“No es­ta­mos al bor­de de otra cri­sis”

JOSÉ VI­ÑALS Pa­ra el con­se­je­ro fi­nan­cie­ro del FMI, el pro­ble­ma aho­ra es la po­si­bi­li­dad de un cre­ci­mien­to muy ba­jo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - A. Ro­bin­son

Tras la sa­li­da del eco­no­mis­ta je­fe del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Oli­vier Blan­chard, su ex pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts, José Vi­ñals, pue­de ser la voz más au­to­ri­ta­ria del equi­po téc­ni­co del Fon­do. Va­len­ciano, de 61 años, Vi­ñals ha ges­tio­na­do el im­por- tan­te de­par­ta­men­to mo­ne­ta­rio des­de su lle­ga­da al fon­do en el 2009, en plena vo­rá­gi­ne eco­nó­mi­ca y ban­ca­ria. Pe­se a las ad­ver­ten­cias so­bre po­si­bles “per­tur­ba­cio­nes en el mer­ca­do glo­bal” y el “es­tan­ca­mien­to fi­nan­cie­ro y eco­nó­mi­co”, que­da cla­ro ha­blan­do con Vi­ñals que to­do es re­la­ti­vo pa­ra el ges­tor de la eco­no­mía glo­bal en tiem­pos de cri­sis. A pe­sar de los ries­gos ac­tua­les, “duer­mo mu­cho me­jor aho­ra que en el

2009”, di­jo al ini­cio de es­ta en­tre­vis­ta .

Da­ba la sen­sa­ción ha­ce un año que sa­lía­mos de ese te­rri­to­rio ex­tra­ño de ti­pos de in­te­rés ce­ro. ¡Aho­ra es­ta­mos ha­blan­do de ti­pos ne­ga­ti­vos! ¡Pa­gar a la gen­te por en­deu­dar­se! Y es­te gi­ro pa­re­ce ser el re­sul­ta­do de aque­llos ba­ta­ca­zos en los mer­ca­dos en enero. ¿Es­táis de­ján­doos lle­var por mer­ca­dos ci­clo­tí­mi­cos?

Los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos se vie­nen uti­li­zan­do, en Eu­ro­pa, des­de me­dia­dos del 2014, mu­cho an­tes de la tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra de co­mien­zos de año. Son una par­te, qui­zás la más cho­can­te, de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias no con­ven­cio­na­les de los ban­cos cen­tra­les. Pe­ro no tie­nen que ver con los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, sino con que los ban­cos cen­tra­les pien­san que los ries­gos a la baja de la in­fla­ción son ma­yo­res de lo que eran. Sin es­tas po­lí­ti­cas hu­bié­ra­mos es­ta­do en una si­tua­ción te­rri­ble. La gran re­ce­sión hu­bie­ra si­do una gran de­pre­sión.

Pe­ro to­do es­to –y el pa­no­ra­ma arries­ga­do que aún di­bu­jáis en vues­tro análisis– se de­be al com­por­ta­mien­to del sec­tor fi­nan­cie­ro y los mer­ca­dos. Y da la sen­sa­ción que las po­lí­ti­cas que os es­tás vien­do for­za­dos a adop­tar pue­den es­tar ali­men­ta­do a la mis­ma bes­tia, ¿no?

No va­mos de­trás de los mer­ca­dos. En to­do ca­so, no creo que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no sean la raíz del pro­ble­ma. Los mer­ca­dos ac­túan en fun­ción de lo que per­ci­ben, como los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y có­mo los go­bier­nos los es­tán abor­dan­do. Y lo que vie­ron en enero no les gus­tó. La des­ace­le­ra­ción chi­na. La caí­da bru­tal del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas. El Bre­xit. Los re­fu­gia­dos. Los aten­ta­dos te­rro­ris­tas. Lo vie­ron y di­je­ron. ¡Arrgh! ¡Ven­de­mos! Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros nos re­cor­da­ron en enero y fe­bre­ro que ha­bían pro­ble­mas no re­suel­tos.

¿Pe­ro, al pos­ter­gar la nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria no po­déis es­tar abo­nan­do el te­rreno pa­ra otra cri­sis?

No, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­tá tra­tan­do de li­diar con la cri­sis ac­tual. Cuan­do la eco­no­mía se re­cu­pe­re, los ti­pos de in­te­rés em­pe­za­rán a su­bir. Veo los prin­ci­pa­les pro­ble­mas en otros si­tios, como ha­cer fren­te en el fu­tu­ro al ele­va­do en­deu­da­mien­to del sec­tor pú­bli­co.

La de­ci­sión de la Re­ser­va Fe­de­ral de EE.UU. de fre­nar su plan de ir su­bien­do ti­pos se de­be a la preo­cu­pa­ción por la subida del dó­lar?

Yo creo que la Re­ser­va Fe­de­ral ha he­cho lo co­rrec­to al de­jar los ti­pos tal cual en mar­zo. En Es­ta­dos Uni­dos ha ha­bi­do una ten­sión de las con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias y fi­nan­cie­ras a par­tir de las tur­bu­len­cias en los mer­ca­dos. Cuan­do la Re­ser­va Fe­de­ral to­mó es­ta pau­ta, ba­ja­ron los ti­pos de in­te­rés a lar­go pla­zo y eso sua­vi­zó au­to­má­ti­ca­men­te las con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias de for­ma que fue­ran más com­pa­ti­bles con unas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to al­go más in­cier­tas. Si la Re­ser­va Fe­de­ral ha­ce las co­sas co­rrec­ta­men­te y eso per­mi­te que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en Es­ta­dos Uni­dos no pe­li­gre, el re­sul­ta­do se­rá bueno pa­ra el mun­do al fi­nal, aun­que el re­sul­ta­do sea un dó­lar al­go más dé­bil.

Hay da­tos bas­tan­te es­ca­lo­frian­tes en su úl­ti­mo análisis so­bre los ban­cos que es­tán ex­pues­tos a em­pre­sas chi­nas en sus­pen­sión de pa­gos, 1,3 bi­llo­nes de dó­la­res de cré­di­tos ex­pues­tos…

No son es­ca­lo­frian­tes. Só­lo pre­ve­mos po­si­bles pér­di­das equi­va- les al 7% del pro­duc­to in­te­rior bru­to. Eso lo cu­bren con un año de be­ne­fi­cios y sus pro­vi­sio­nes. Si fue­ra ne­ce­sa­rio ab­sor­ber per­di­das por par­te del Es­ta­do se ha­ría con cier­ta fa­ci­li­dad por­que Chi­na no tie­ne mu­cha deu­da pú­bli­ca. Y el ni­vel de ca­pi­ta­li­za­ción de la ban­ca chi­na no es­tá mal.

En el peor mo­men­to de la cri­sis, el FMI de­cía que Chi­na y las gran­des eco­no­mías emer­gen­tes iban a ser los sal­va­do­res de la eco­no­mía mun­dial. ¿Es­ta ya es la ter­ce­ra fa­se de la mis­ma cri­sis?

Creo que la cri­sis de los mer­ca­dos emer­gen­tes no es una ter­ce­ra fa­se de la cri­sis. No es como aque­lla por­ta­da de The Econo

mist de pri­me­ro las sub­pri­me en Es­ta­dos Uni­dos; lue­go Eu­ro­pa y aho­ra los emer­gen­tes. No es­ta­mos en esa te­si­tu­ra, afor­tu­na­da­men­te. Los emer­gen­tes si­guen apor­tan­do el 60% del cre­ci­mien­to. Chi­na no es­tá rea­li­zan­do un ate­rri­za­je du­ro sino una des­ace­le­ra­ción. No es­ta­mos al bor­de de una cri­sis. La re­sis­ten­cia del sis­te­ma fi­nan­cie­ro da una ca­li­dad de re­sis­ten­cia ma­yor que en el 2009. El pro­ble­ma no es otra cri­sis sino la po­si­bi­li­dad de un cre­ci­mien­to muy ba­jo, es­tan­ca­mien- to, du­ran­te mu­cho tiem­po. Eso es lo que es­tá en jue­go. ¿Es­táis preo­cu­pa­dos por la deu­da de em­pre­sas en Chi­na, Bra­sil... de­no­mi­na­da en dó­la­res, ¿no? Es­ta­mos más preo­cu­pa­dos por el vo­lu­men de deu­da en ge­ne­ral de las em­pre­sas en paí­ses emer­gen­tes. La deu­da en dó­la­res pue­de ser el 15%. Y es­tá cu­bier­ta, o bien por­que es de em­pre­sas ex­por­ta­do­ras o de em­pre­sas que han rea­li­za­do ope­ra­cio­nes de co­ber­tu­ra. O por­que en el ca­so, por ejem­plo, de Bra­sil, el sec­tor pú­bli­co les fa­ci­li­ta la co­ber­tu­ra. Si no, se­ría im­po­si­ble ex­pli­car có­mo des­pués de las caí­das bru­ta­les de pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y de sus di­vi­sas han po­di­do man­te­ner la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

