Tin­tín en­tre los ban­que­ros

El an­tro­pó­lo­go Lo­ris Lu­yen­dijk ha de­di­ca­do dos años a ex­plo­rar el fun­cio­na­mien­to de la City

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Un avión con el mo­tor en lla­mas, las aza­fa­tas tran­qui­las ase­gu­ran­do que ha ha­bi­do un pro­ble­ma téc­ni­co pe­ro to­do es­tá ba­jo con­trol y... na­die a los man­dos en la ca­bi­na. Es la ima­gen del ac­tual mun­do de las fi­nan­zas a la que Jo­ris Lu­yen­dijk ha­lle­ga­do tras do­sa­ñosy más de dos­cien­tas en­tre­vis­tas con tra­ba­ja­do­res de la City de Lon­dres. Pe­rio­dis­ta ho­lan­dés con cin­co años de ex­pe­rien­cia en Orien­te Medio y li­cen­cia­do en An­tro­po­lo­gía, Lu­yen­dijk (Ams­ter­dam, 1971) aca­bó de de­tec­ti­ve ac­ci­den­tal pa­ra The Guar­dian en el co­ra­zón de las fi­nan­zas: un Tin­tín en­tre los ban­que­ros, iro­ni­za él mis­mo, que ha reuni­do su ex­pe­rien­cia en el de­mo­le­dor li­bro En­tre ti­bu­ro­nes.

Con un co­no­ci­mien­to del mun­do de las fi­nan­zas como el de cual­quier lec­tor medio, Lu­yen­dijk se aden­tró en un mun­do que­tra­su­na­cri­sis­de­mo­le­do­ra­se com­por­ta­ba como si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. Par­tien­do de una pre­gun­ta: ¿có­mo es po­si­ble que to­da es­ta gen­te vi­va con la con­cien­cia tran­qui­la tras to­do lo que ha pa­sa­do? Se la for­mu­la­ría a los in­tere­sa­dos de ma­ne­ra más su­til.

En el sec­tor fi­nan­cie­ro de Lon­dres tra­ba­jan, re­cuer­da, en­tre 250.000 y 300.000 per­so­nas, pe­ro le cos­tó en­con­trar a al­guien pa­ra ha­blar. Lo lo­gró a par­tir de una fiesta don­de co­no­ció a un trein­ta­ñe­ro hi­jo de emi­gran­tes que­tras ha­cer ca­rre­ra co­moo­pe­ra­dor de bol­sa en ban­cos im­por­tan­tes mon­tó con unos co­le­gas una agen­cia de co­rre­do­res de bol­sa. La en­tra­da a sus ofi­ci­nas es es­cla­re­ce­do­ra. Mon­to­nes de pan­ta­llas lle­nas de da­tos, un alu­vión de te­lé­fo­nos y te­le­vi­so­res con los ca­na­les eco­nó­mi­cos. Yu­na­con­cen­tra­da ex­pec­ta­ción, como en la pre­via de un par­ti­do de fútbol, una ho­ra an­tes de abrir los mer­ca­dos. Abren y du­ran­te me­dia ho­ra los bró­kers se co­mu­ni­can a gri­tos. Una jo­ven cu­yo tra­ba­jo es me­ter­se en el mer­ca­do y en­con­trar com­pra­dor pa­ra lo que los clien­tes quie­ran ven­der, y al re­vés, le pre­gun­ta: “¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre un bró­ker y su clien­te?”. Le res­pon­de: “Un bró­ker só­lo di­ce ¡jó­de­te! des­pués de­col­gar el te­lé­fono”. A su la­do, otros se de­di­can al análisis téc­ni­co mi­ran­do cua­tro pan­ta­llas. Hay­re­fle­xio­nes­so­bre­los­ho­ra­rios te­rri­bles. Yso­bre­que­la­re­tri­bu­ción pue­de­ser­lo tam­bién por lar­gos pe­río­dos. “Tie­nes que ser muy­du­ro e in­sen­sa­ta­men­te op­ti­mis­ta an­te la vi­da pa­ra pa­sar por to­do es­to sin caer en de­ma­sia­das cri­sis ner­vio­sas o aca­bar al­coho­li­za­do”, le con­fía uno.

Se­rá al­go más tar­de de es­ta ex­pe­rien­cia cuan­do con­si­ga rom­per la ley de si­len­cio que pe­sa pa­ra los em­plea­dos de ban­cos y otras com­pa­ñías. Ha­bla­rán mu­chos. Una ta­sa­do­ra de bo­nos, un ban­que­ro in­vo­lu­cra­do en fu­sio­nes, una re­cau­da­do­ra de fon­dos en una com­pa­ñía de ca­pi­tal ries­go re­gi­da por la ley is­lá­mi­ca... o la di­rec­to­ra de mer­ca­do­tec­nia de un ban­co eu­ro­peo, que cuen­ta el al­cohol que ha de in­ge­rir en las sa­li­das con clien­tes y las con­ce­sio­nes que ha­ce cuan­do sa­le con al­guien pa­ra que no se vea in­fe­rior a su suel­do de 200.000 a 400.000 li­bras.

To­dos coin­ci­den en que hay mu­cha jer­ga en el mun­di­llo pe­ro bas­ta ser mí­ni­ma­men­te lis­to pa­ra ha­cer sus tra­ba­jos. Tam­po­co to­dos son mi­llo­na­rios, aun­que un 5% de ellos ga­na mu­chí­si­mo. Eso ha­ce que los de­más si­gan en la ca­rre­ra de re­sis­ten­cia. To­dos ha­blan del te­rror, pá­ni­co cer­val, que vi­vie­ron en los días pos­te­rio­res a la caí­da de Leh­man. Como pá­ni­co vi­ven al re­ci­bir la lla­ma­da de re­cur­sos hu­ma­nos. Ha­blan­de­lo­sin­cen­ti­vos­per­ver­sos­que tie­nen, pre­mios a cam­bio de con­duc­tas in­de­sea­bles. Y ha­blan de la im­po­si­bi­li­dad de que al­guien con­tro­le de ver­dad lo que su­ce­de en sus ne­go­cios por la im­po­si­bi­li­dad de en­ten­der mu­chas ve­ces lo que se ha­ce y lo que se ne­go­cia.

Al fi­nal el au­tor con­clu­ye que pue­de ha­ber mu­cha ava­ri­cia, pe­ro los fa­llos en las fi­nan­zas glo­ba­les no son de ca­rác­ter in­di­vi­dual. Los in­cen­ti­vos son los que son. Eli­mi­nar­los exi­ge le­yes me­jo­res. Di­vi­dir los ban­cos de­ma­sia­do gran­des. Prohi­bir los pro­duc­tos de­ma­sia­do com­ple­jos. O que los res­pon­sa­bles del bonus sean res­pon­sa­bles tam­bién de lo ma­lus. Tras la cri­sis no ha ido así. Los­po­lí­ti­cos, di­ce el au­tor, es­tán cap­tu­ra­dos por la vi­sión del mun­do de los ban­que­ros. Los que no, di­cen que na­da pue­de ha­cer un Es­ta­do an­te ban­cos que ope­ran glo­bal­men­te. Pe­ro, si un go­bierno glo­bal no es desea­ble, ¿lo son ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras glo­ba­les cu­yo po­der so­bre­pa­saal­de­lo­ses­ta­dos? Po­raho­ra, la ca­bi­na de man­do si­gue va­cía.

JIM DY­SON / GETTY

Una pa­no­rá­mi­ca con al­gu­nos de los nue­vos ras­ca­cie­los que es­tán to­man­do la City de Lon­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.