Fran­cia: ser o no ser an­te la re­for­ma

Pe­se a la con­tes­ta­ción de la ca­lle, el Go­bierno pre­ten­de re­for­mar uno de los sím­bo­los de su mo­de­lo so­cial: las 35 ho­ras de tra­ba­jo se­ma­nal

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - En­ric Bonet

Des­pués de Es­pa­ña e Ita­lia, le ha lle­ga­do el turno a Fran­cia. El Go­bierno fran­cés pre­pa­ra una am­bi­cio­sa re­for­ma la­bo­ral en aras de be­ne­fi­ciar el diá­lo­go in­terno en las em­pre­sas y así fa­vo­re­cer la mo­de­ra­ción­sa­la­rial. Reivin­di­ca­cio­nes exi­gi­das por la Co­mi­sión Eu­ro­pea du­ran­te los úl­ti­mos años y que aho­ra el Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta quie­re sa­tis­fa­cer con la ley El Khom­ri (nom­bre re­ci­bi­do por el ape­lli­do de la mi­nis­tra de Tra­ba­jo). Es­te pro­yec­to le­gis­la­ti­vo po­ne en ries­go uno de los tó­tems del mo­de­lo so­cial del país: las 35 ho­ras de tra­ba­jo se­ma­nal.

La re­for­ma la­bo­ral fran­ce­sa da prio­ri­dad a los acuer­dos in­ter­nos en las em­pre­sas en lu­gar de los con­ve­nios co­lec­ti­vos. Gra­cias a es­ta pre­mi­sa, las em­pre­sas po­drán alar­gar el tiem­po de tra­ba­jo más allá de las 35 ho­ras se­ma­na­les, al­can­zan­do in­clu­so horarios se­ma­na­les de 60 ho­ras. Pe­ro pa­ra ello ten­drán que ob­te­ner el acuer­do de la ma­yo­ría de sus em­plea­dos, a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les o de un re­fe­rén­dum in­terno. La ley El Khom­ri pre­vé, ade­más, que las ho­ras ex­tras só­lo se pa­guen un 10% más, fren­te al 50% ac­tual.

“Es­te pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral re­pre­sen­ta el úl­ti­mo cues­tio­na­mien­to de una lar­ga lis­ta de re­vi­sio­nes ex­pe­ri­men­ta­das por la ley de las 35 ho­ras”, ex­pli­ca a es­te dia­rio la eco­no­mis­ta An­ne Ey­doux, miem­bro del co­lec­ti­vo Les Éco­no­mis­tes Ate­rrés. La­má­sem­ble­má­ti­ca de es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes se pro­du­jo en 2007 du­ran­te el man­da­to del ex­pre­si­den­te Nicolas Sar­kozy. Es­te su­pri­mió el pa­go de im­pues­tos de las ho­ras ex­tras con el ob­je­ti­vo de alar­gar las jor­na­das la­bo­ra­les.

No obs­tan­te, es el pre­si­den­te so­cia­lis­ta Fra­nçois Ho­llan­de quien pre­ten­de aho­ra dar la es­to­ca­da fi­nal al ho­ra­rio de las 35 ho­ras, es­ta­ble­ci­do ha­ce vein­te años por otra mi­nis­tra so­cia­lis­ta, Mar­ti­ne Aubry, en la ac­tua­li­dad, una sus prin­ci­pa­les opo­nen­tes in­ter­nas en el par­ti­do. Con es­ta re­for­ma, el di­ri­gen­te fran­cés no só­lo trai­cio­na­rá una de sus prin­ci­pa­les promesas elec­to­ra­les, sino que tam­bién reac­tua­li­za­rá el le­ma de su ri­val Sar­kozy: tra­ba­jar más, pa­ra ga­nar pro­ba­ble­men­te me­nos.

“La or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo es- tán­dar con una jor­na­da de 8 ho­ras y una se­ma­na de 35 no per­mi­te reac­cio­nar con ra­pi­dez y fle­xi­bi­li­dad a las trans­for­ma­cio­nes bru­ta­les de una eco­no­mía ca­da vez más di­gi­tal”, afir­ma el eco­no­mis­ta Élie Cohen en de­cla­ra­cio­nes a Di­ne­ro. Es­te an­ti­guo ase­sor de Ho­llan­de ase­gu­ra que “los nue­vos sec­to­res tecno- ló­gi­cos re­quie­ren una ma­yor fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, ya que al­ter­nan unos pe­rio­dos de gran car­ga de tra­ba­jo con otros más­re­la­ja­dos”. Ape­sar de su im­po­pu­la­ri­dad, de­fien­de la apro­ba­ción de la re­for­ma, da­do que per­mi­ti­ría “re­du­cir el pa­ro es­truc­tu­ral fran­cés, que­no­ba­ja­des­de ha­ce dé­ca­das del 8%”.

