Gran Bre­ta­ña se que­da sin in­dus­tria pe­sa­da

Ta­ta Steel ha pues­to en ven­ta los Al­tos hor­nos de Port Tal­bot y to­das sus ope­ra­cio­nes en el país

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - RA­FAEL RA­MOS

En 1972 la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca bri­tá­ni­ca em­plea­ba a 320.000 per­so­nas y hoy es­tá a pun­to de des­apa­re­cer. La mar­cha de Ta­ta es el úl­ti­mo ejem­plo.

Es co­mo si la di­fun­ta Mar­ga­ret That­cher hu­bie­ra lan­za­do una mal­di­ción so­bre las mi­nas de Yorks­hi rey de los va­lles ga­les es, so­bre los as­ti­lle­ros de Tee­si­de, las fá­bri­cas tex­ti­les deLan­cas­hi­re yso­bre to­do lo que sue­ne a in­dus­tria pe­sa­da y ma­nu­fac­tu­ras. Des­de su lle­ga­da al po­der en 1980, un im­pe­rio mer­can­til y país de co­mer­cian­tes se ha con­ver­ti­do pau­la­ti­na­men­te en una tie­rra de ban­que­ros, es­pe­cu­la­do­res, ho­te­le­ros, abo­ga­dos, con­ta­bles, ges­to­res... Cua­tro de ca­da cin­co em­pleos son el sec­tor ser­vi­cios, con los des­equi­li­brios es­truc­tu­ra­les que ello ge­ne­ra.

Lo que que­da del an­ta­ño po­ten­te sec­tor in­dus­trial bri­tá­ni­co ha su­fri­do aho­ra un nue­vo gol­pe con la pues­ta a la ven­ta por la em­pre­sa in­dia Ta­ta Steel­de to­das sus ope­ra­cio­nes en Gran Bre­ta­ña (los Al­tos hor­nos de Port Tal­bot, las fá­bri­cas de ace­ro de Rot­her­ham, Scunt­hor­pe...), po­nien­do en gra­ve pe­li­gro 40.000 em­pleos. La com­pa­ñía pier­de 1,2 mi­llo­nes de eu­ros al día, y los ana­lis­tas di­cen que la pre­gun­ta no es por qué cie­rra, sino có­mo ha tar­da­do tan­to en ha­cer­lo.

Pa­ra quie­nes tra­ba­jan en Port Tal­bot –mu­chos des­de ha­ce más de trein­ta años, y an­tes que ellos sus pa­dres y abue­los–, la pre­gun­ta en cam­bio es otra: ¿por qué los ban­cos fue­ron res­ca­ta­dos a raíz de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 a pe­sar de que lo ocu­rri­do fue por su cul­pa, y en cam­bio a una in­dus­tria es­tra­té­gi­ca tan im­por­tan­te hay que apli­car­le a ra­ja­ta­bla las le­yes del li­bre mer­ca­do? El go­bierno Ca­me­ron, en su or­to­do­xia ul­tra­li­be­ral, no só­lo des­car­ta por com­ple­to una na­cio­na­li­za­ción del sec­tor, sino que ve­ta los in­ten­tos de la Unión Eu­ro­pea de im­po­ner ta­ri­fas a las ex­por­ta­cio­nes chi­nas de ace­ro.

“Una fi­lo­so­fía de lais­sez fai­re nihi­lis­ta que no cree en el Es­ta­do tie­ne ob­nu­bi­la­do al Par­ti­do Con­ser­va­dor –di­ce el ana­lis­ta Will Hut­ton–. Londres le ha ten­di­do la al­fom­bra ro­ja a los chi­nos. Es ab­sur­do que los de­más fa­bri­can­tes de ace­ro ca­rez­can de com­pe­ti­ti­vi­dad por­que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de­ci­de sa­tu­rar el mer­ca- do con pro­duc­tos de ba­jo cos­te pa­ra man­te­ner con­ten­ta a su po­bla­ción y ob­te­ner le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca. El pri­mer mi­nis­tro David Ca­me­ron quie­re ser su me­jor ami­go pa­ra ob­te­ner in­ver­sio­nes, y en la prác­ti­ca ha sa­cri­fi­ca­do los Al­tos Hor­nos a cam­bio de que Pe­kín sea pro­pie­ta­rio de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de reac­to­res nu­clea­res bri­tá­ni­cos”.

