­za es­tre­lla y úni­ca en la ex­po­si­ción ha si­do la chai­se

lon­gue Dream Cat­cher. Fa­bri­ca­da en Ca­li­for­nia, en los ta­lle­res de Neal Feay, vir­tuo­so en el tra­ba­jo con alu­mi­nio anodi­za­do, con fre­sa­do nu­mé­ri­co por ro­bot, “es una su­per­fi­cie de piel ma­ri­na”. Una pla­ta­for­ma don­de es­ti­rar­se, con un ani­llo me­tá­li­co suspendido, de 80 cm, pa­ra so­ñar mi­ran­do a tra­vés, “que ha­bla de la re­cep­ción de ins­pi­ra­ción, la ca­pa­ci­dad de ver de otra ma­ne­ra y abrir di­men­sio­nes po­si­ti­vas”.

El con­cep­to de pro­duc­ción in­fi­ni­ta tam­bién se po­ne de re­lie­ve en el ja­rro Eva. Al ses­gar la es­truc­tu­ra del tu­bo de alu­mi­nio ex­tru­sio­na­do a 30º, apa­re­ce la fun­ción. “La be­lle­za aflo­ra del in­te­rior”, apun­ta Quitllet, quien se de­fi­ne como “di­so­ña­dor”. “Me gus­ta ju­gar a sin­te­ti­zar la na­tu­ra­le­za y a na­tu­ra­li­zar lo sin­té­ti­co –se­ña­la–. De he­cho, no ha­ce­mos más que imi­tar los pro­ce­sos de la na­tu­ra­le­za”. Des­de

gau­di­niano “Jue­go a sin­te­ti­zar la na­tu­ra­le­za y a na­tu­ra­li­zar lo sin­té­ti­co” su ca­sa-es­tu­dio en el Ei­xam­ple de Bar­ce­lo­na dis­po­ne de una es­plén­di­da pa­no­rá­mi­ca de la Pe­dre­ra. So­bre una ven­ta­na, el azar de la óp­ti­ca y la an­gu­la­ción quie­re que se vea re­fle­ja­da la Sa­gra­da Fa­mí­lia. Opor­tuno es­pe­jis­mo que da pie a di­va­gar so­bre los sue­ños.

Prin­ted and dis­tri­bu­ted by Pres­sRea­der

Pr e s s R e a d e r. c o m

+1 604 278 4604

• ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY •

1 E. Quitllet. FO­TO: NA­CHO ALE­GRE 2 Ja­rro de fue­go. 3 Cu­chi­llo de ace­ro.

Se for­mó como di­se­ña­dor en Bar­ce­lo­na. Eva. Alo­ja una ve­la e in­cien­so. Pa­ra Designer Box, 2016

Per­te­ne­ce a la cu­ber­te­ría L’Âme pa­ra Ch­ris­to­fle, 2014

4 ‘Chai­se lon­gue’.

‘ Dream Cat­cher’. Pro­du­ci­da con alu­mi­nio por Neil Feay, 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.