La re­vo­lu­ción de la ro­pa in­te­rior

An­drés Sardá fue el pri­me­ro en re­cha­zar los cri­te­rios ca­si or­to­pé­di­cos y dar­le un pun­to de mo­da a la len­ce­ría

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN - Mar­ga­ri­ta Puig

La his­to­ria de An­drés Sardá arran­có ha­ce 54 años cuan­do es­te vi­sio­na­rio se pro­pu­so re­vo­lu­cio­nar el sec­tor de la len­ce­ría. En los años 60 se ocu­pó de la ima­gen de la mar­ca de un mo­do ob­se­si­vo has­ta el pun­to de con­tra­tar en­ton­ces a los fo­tó­gra­fos es­tre­lla de Eu­ro­pa. Era in­ha­bi­tual en esa épo­ca, pe­ro es­tá cla­ro que fun­cio­nó. An­drés Sardá no só­lo que­ría pro­por­cio­nar un pro­duc­to ex­qui­si­to que unie­ra len­ce­ría, mo­da e in­no­va­ción sino que ade­más que­ría trans­mi­tir­lo y lo con­si­guió.

Con la in­cor­po­ra­ción de in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas co­mo el uso del te­flón, nai­lon y li­cra y un pa­tro­na­je muy es­tu­dia­do, la em­pre­sa fun­da­da en 1962 (en 1980 co­mo mar­ca) se po­si­cio­nó rá­pi­da­men­te co­mo una de las fir­mas es­pe­cia­li­za­das más re­co­no­ci­das en to­do el mun­do. En un mo­men­to en que las pie­zas de ro­pa ín­ti­ma se fa­bri­ca­ban con cri­te­rios de fun­cio­na­li­dad ca­si or­to­pé­di­ca y en que la es­té­ti­ca ape­nas con­ta­ba. Sardá apos­tó por la co­mo­di­dad y la sen­sua­li­dad. Con es­ta nue­va vi­sión, en 1965 co­men­za­ron las ex­por­ta­cio­nes a Fran­cia con clien­tes co­mo las Ga­le­rías La­fa­yet­te y Prin­temps. En los se­ten­ta am­plió ese nue­vo en­fo­que a las pie­zas de ba­ño y en 1995 Nu­ria Sardá, se in­cor­po­ró al equi­po de di­se­ño di­ri­gi­do pa­ra apor­tar una vi­sión re­ju­ve­ne­ci­da.

La com­pra en el 2008 de Eu­ro­cor­set S.A., pro­pie­ta­rio de la mar­ca An­drés Sardá, por el gru­po bel­ga Van de Vel­de se reali­zó, con la con­di­ción de que la fa­mi­lia Sardá si­guie­ra in­vo­lu­cra­da y que se man­ten­dría la se­de de las ope­ra­cio­nes en Bar­ce­lo­na. Cua­tro de los sie­te hi­jos del fun­da­dor (Nu­ria en la crea­ción; Mi­guel, en desa­rro­llo de pro­duc­to; Ele­na, co­mo in­ge­nie­ro de te­ji­dos y Alberto, en el desa­rro­llo co­mer­cial) si­guen im­pul­san­do hoy es­ta mar­ca con los mis­mos va­lo­res. Po­nien­do, co­mo siem­pre, es­pe­cial aten­ción en la elec­ción de los ma­te­ria­les pa­ra po­der per­mi­tir­se que la mu­jer se sien­ta fa­vo­re­ci­da con pren­das sin aros, ya que el tejido y el patrón mo­de­lan por com­ple­to su cuer­po con na­tu­ra­li­dad.

La mar­ca dis­po­ne de una tien­da pro­pia ubi­ca­da en Madrid, en la ca­lle de Don Ra­món de la Cruz, y más de 400 pun­tos de ven­ta mul­ti­mar­ca, con una ma­yor pre­sen­cia en Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Es­pa­ña y Fran­cia.

El gru­po bel­ga Van de Vel­de, que ope­ra tam­bién con las mar­cas Ma­rie Jo y Pri­maDon­na, fi­na­li­zó el ejer­ci­cio an­te­rior con un be­ne­fi­cio re­cu­rren­te de 41 mi­llo­nes de eu­ros, un 20,7% más que en el 2014. Van de Vel­de al­can­zó una ci­fra de ne­go­cio de 209 mi­llo­nes de eu­ros, un 5,4% más que un año an­tes, con un au- men­to de ven­tas en la len­ce­ría y mo­da de ba­ño. Es­tos pro­duc­tos fue­ron los que ti­ra­ron de los re­sul­ta­dos del gru­po, que tam­bién ex­pe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to del 5,7% en sus ven­tas en el canal mul­ti­mar­ca. Por lo que res­pec­ta a An­drés Sardá, que pre­ci­sa­men­te el año pa­sa­do re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de di­se­ño de Mo­da, la fir­ma ha cre­ci­do des­de el ajus­te de pre­cios pa­ra la co­lec­ción de len­ce­ría y se es­pe­ra que es­te año la fir­ma co­ja el rit­mo que el gru­po Van de Vel­de es­pe­ra de ella.

En 1965 la fir­ma ya co­men­zó a ex­por­tar a Fran­cia con clien­tes co­mo las Ga­le­rías La­fa­yet­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.