Los nue­vos (y no tan nue­vos) lu­ga­res pa­ra­di­sia­cos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Aun­que sor­pren­da, in­clu­so la fia­ble

Ale­ma­nia tie­ne un agu­je­ro: no se pue­den se­cues­trar bie­nes de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta si el tes­ta­fe­rro no es­tá in­ves­ti­ga­do por el mis­mo de­li­to o si no tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les.

El Tax Jus­ti­ce Net­work acu­sa a de­ter­mi­na­das es­truc­tu­ras cor­po­ra­ti­vas co­mo las em­pre­sas Treuhand (o de fi­dei­co­mi­so).“Es­tas fir­mas ha­cen di­fí­cil sa­ber quién es el pro­pie­ta­rio de di­ne­ro en­via­do al ex­te­rior”, ex­pli­can.

En su li­bro Ale­ma­nia, pa­raí­so fis­cal, el in­ves­ti­ga­dor Mar­kus Mein­zer cal­cu­ló que, tan só­lo en 2013, los fon­dos que elu­die­ron el pa­go de im­pues­tos por medio de es­truc­tu­ras co­mo las

Treuhand su­pe­raron los 2 bi­llo­nes de eu­ros.

A su vez, los emer­gen­tes si­guen ofre­cien­do mu­chas op­cio­nes. Gam­bia es­tá lle­gan­do a un acuer­do con fir­mas mul­ti­mi­llo­na­rias de Hong Kong pa­ra mon­tar una gran es­truc­tu­ra offs­ho­re en el país. En el Cáu­ca­so en la ac­tua­li­dad tam­bién hay mu­chas op­cio­nes, en par­ti­cu­lar, el ano­ni­ma­to que ga­ran­ti­zan va­rios paí­ses du­ran­te una dé­ca­da. En Asia, a par­te Ma­cao, des­ta­ca Hong

Kong. To­da­vía no ha fir­ma­do con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les so­bre in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y ade­más per­mi­te el ins­tru­men­to de las ac­cio­nes al por­ta­dor, que cer­ti­fi­can la pro­pie­dad con tan só­lo la po­se­sión fí­si­ca del tí­tu­lo. En cuan­to a Sin­ga­pur, su pa­pel ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años. El país ofre­ce un im­pues­to ba­jí­si­mo so­bre la fac­tu­ra­ción que se ha­ya pro­du­ci­do en el te­rri­to­rio, in­clu­so de for­ma tran­si­to­ria. El FMI es­ti­ma que más del 95% de to­dos los ban­cos co­mer­cia­les en Sin­ga­pur son fi­lia­les de ban­cos ex­tran­je­ros. An­gui­la Bri­tá­ni­ca, te­rri­to­rio in­de­pen­dien­te en el Ca­ri­be, no re­cau­da nin­gu­na cla­se de im­pues­tos o co­mi­sio­nes a in­di­vi­duos y cor­po­ra­cio­nes, sino que co­bra un im­pues­to in­terno de es­ta­bi­li­za­ción de im­por­te mí­ni­mo.

En Orien­te Medio, Lí­bano, de­fien­de con uñas y dien­tes el se­cre­to ban­ca­rio. Fis­cal­men­te Bah­rein no tie­ne ni si­quie­ra im­pues­to so­bre las per­so­nas fí­si­cas y ofre­ce mu­chas op­cio­nes pa­ra la cons­ti­tu­ción de so­cie­da­des fi­du­cia­rias.

El Reino Uni­do tam­po­co es­tá a sal­vo, si se con­si­de­ra la ga­la­xia de is­las re­la­cio­na­das con su ju­ris­dic­ción. En par­ti­cu­lar, no ha im­pul­sa­do la cons­ti­tu­ción de re­gis­tros pú­bli­cos en los que fi­gu­re la iden­ti­dad real del be­ne­fi­cia­rio de so­cie­da­des pan­ta­lla. Las is­las de

Man o de Jer­sey son los lu­ga­res pre­fe­ri­dos por la City de Londres pa­ra lle­var los be­ne­fi­cios fis­ca­les de sus bo­nos corporativos. Las is­las Cai­mán tu­te­lan la pri­va­ci­dad has­ta lo in­ve­ro­sí­mil: hay pe­na de cár­cel pa­ra aque­llas per­so­nas que re­ve­len in­for­ma­ción con­fi­den­cial. Su te­rri­to­rio es pe­que­ño, pe­ro cuen­ta con más de 11.000 fon­dos de in­ver­sión, 200 ban­cos y más de 140 com­pa­ñías fi­du­cia­rias. Los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros re­pre­sen­tan más de la mi­tad del PIB del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.