Es­pa­ña y el fu­tu­ro del tra­ba­jo

Mo­li­nas y Gar­cía Pe­rea avi­san del os­cu­ro pa­no­ra­ma glo­bal y piden re­for­mas de ca­la­do

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

El fu­tu­ro del tra­ba­jo es­tá a de­ba­te en to­do el mun­do y las pre­vi­sio­nes no son lu­mi­no­sas. Si a ese de­ba­te se le aña­de la pa­la­bra Es­pa­ña, la cues­tión to­ma tin­tes dra­má­ti­cos. Y la ur­gen­cia de cam­bios se mul­ti­pli­ca. Y a ana­li­zar la pre­ca­ria si­tua­ción del em­pleo en Es­pa­ña y a pro­po­ner ca­mi­nos de sa­li­da de­di­can los eco­no­mis­tas Cé­sar Mo­li­nas y Pi­lar Gar­cía Pe­rea el en­sa­yo Po­ner fin al des­em­pleo. ¿Que­re­mos?

¿Po­dre­mos? Un li­bro que par­te de las tur­bu­len­cias que vi­ve hoy el em­pleo en el mun­do pa­ra ana­li­zar des­pués los con­di­cio­nan­tes y de­ci­sio­nes que han he­cho que Es­pa­ña sea “una aberración en ma­te­ria de des­em­pleo y pre­ca­rie­dad la­bo­ral”. Pa­ra aca­bar ha­blan­do de las re­for­mas que de­ben aco­me­ter­se en el mer­ca­do de tra­ba­jo es­pa­ñol pe­ro, tam­bién, en su sis­te­ma edu­ca­ti­vo, una má­qui­na de ge­ne­rar pa­ra­dos con de­ma­sia­da po­bla­ción so­bre­cua­li­fi­ca­da e in­fra­cua­li­fi­ca­da y con una uni­ver­si­dad “ejem­plo ex­tre­mo de to­do lo ma­lo que pue­de ocu­rrir en una ins­ti­tu­ción cuan­do se le da au­to­no­mía y no se exi­ge ren­di­ción de cuen­tas”.

Aú­na­sí, las com­pli­ca­cio­nes no son só­lo pa­ra Es­pa­ña. Los mer­ca­dos de tra­ba­jo de to­do el mun­do, di­cen, ex­pe­ri­men­tan pro­ce­sos de cam­bio de gran pro­fun­di­dad. Por un la­do, el en­ve­je­ci­mien­to de las so­cie­da­des. Una de­mo­gra­fía jo­ven y di­ná­mi­ca es­ti­mu­la el cre­ci­mien­toy al re­vés. En ese sen­ti­do, la de­fla­ción ac­tual se­ría con­se­cuen­cia de ese cam­bio y su re­me­dio ten­dría que ver más con cam­bios tri­bu­ta­rios –al­tos im­pues­tos de su­ce­sio­nes pe­ro no de do­na­cio­nes in­ter vi­vos pa­ra que el di­ne­ro lle­gue a gen­te más jo­ven– que con la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Lue­go es­tá la glo­ba­li­za­ción, que cau­sa una sen­sa­ción de ries­go di­fu­so que po­ne a la so­cie­dad a la de­fen­si­va y au­men­ta los efec­tos de­fla­cio­na­rios del en­ve­je­ci­mien­to. Ha crea­do mu­chos per­de­do­res en­tre los tra­ba­ja­do­res me­nos cua­li­fi­ca­dos y ha he­cho que ca­da vez cues­te más re­cu­pe­rar el em­pleo en las re­ce­sio­nes. Y a eso se le su­ma la di­gi­ta­li­za­ción yla ace­le­ra­ción del cam­bio tec­no­ló­gi­co. La des­apa­ri­ción de tra­ba­jos ru­ti­na­rios se ace­le­ra y las pro­fe­sio­nes que que­den ten­drán al­gún com­po­nen­te de crea­ti­vi­dad, que de­be es­ti­mu­lar la es­cue­la. Pe­ro ade­más, si la eco­no­mía analó­gi­ca ten­día a re­par­tir, la eco­no­mía di­gi­tal es de­cam­peo­nes: el ga­na­dor­se­lo lle­va to­do. Ge­ne­ra de­sigual­dad de ma­ne­ra muy in­ten­sa.