¿Los ban­cos es­pa­ño­les es­tán ex­pues­tos a la re­ce­sión en Amé­ri­ca la­ti­na?

Un in­cre­men­to de la mo­ro­si­dad em­pre­sa­rial da­ría lu­gar a re­duc­cio­nes en los be­ne­fi­cios pe­ro no afec­ta la sol­ven­cia. Se­ría una si­tua­ción ma­ne­ja­ble.

¿Ha­brá que re­es­truc­tu­rar y con­so­li­dar la ban­ca es­pa­ño­la?

El sis­te­ma ban­ca­rio es­pa­ñol ha lle­va­do a ca­bo una re­es­truc­tu­ra­ción y una re­for­ma muy pro­fun­da en los úl­ti­mos años. Es po­si­ble que en Es­pa­ña que­de to­da­vía es­pa­cio pa­ra al­gu­nas ope­ra­cio­nes de con­so­li­da­ción. Pe­ro una gran par­te de esos pro­ce­sos de con­so­li­da­ción ya se ha lle­va­do a ca­bo mien­tras que en otros paí­ses es­to es­tá pen­dien­te. En Ita­lia, hay 650 ban­cos; en Ale­ma­nia, 1.800; mien­tras en Es­pa­ña te­ne­mos una quin­ce­na. En Eu­ro­pa, en ge­ne­ral, hay una ato­mi­za­ción ban­ca­ria. De­ma­sia­dos ban­cos.

Pe­ro en el 2009 se de­cía que los ban­cos eran de­ma­sia­do gran­des. (El en­ton­ces eco­no­mis­ta je­fe del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Si­mon John­son, tam­bién del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts, es­cri­bió un li­bro so­bre el asun­to). Aho­ra de­cís que hay que te­ner me­nos ban­cos y que sean más gran­des.

Hay mu­chos ban­cos que ne­ce­si­tan con­so­li­da­ción en Eu­ro­pa. No quie­re de­cir que va­ya­mos al ‘de­ma­sia­do gran­de pa­ra que­brar’. Hoy en día con la unión ban­ca­ria se tra­ta de un te­rreno de jue­go más gran­de con un mar­co re­gu­la­to­rio más exi­gen­te así que el

too big to fail ya no es lo mis­mo. En to­do ca­so, no es ne­ce­sa­ria­men­te un pro­ble­ma ser gran­de. Nort­hern Rock era muy pe­que­ño y creó gran­des pro­ble­mas. En Es­pa­ña te­nía­mos mu­chas pe­que­ñas ca­jas pe­ro el mo­de­lo de go­bierno no era el apro­pia­do.

Pe­ro eli­mi­nar a to­das las ca­jas de­bi­do a un pro­ble­ma de go­ber­nan­za… ¿Qué pa­só con aquel ban­co pe­que­ño de la pe­lí­cu­la de Frank Ca­pra. ¿Aque­lla ca­ja que en­ten­día las ne­ce­si­da­des de su pue­blo?

Si los pe­que­ños ban­cos es­tán bien ges­tio­na­dos no hay pro­ble­ma. Pe­ro si tie­nen un sis­te­ma de go­ber­nan­za no apro­pia­do o un mo­de­lo de ne­go­cio in­via­ble, o si to­ma de­ci­sio­nes de­ma­sia­do arries­ga­das. Pues, en­ton­ces, hay que ha­cer al­go.

BLOOMBERG

Vi­ñals ha ges­tio­na­do el im­por­tan­te de­par­ta­men­to mo­ne­ta­rio des­de su lle­ga­da al FMI en el 2009

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.