El cho­llo de la fun­da­ción pa­na­me­ña

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En Pa­na­má cons­tan re­gis­tra­das unas 350.000 In­ter­na­tio­nal Bu­si­ness Com­pa­nies (Ibc), la con­cen­tra­ción más al­ta del mun­do des­pués de Hong Kong y las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas. Bas­tan 1.000 eu­ros y unos po­cos bi­lle­tes más pa­ra pa­gar a los pro­fe­sio­na­les que ha­cen de tes­ta­fe­rro. Y el pun­to más in­tere­san­te es que las ac­cio­nes pue­den ser al por­ta­dor. El due­ño es quién las lle­va en el bol­si­llo. Es el pa­raí­so ideal.

Las Fun­da­cio­nes de In­te­rés Pri­va­do es otra op­ción en au­ge. Gio­van­ni Ca­po­ra­so, ase­sor fis­cal ubi­ca­do en el Ca­ri­be, sos­tie­ne en una guía que “son el me­jor ins­tru­men­to de pla­ni­fi­ca­ción fis­cal y pro­tec­ción del ca­pi­tal exis­ten­te hoy en día”. Y por mu­chas ra­zo­nes. A di­fe­ren­cia de Liech­tens­tein, la le­gis­la­ción no exi­ge la na­cio­na­li­dad pa­na­me­ña pa­ra ser miem­bro de con­se­jo. Tam­po­co exi­ge una apor­ta­ción mí­ni­ma de ca­pi­tal (7.800 eu­ros) an­te­rior a la cons­ti­tu­ción de la mis­ma. Los cos­tes de cons­ti­tu­ción son de 2.200 eu­ros.

En Pa­na­má el fun­da­dor de la mis­ma no es­tá obli­ga­do a trans­fe­rir el tí­tu­lo de la pro­pie­dad a nom­bre de un ges­tor ( trus­tee). Es­te or­ga­nis­mo no tie­ne so­cios ni ac­cio­nis­tas, pe­ro pue­de ser, a su vez due­ño de ac­cio­nes de una o más so­cie­da­des y dis­tri­buir los di­vi­den­dos en­tre los be­ne­fi­cia­rios de la fun­da­ción. El ob­je­ti­vo de la fun­da­ción no tie­ne que ser lu­cra­ti­vo, pe­ro en la prác­ti­ca no su­po­ne un pro­ble­ma, por­que se pue­den po­ner “fi­na­li­da­des edu­ca­ti­vas, fa­mi­lia­res o de asis­ten­cia” y se to­le­ran ac­ti­vi­da­des co­la­te­ra­les de ti­po co­mer­cial. La fun­da­ción de in­te­rés pri­va­do so­bre­vi­ve a la muer­te de su crea­dor, con lo que es un ins­tru­men­to ideal pa­ra pla­ni­fi­ca­ción pa­tri­mo­nial y tes­ta­men­ta­ria. Es­ta fór­mu­la per­mi­te, por ejem­plo, evi­tar el pa­go de los im­pues­tos de su­ce­sión. Co­mo se pue­de lle­var a ca­bo una efec­ti­va se­pa­ra­ción de bie­nes, la fun­da­ción pa­na­me­ña en nin­gún ca­so se­rá res­pon­sa­ble o de­be­rá res­pon­der de las obli­ga­cio­nes per­so­na­les del fun­da­dor o de sus be­ne­fi­cia­rios y vi­ce­ver­sa. Por ejem­plo, no se po­drán con­fis­car ni se­cues­trar en vía ju­di­cial di­chos bie­nes en ca­so de li­ti­gios per­so­na­les que in­vo­lu­cren a su ti­tu­lar.

“Hay se­cre­to ab­so­lu­to. To­do el pa­tri­mo­nio y los bie­nes apor­ta­dos per­te­ne­cen a la fun­da­ción y to­dos los em­plea­dos, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos que co­noz­can la ac­ti­vi­dad de es­te or­ga­nis­mo de­ben man­te­ner la con­fi­den­cia­li­dad”, re­cuer­da Ca­po­ra­so. Quién rom­pe es­ta re­gla es­tá su­je­to a una san­ción de seis me­ses de cár­cel y una mul­ta de 43.000 eu­ros, ade­más de los da­ños ci­vi­les que pue­dan sur­gir. Los be­ne­fi­cia­rios no apa­re­cen en el ac­to de fun­da­ción, sino en un do­cu­men­to se­pa­ra­do y se­cre­to, de­no­mi­na­do Re­gla­men­to que no se ins­cri­be en el re­gis­tro pú­bli­co de Pa­na­má. Tam­po­co se pi­de pre­sen­tar una re­la­ción so­bre la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra a las au­to­ri­da­des. Si los bie­nes del pa­tri­mo­nio es­tán ubi­ca­dos fue­ra de Pa­na­má, hay una exen­ción to­tal de im­pues­tos so­bre ren­tas del ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.