Por una eco­no­mía so­cial más ra­cio­nal

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - FRAN­CESC RA­VEN­TÓS

Pa­la­bras del mo­men­to: ines­ta­bi­li­dad, tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras, China, de­fla­ción, cam­bio po­lí­ti­co, te­mor. Al­gu­nas vo­ces au­to­ri­za­das anun­cian que se acer­ca una nue­va re­ce­sión. Hay in­quie­tud so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to, au­men­ta la aver­sión al ries­go y la eco­no­mía su­fre. ¿Có­mo sa­lir? Ha­ce fal­ta de­vol­ver el sen­ti­do co­mún a la eco­no­mía e im­pul­sar una eco­no­mía so­cial más ra­cio­nal.

En el año 2008 es­ta­lla­ron las bur­bu­jas ge­ne­ra­das por el sis­te­ma eco­nó­mi­co. Fue la con­fir­ma­ción de un cre­ci­mien­to ar­ti­fi­cial in­sos­te­ni­ble. Era un avi­so, con ca­te­go­ría de tsu­na­mi, que se te­nía que cam­biar el mo­de­lo eco­nó­mi­co. Se apli­có ci­ru­gía es­té­ti­ca, pe­ro tan pron­to co­mo la si­tua­ción pa­re­ció con­tro­la­da, se ol­vi­dó el avi­so, y se con­ti­nuó co­mo siem­pre.

Los ban­cos cen­tra­les com­ba- tie­ron la cri­sis ver­tien­do al mer­ca­do can­ti­da­des ma­si­vas de di­ne­ro. Só­lo ha­ce unas se­ma­nas Ma­rio Drag­hi y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo han sor­pren­di­do con un con­si­de­ra­ble au­men­to de la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va. A pe­sar de tan­to di­ne­ro a cos­te ce­ro y des­pués de sie­te años de du­ras me­di­das li­be­ra­li­za­do­ras apli­ca­das por los go­bier­nos, la eco­no­mía es­tá en­vian­do­sig­nos in­quie­tan­tes. Pa­re­ce cla­ro que las po­lí­ti­cas que se han apli­ca­do han to­ca­do te­cho y no han con­se­gui­do que la eco­no­mía crez­ca. Lo han pro­ba­do to­do y prác­ti­ca­men­te han ago­ta­do la ca­ja de he­rra­mien­tas de que dis­po­nían, in­clu­so fi­jan­do unin­te­rés ne-

Des­pués de tan­to in­sis­tir en la aus­te­ri­dad, las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les re­cla­man aho­ra a los go­bier­nos po­lí­ti­cas de cre­ci­mien­to

ga­ti­vo en los de­pó­si­tos ban­ca­rios.

¿Có­mo es po­si­ble que no aca­be de fun­cio­nar una eco­no­mía que dis­po­ne de fa­ci­li­dad cre­di­ti­cia sin lí­mi­te y a cos­te ce­ro, ener­gía y ma­te­rias pri­mas ba­ra­tas, re­cur­sos hu­ma­nos ocio­sos y una in­fi­ni­ta de­man­da in­sa­tis­fe­cha? Las ra­zo­nes ha­ce fal­ta bus­car­las en las po­lí­ti­cas apli­ca­das y en la des­con­fian­za que ha ge­ne­ra­do el ba­sar el cre­ci­mien­to en un sis­te­ma fi­nan­cie­ro al­ta­men­te es­pe­cu­la­ti­vo y no en la eco­no­mía pro­duc­ti­va. Se ha crea­do mu­cha ri­que­za fic­ti­cia re­co­no­ci­da en sim­ples apuntes con­ta­bles, y en tí­tu­los y de­re­chos que no co­rres­pon­den a nin­gu­na reali­dad, que só­lo tie­nen va­lor, mien­tras al­guien les quie­ra ad­qui­rir, sino se con­vier­ten en pa­pe­les mo­ja­dos.