An­ne Ey­doux se opo­ne, sin em­bar­go, a la idea de que alar­gar la jor­na­da la­bo­ral ha­rá ba­jar el des­em­pleo, cu­yo por­cen­ta­je es su­pe­rior al 10%. “Des­pués de la en­tra­da en vi­gor de las 35 ho­ras, en­tre 1996 y 2001, se pro­du­jo en Fran­cia la ma­yor crea­ción de em­pleo des­de los años se­ten­ta, se crea­ron dos mi­llo­nes­de­pues­tos­de­tra­ba­joy400.000 se atri­bu­yen a la re­duc­ción del tiem­po de tra­ba­jo”, re­cuer­da. Se­gún ella, una bue­na re­for­ma la­bo­ral de­be­ría fa­vo­re­cer un me­jor re­par­to del tiem­po de tra­ba­jo, si­guien­do el ejem­plo de la in­dus­tria ale­ma­na, que “ha con­ser­va­do sus pues­tos de tra­ba­jo gra­cias a la re­duc­ción y la ra­cio­na­li­za­ción de los horarios”.

En cam­bio, el pre­mio No­bel de Eco­no­mía Jean Ti­ro­le pu­bli­có a me­dia­dos de mar­zo en el dia­rio Le Mon­de un ar­tícu­lo en el que reivin­di­ca­ba “una pro­fun­da re­for­ma del có­di­go la­bo­ral fran­cés”, que si­guie­ra el ejem­plo de Es­pa­ña e Ita­lia. Tras apli­car sus res­pec­ti­vas re­for­mas la­bo­ra­les, es­tos dos paí­ses han ex­pe­ri­men­ta­do una cier­ta me­jo­ra de sus ele­va­dos ni­ve­les de des­em­pleo. Pe­roÉ­lieCohen­re­co­no­ce­que “los eco­no­mis­tas son in­ca­pa­ces de de­ter­mi­nar si es­ta evo­lu­ción po­si­ti­va se de­be a la re­for­ma del mer­ca­do de tra­ba­jo o al re­torno del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”. An­ne Ey­doux con­si­de­ra, en cam­bio, que “han te­ni­do co­mo­con­se­cuen­cia di­rec­ta un au­men­to de la pre­ca­rie­dad”, como lo de­mues­tra el he­cho que el 92% de los con­tra­tos fir­ma­dos en Es­pa­ña el año pa­sa­do fue­ron a tiem­po par­cial.

“No­creo que la ley El Khom­ri in­cre­men­te la pre­ca­rie­dad en Fran­cia, pues­to que la ma­yo­ría de los jó­ve­nes ya tie­nen hoy un em­pleo pre­ca­rio”, ase­gu­ra Élie Cohen. El 87% de las nue­vas con­tra­ta­cio­nes que se rea­li­za­ron en Fran­cia en el 2015 fue­ron tem­po­ra­les. Élie Cohen la­men­ta que el Eje­cu­ti­vo fran­cés ha­ya re­nun­cia­do a su idea ini­cial de re­du­cir las in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­dos im­pro­ce­den­tes y así “re­cu­pe­rar la con­fian­za de los em­pre­sa­rios pa­ra que vuel­van a con­tra­tar”.

“Du­ran­te el man­da­to de Ho­llan­de, el Go­bierno se ha he­cho las pre­gun­tas co­rrec­tas so­bre el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y el mer­ca­do la­bo­ral. Pe­ro sus in­ten­tos de re­for­ma han fra­ca­sa­do has­ta hoy”, ex­pli­ca Élie Cohen. Te­me que el Go­bierno so­cia­lis­ta ter­mi­ne su­cum­bien­do an­te la pre­sión de la ca­lle y del ala iz­quier­da­de­su­par­ti­do y re­ti­re su pro­yec­to de­re­for­ma la­bo­ral, co­mohi­zo­la­se­ma­na­pa­sa­da con la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra re­ti­rar la na­cio­na­li­dad a los acu­sa­dos de te­rro­ris­mo.

Tras ser de­ba­ti­da en mayo en la Asam­blea Na­cio­nal, la re­for­ma la­bo­ral de­be­ría apro­bar­se a prin­ci­pios de ju­nio. La opo­si­ción al pro­yec­to em­pe­zó­reu­nien­do más­deun mi­llón de fir­mas en con­tra por in­ter­net y aho­ra ha desem­bo­ca­do en el in­ci­pien­te mo­vi­mien­to ciu­da­dano Nuit De­bout, ins­pi­ra­do en el 15-M es­pa­ñol. Una nue­va ola de in­dig­na­ción que es­pe­ra acen­tuar las con­tra­dic­cio­nes de la so­cial­de­mo­cra­cia fran­ce­sa, que du­da an­te su vo­lun­tad­de­re­for­mar­los­pi­la­res­del mo­de­lo so­cial del país.

La nue­va ola de in­dig­na­ción acen­tua­rá las con­tra­dic­cio­nes de la so­cial­de­mo­cra­cia fran­ce­sa

AFP

Ma­ni­fes­ta­ción del mo­vi­mien­to de in­dig­na­dos de Nuit De­bout

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.