Un du­ro cam­bio de iden­ti­dad

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

Es­tas pres­crip­cio­nes, ad­vier­te Bo­land, no tie­nen que ver úni­ca­men­te con la ad­qui­si­ción de nue­vas ha­bi­li­da­des, sino con una trans­for­ma­ción de la per­so­na­li­dad de los pa­ra­dos que les per­mi­ta desen­vol­ver­se me­jor en la nue­va si­tua­ción. Lo que se les so­li­ci­ta es que cam­bien su iden­ti­dad, que no es tan sen­ci­llo, ni tan ino­cuo. Si el mer­ca­do de tra­ba­jo fue­ra úni­ca­men­te un es­pa­cio en el que la ofer­ta y la de­man­da se en­con­tra­sen, se­ña­la Bo­land, el éxi­to o el fra­ca­so de las per­so­nas con­cre­tas se­ría al­go im­per­so­nal. Sin em­bar­go, cuan­do se le re­vis­te de ri­be­tes ac­to­ra­les y se se­ña­lan las ha­bi­li­da­des ca­si tea­tra­les co­mo im­pres­cin­di­bles, el pro­ce­so de se­lec­ción se con­vier­te en al­go que se­ña­la pro­fun­da­men­te al in­di­vi­duo co­mo cau­san­te de sus pro­pios ma­les. Las con­se­cuen­cias sub­je­ti­vas de los pe­rio­dos de des­em­pleo pro­lon­ga­do, que son bien co­no­ci­das, se agra­van por los dis­cur­sos que ha­cen hin­ca­pié en la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual. Le­jos de ayu­dar y de em­po­de­rar al des­em­plea­do, pue­den ser psi­co­ló­gi­ca­men­te per­ju­di­cia­les, y ello sin con­tar con el ni­vel de exi­gen­cia ex­ce­si­vo que su­po­ne la de­man­da de una rein­ven­ción con­ti­nua de las per­so­nas que se ha­llan en ma­la si­tua­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.