Ya en el pro­ble­ma es­pa­ñol, ofre- cen da­tos ano­na­dan­tes. Las ta­sas de em­pleo en 2014 en EE.UU. y Es­pa­ña mues­tran, di­cen, pla­ne­tas di­fe­ren­tes: un 39% en Es­pa­ña y un 60% en EE.UU.. En 2014 el em­pleo en Es­pa­ña, de 17,6 mi­llo­nes, era aún el 85% de an­tes de la cri­sis. EnEE.UU. ya era el 100%. Si se ha­cen las re­for­mas ne­ce­sa­rias es pro­ba­ble que ha­ga fal­ta una dé­ca­da pa­ra re­cu­pe­rar los 20,7 mi­llo­nes de ocu­pa­dos de la Es­pa­ña del 2008. Mu­cho pa­ro pe­ro ade­más una enor­me tem­po­ra­li­dad con enor­mes cos­tes pa­ra la econo- mía por­que obs­ta­cu­li­za la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano.

Y to­do eso par­te, se­ña­lan, del prin­ci­pio de prohi­bi­do des­pe­dir que se acu­ñó en el fran­quis­mo pa­ra lo­grar la paz so­cial. Y que si­guió en la Tran­si­ción y la de­mo­cra­cia con la do­ta­ción a los con­ve­nios co­lec­ti­vos de fuer­za le­gal, con ge­ne­ro­sas pre­ju­bi­la­cio­nes o con re­for­mas que só­lo fle­xi­bi­li­za­ban las con­di­cio­nes de los nue­vos tra­ba­ja­do­res que han ge­ne­ran­do un mer­ca­do de in­si­ders con mu­chos de­re­chos y out­si­ders con po­cos. Hoy, di­cen, tres cuar­tas par­tes del des­em­pleo es­pa­ñol res­pon­den a cau­sas es­truc­tu­ra­les. Hay que cam­biar le­yes pa­ra re­du­cir­lo.

Así, pro­po­nen, hay que re­du­cir el ex­ce­si­vo ac­ti­vis­mo ju­di­cial, sin pa­ra­le­lo en Eu­ro­pa, po­ten­ciar la negociación co­lec­ti­va a ni­vel de em­pre­sa, de­di­car la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do a for­ma­ción y ayu­da pa­ra la bús­que­da de un nue­vo em­pleo y re­for­mar los ser­vi­cios pú­bli­cos de em­pleo pa­ra dar más im­por­tan­cia a la in­ter­me­dia­ción y la for­ma­ción y me­nos a los sub­si­dios. En cuan­to a la edu­ca­ción, se­ña­lan, de­be fa­vo­re­cer las com­pe­ten­cias no cog­ni­ti­vas –em­pa­tía, cu­rio­si­dad, au­to­es­ti­ma, mo­ti­va­ción, ini­cia­ti­va–, que son ci­mien­tos de la crea­ti­vi­dad y la ver­sa­ti­li­dad, lo que más ha­rá fal­ta. Pe­ro tam­bién im­pul­sar las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas bá­si­cas y ofre­cer la po­si­bi­li­dad de una lar­ga for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca. De he­cho, piden po­ten­ciar la for­ma­ción pro­fe­sio­nal dual, la que me­jor ga­ran­ti­za la em­plea­bi­li­dad. En­lau­ni­ver­si­dad, quie­ren más me­ri­to­cra­cia y com­pe­ten­cia.

LLIBERT TEIXIDÓ

Los au­to­res piden ser­vi­cios pú­bli­cos de em­pleo que den más im­por­tan­cia a la in­ter­me­dia­ción y la for­ma­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.