Seis de los diez ma­yo­res pro­duc­to­res de ace­ro del mun­do son chi­nos (He­bei, Wuhan, Bao­se­teel, Ans­teel, Sha­gang y Shuo­gang). El país pro­du­jo el año pa­sa­do 803 mi­llo­nes de to­ne­la­das (el 40% del que se fa­bri­có en to­do el pla­ne­ta), y exportó 110 mi­llo­nes. La cri­sis ha es­ta­lla­do aho­ra, pe­ro lle­va­ba cua­tro dé­ca­das ges­tán­do­se. Y aun­que el dum­ping chino es una de las cau­sas in­me­dia­tas, la cul­pa la tie­nen tam­bién la glo­ba­li­za­ción, la aper­tu­ra de nue­vos mer­ca­dos, la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca en Asia, la sa­tu­ra­ción de la ofer­ta, el co­lap­so de los pre­cios y las po­lí­ti­cas in­dus­tria­les (o fal­ta de ellas) del go­bierno bri­tá­ni­co, cu­yos im­pues­tos alas em­pre­sas si­de­rúr­gi­cas son sie­te ve­ces más al­tos que en la me­dia de la UE. A fin de in­cen­ti­var la re­duc­ción de emi­sio­nes de car­bono, Londres ha im­pues­tos unas ta­sas me­dioam­bien­ta­les que han dis­pa­ra­do el cos­te de la ener­gía, tan­to pa­ra los par­ti­cu­la­res co­mo a ni­vel in­dus­trial.

Con pér­di­das de mil mi­llo­nes de eu­ros en el úl­ti­mo ejer­ci­cio, las pers­pec­ti­vas de en­con­trar un com­pra­dor pa­ra Ta­ta Steel (¿los ale­ma­nes de Thys­se­nK­rupp, Li­berty Hou­se, el nor­te­ame­ri­cano Wil­bur Ross?) pa­re­cen re­mo­tas, y eso que en Port Tal­bot es­tán los Al­tos hor­nos in­te­gra­dos más gran­des de Eu­ro­pa, con un puer­to de aguas pro­fun­das ca­paz de co­bi­jar bu­ques mer­can­tes de 170.000 to­ne­la­das, y fá­cil ac­ce­so a la red de au­to­pis­tas. Pe­ro su ac­tual va­lor de mer­ca­do es ce­ro, y los pro­pie­ta­rios de la em­pre­sa in­dia no du­da­rán en de­cla­rar­se en quie­bra sino en­cuen­tran com­pra­dor. De esa ma­ne­ra le pa­sa rían al Es­ta­do el far­do de un fon­do de pen­sio­nes pa­ra 130.000 tra­ba­ja­do­res va­lo­ra­do en 20.000 mi­llo­nes de eu­ros, y con un agu­je­ro de 500 mi­llo­nes que au­men­ta ca­da año.

El ace­ro, en pleno apo­geo in­dus­trial bri­tá­ni­co, lle­gó a dar tra­ba­jo a 320.000 per­so­nas. El Reino Uni­do po­día pre­su­mir de su sec­tor au­to­mo­vi­lís­ti­co, de de­fen­sa, far­ma­céu­ti­co, ae­ro­náu­ti­co, quí­mi­co, elec­tró­ni­co... Pe­ro eso fue an­tes de la lle­ga­da de That­cher, hoy pa­re­ce una re­li­quia del si­glo XX. En los úl­ti­mos cua­ren­ta años ha cam­bia­do el pai­sa­je del país, ya no hay as­ti­lle­ros en Tee­si­de, ha ce­rra­do la úl­ti­ma mi­na de car­bón en Ke­llin­gley (Yorks­hi­re), yhas­ta los tan­ques del ejér­ci­to son fa­bri­ca­dos en Es­pa­ña.

“La gran lo­cu­ra de Mar­ga­ret That­cher fue de­jar una in­dus­tria de tan al­to va­lor es­tra­té­gi­co al al­bur de los mer­ca­dos”, di­ce el ana­lis­ta Tom Broad­hurst. El gran im­pe­rio mer­can­til de an­ta­ño se ha con­ver­ti­do en una­po­ten­cia desegun­door­den. Sus pro­pias em­pre­sas com­pran ace­ro a China, por­que es más ba­ra­to. Los ra­dia­do­res, las la­tas de sopa y los ca­pós de los co­ches ya no se van a fa­bri­car en Port Tal­bot, sino en Guangh­zou. El res­ca­te de T ata S te el cos­ta­ría 2.000 mi­llo­nes de eu­ros, la mi­tad que un por­ta­vio­nes y la quin­ta par­te que un sub­ma­rino nu­clear. Pe­ro el go­bierno no lo va a pa­gar.

La com­pe­ten­cia china, los ele­va­dos im­pues­tos y la fal­ta de ayu­das las­tran el ace­ro bri­tá­ni­co En 1972 la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca bri­tá­ni­ca em­plea­ba a 320.000 per­so­nas, hoy es­tá a pun­to de des­apa­re­cer

CH­RIS RATCLIFFE/BLOOM­BERG

La si­de­rúr­gi­ca que Ta­ta Steel tie­ne en Port Tal­bot, en Gran Bre­ta­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.