Pa­ra ac­ti­var la eco­no­mía ha­ce fal­ta de­man­da agre­ga­da su­fi­cien­te, de­man­da real que es­tá li­mi­ta­da por la con­ti­nua pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo de las cla­ses me­dias y po­pu­la­res de­bi­do a una de­sigual­dad cre­cien­te, lo que da lu­gar a una so­bre ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción con los co­rres­pon­dien­tes pro­ble­mas que de­ri­van.

Des­pués de tan­to in­sis­tir en la aus­te­ri­dad y los re­cor­tes, al cons­ta­tar­se el fra­ca­so, las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les OCDE, FMI, BCE y otros re­cla­man aho­ra a los go­bier­nos po­lí­ti­cas de cre­ci­mien­to, es­pe­cial­men­te in­ver­sión pú­bli­ca y dis­mi­nu­ción de la pre­sión fis­cal. Pe­roel ni­vel deen­deu­da­mien­to­de los Es­ta­dos es tan ele­va­do que dis- po­nen de bien po­co mar­gen de ma­nio­bra­pa­ra­ac­tuar ylos ha­ce al­ta­men­te vul­ne­ra­bles si se en­tra­ra en una nue­va re­ce­sión.

El an­ti­guo pre­si­den­te del Bun­des­bank, Axel We­ber, ya aler­tó en Da­vo­sel año2013de­que­las ac­tua­les po­lí­ti­cas só­lo son una hui­da ade­lan­te. “Sa­lir de la cri­sis ha­cien­do el pro­ble­ma ma­yor no fun­cio­na­rá”. “Los ban­cos cen­tra­les con su plan de es­tí­mu­los pue­den com­prar tiem­po, pe­ro no so­lu­cio­nar el pro­ble­ma”. “Es­ta­mos vi­vien­do a car­go de las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”.

Vis­ta la reali­dad ac­tual no hay más re­me­dio que vol­ver a apli­car el sen­ti­do co­mún a la eco­no­mía, unae­co­no­mía­so­cial­queal­ser­más ra­cio­nal per­mi­ta re­cu­pe­rar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos.

Te­ne­mos que de­vol­ver a un sis­te­ma eco­nó­mi­co que ten­ga co­mo ob­je­ti­vo cu­brir las ne­ce­si­da­des reales de la so­cie­dad. Una eco­no­mía en la que se pre­mie la crea­ti­vi­dad, el ta­len­to y el es­fuer­zo; en la que la edu­ca­ción y el co­no­ci­mien­to son la esen­cia de la so­cie­dad; que los be­ne­fi­cios del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se dis­tri­bu­yan equi­ta­ti­va­men­te; en la que se apli­que un ti­po de in­te­rés ra­zo­na­ble tan al cré­di­to que­pi­den las em­pre­sas co­mo al aho­rro de los ciu­da­da­nos. En la que los que crean ri­que­za real yem­pleoob­ten­ga­nun­be­ne­fi­cio. En la que se li­mi­ten las es­can­da­lo­sas di­fe­ren­cias sa­la­ria­les; en la que la fiscalidad sea pro­gre­si­va y, por lo tan­to, con­tri­bu­yen más los que más tie­nen o más ga­nan y se co­rri­jan así las gran­des de­sigual­da­des so­cia­les.

Tie­ne que ser una eco­no­mía pro­duc­ti­va ba­sa­da en el li­bre mer­ca­do, en la sos­te­ni­bi­li­dad, un con­su­mo res­pon­sa­ble, la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, la com­pe­ti­ti­vi­dad en un mun­do glo­bal. Un­sis­te­ma en el que los es­ta­dos de­mo­crá­ti­cos de­fien­den el in­te­rés ge­ne­ral y po­nen lí­mi­tes a la es­pe­cu­la­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, el cual se tie­ne que cen­trar en ser un ins­tru­men­to de apo­yo a las em­pre­sas y fa­mi­lias.

La de­man­da es­tá li­mi­ta­da por la con­ti­nua pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo de las cla­ses me­dias y po­pu­la­res de­bi­do a la de­sigual­dad cre­cien­te”

BO­RIS ROESSLER / EFE

Só­lo ha­ce unas se­ma­nas Drag­hi y el BCE sor­pren­die­ron con un con­si­de­ra­ble au­men­to de la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.