Los irra­cio­na­les ti­pos ne­ga­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

Lae­xis­ten­cia de ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos es una ano­ma­lía his­tó­ri­ca que de­no­ta el fra­ca­so de la ac­tua­ción de los ban­cos cen­tra­les. El BCE co­bra a los ban­cos un 0,4% por las can­ti­da­des de­po­si­ta­das en la en­ti­dad. Los ban­cos no tar­da­rán en tras­la­dar ese cos­te a sus clien­tes, em­pe­zan­do por los clien­tes ins­ti­tu­cio­na­les.

Los es­ta­dos, pe­se a ha­ber in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te su en­deu­da­mien­to, no só­lo no se ve­no­bli­ga­dos a pa­gar unin­te­rés ma­yor­po­re­mi­tir nue­vos bo­nos, sino que in­clu­so los in­ver­so­res tie­nen que pa­gar­les por com­prar­los. Los ti­pos ne­ga­ti­vos en los bo­nos so­be­ra­nos se han ge­ne­ra­li­za­do: en bo­nos ale­ma­nes has­ta ven­ci­mien­tos de nue­ve años; en los aus­tría­cos, bel­gas y fin­lan­de­ses has­ta ven­ci­mien­tos de sie­te años. El mer­ca­do de bo­nos so­be­ra­nos se ha con­ver­ti­do en un mer­ca­do to­tal­men­te in­ter­ve­ni­do, sin que el ti­po de in­te­rés que pro­por­cio­na un bono de cual­quier Te­so­ro re­fle­je el ries­go in­he­ren­te a la in­ver­sión.

Es­tos ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos no se de­ben a la li­bre con­fluen­cia de ofer­ta y de­man­da, sino que es­tán mo­ti­va­dos por la agre­si­va po­lí­ti­ca del BCE en­ca­mi­na­da a lo­grar una in­fla­ción cer­ca­na pe­ro in­fe­rior al 2%. Con las me­di­das adop­ta­das has­ta la fe­cha no lo con­se­gui­rá. El pro­ble­ma de la eco­no­mía eu­ro­pea no es de li­qui­dez.

LOS PRE­CIOS

La in­fla­ción re­co­ge la va­ria­ción de pre­cios de una ces­ta de la com­pra pre­de­ter­mi­na­da en un mes res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior. Di­cha ces­ta pre­ten­de­se­run re­fle­jo del gas­to medio del con­jun­to de ho­ga­res de una eco­no­mía. Tra­di­cio­nal­men­te los ban­cos cen­tra­les han lu­cha­do con­tra ni­ve­les ele­va­dos de la in­fla­ción. La subida ge­ne­ra­li­za­da de pre­cios pro­vo­ca un em­po­bre­ci­mien­to de la ma­yor par­te de la po­bla­ción y una pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal de los pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en di­cha eco­no­mía. Cuan­do exis­te un ries­go cier­to de in­fla­ción los ban­cos cen­tra­les suben los ti­pos de in­te­rés.

Ac­tual­men­te asis­ti­mos a una si­tua­ción iné­di­ta, en la que los ni­ve­les de in­fla­ción son ne­ga­ti­vos a ni­vel eu­ro­peo (-0,2%), es de­cir, los pre­cios me­di­dos a tra­vés del Ín­di­ce de Pre­cios al Con­su­mo (IPC) ba­jan. Es­ta si­tua­ción ni es ne­ce­sa­ria­men­te ma­la en sí mis­ma, ni in­di­ca que exis­ta pe­li­gro de de­fla­ción. Se de­no­mi­na de­fla­ción a la ba­ja­da con­ti­nua­da y ge­ne­ra­li­za­da de pre­cios. Se con­si­de­ra que es no­ci­va por­que an­te una si­tua­ción de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, los con­su­mi­do­res y los in­ver­so­res di­fe­ri­rán sus de­ci­sio­nes de con­su­mo o in­ver­sión an­te la pre­vi­sión de que los pre­cios des­cen­de­rán con­ti­nua­men­te, pro­vo­can­do una caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Ape­sar de que las ta­sas de in­fla­ción es­pa­ño­la y eu­ro­pea sean ne­ga­ti­vas ac­tual­men­te, es ab­sur­do ha­blar de de­fla­ción. De no ser por la brus­ca caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo en el úl­ti­mo año, la in­fla­ción se si­tua­ría en ni­ve­les po­si­ti­vos. En­tre los 90 com­po­nen­tes del IPC, la caí­da de pre­cios se con­cen­tra en los sec­to­res muy vin­cu­la­dos con el pre­cio del pe­tró­leo co­mo trans­por­te, elec­tri­ci­dad o gas. Pa­ra que la in­fla­ción si­ga en ni­ve­les ne­ga­ti­vos a lo lar­go del tiem­po, se­ría ne­ce­sa­rio que el pre­cio del pe­tró­leo si­guie­ra ba­jan­do de for­ma per­ma­nen­te. Sim­ple­men­te con que se man­ten­ga en los ni­ve­les ac­tua­les, al ca­bo de un año de­ja­rá de dre­nar al ni­vel de la in­fla­ción. Cual­quier subida des­de los ni­ve­les más ba­jos pro­vo­ca­rá in­fla­ción al ca­bo de un año, al com­pa­rar con los ni­ve­les exis­ten­tes un año an­tes.

Es di­fí­cil en­ten­der que la caí­da de la in­fla­ción mo­ti­va­da por un des­cen­so acu­sa­do de los pre­cios de pro­duc­tos im­por­ta­dos co­mo las ma­te­rias pri­mas y el pe­tró­leo su­pon­ga un pro­ble­ma. De he­cho, pro­por­cio­na unaho­rro sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra con­su­mi­do­res y em­pre­sas que ven re­du­cir sus cos­tes de tal ma­ne­ra que in­clu­so re­du­cien­do los pre­cios deven­ta desus pro­duc­tos o ser­vi­cios pue­den man­te­ner o in­clu­so in­cre­men­tar sus már­ge­nes, fa­vo­re­cien­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Drag­hi ha ma­ni­fes­ta­do re­pe­ti­da­men­te que el BCE­se­gui­rá adop­tan­do me­di­das has­ta lo­grar su ob­je­ti­vo de in­fla­ción, lle­gan­do a ma­ni­fes­tar que sus he­rra­mien­tas son ca­si ili­mi­ta­das. La in­yec­ción de di­ne­ro por par­te del BCE no es­tá ge­ne­ran­do in­fla­ción y sí crean­do una de­pen­den­cia en­fer­mi­za de la li­qui­dez del BCE. La re­ti­ra­da de los es­tí­mu­los ac­tua­les, cuan­do la in­fla­ción re­pun­te, crea­rá se­rios pro­ble­mas por la adic­ción de es­ta­dos, ban­cos y em­pre­sas a di­ne­ro abun­dan­te y ti­pos muy ba­jos o in­clu­so nu­los. No­se acos­tum­bre a es­tos ti­pos de in­te­rés: son irra­cio­na­les y tem­po­ra­les.

La in­yec­ción de eu­ros no ge­ne­ra in­fla­ción y crea una de­pen­den­cia en­fer­mi­za de la li­qui­dez del BCE

JE­SÚS SÁN­CHEZ QUI­ÑO­NES CON­SE­JE­RO EJE­CU­TI­VO DE REN­TA 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.