El pre­cio de la co­rrup­ción

Se es­ti­ma en 200.000 mi­llo­nes de eu­ros el cos­te que es­ta la­cra ha te­ni­do pa­ra Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

El ele­men­to do­mi­nan­te en es­tos cua­tro me­ses de go­bierno pro­vi­sio­nal de Ma­riano Ra­joy ha si­do, sin lu­gar a du­das, la co­rrup­ción. Una olea­da de ca­sos que han sa­cu­di­do la vi­da pú­bli­ca y que han con­ver­ti­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal en un cen­tro neu­rál­gi­co de la vi­da po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país. To­do ello ha pues­to de ma­ni­fies­to una vez más que la re­ge­ne­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes es el prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­ne que afron­tar el nue­vo go­bierno que ocu­pe La Mon­cloa.

Du­ran­te es­te tiem­po han es­ta­lla­do ca­sos como la tra­ma Pú­ni­ca so­bre la fi­nan­cia­ción ile­gal del PP de Ma­drid y que ha lle­va­do a Es­pe­ran­za Agui­rre a di­mi­tir; Tau­la en Va­len­cia por idén­ti­cos mo­ti­vos y que ha sal­pi­ca­do de lleno a Ri­ta Bar­be­rá; o la ope­ra­ción Fron­tino re­fe­ri­da a la tra­ma de­tec­ta­da en el seno de Aguas de las Cuen­cas Me­di­te­rrá­neas SA (Acua­med) por la que la em­pre­sa pú­bli­ca ha­bría co­bra­do 20 mi­llo­nes en co­mi­sio­nes a cam­bio de ama­ñar ad­ju­di­ca­cio­nes de obras pú­bli­cas en­tre el 2007 y el 2014.

En es­tos 120 días, al PP se le ha impu­tado por la des­truc­ción de prue­bas al des­truir los or­de­na­do­res del ca­so Bár­ce­nas. Tam­bién ha te­ni­do que di­mi­tir el mi­nis­tro de In­dus­tria, José Manuel So­ria, por los lla­ma­dos pa­pe­les de Pa­na­má; han te­ni­do que re­nun­ciar el al­cal­de de Gra­na­da, José To­rres Hur­ta­do, y la con­ce­ja­la de ur­ba­nis­mo, Isa­bel Nieto, tras ha­ber si­do de­te­ni­dos por su vin­cu­la­ción a una tra­ma in­mo­bi­lia­ria co­rrup­ta.

To­do ello sin ol­vi­dar el en­fren­ta­mien­to en­tre el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro y el ex­pre­si­den­te del Go­bierno, José María Az­nar, por los pro­ble­mas fis­ca­les de es­te úl­ti­mo. Tam­bién se ha agra­va­do el ca­so Ra­to, al co­no­cer­se que mien­tras era vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co ha­bía crea­do una se­rie de so­cie­da­des opa­cas en pa­raí­sos fis­ca­les pa­ra de­frau­dar a Ha­cien­da. Y las co­sas no pa­re­cen ha­ber­se ter­mi­na­do aquí.

Llue­ve so­bre mo­ja­do. El par­ti­do que li­de­ra Ma­riano Ra­joy es­tá in­mer­so en de­ce­nas de ca­sos ju­di­cia­les de una enor­me en­ver­ga­du­ra como el ca­so Bár­ce­nas, Pú­ni­ca o Gür­tel. Se po­dría pen­sar que la co­rrup­ción es­tá en el ADN del par­ti­do po­pu­lar, que es­tán en po­lí­ti­ca pa­ra fo­rrar­se.

Y eso es lo que se des­pren­de de la lec­tu­ra del li­bro del de­la­tor del ca­so Gür­tel, José Luis Pe­ñas, Uno de los su­yos (Ed. Pe­nín­su­la), li­bro que de­be­ría ser leí­do por los vo­tan­tes o al me­nos por los mi­li­tan­tes del PP. En es­ta obra se des­cri­be con to­do lu­jo de de­ta­lles y prue­bas do­cu­men­ta­les como gra- va­ron al al­cal­de de la ciu­dad ma­dri­le­ña de Boa­di­lla, Ar­tu­ro Pa­ne­ro, alias el al­bon­di­gui­lla con­tan­do fa­jos de bi­lle­tes de 500 eu­ros pa­ra des­pués chan­ta­jear­le y ob­te­ner gra­tis to­das las li­cen­cias mu­ni­ci­pa­les. No es un ca­so ais­la­do, es­ce­nas si­mi­la­res apa­re­cen con otros al­cal­des de Ma­drid y Va­len­cia du­ran­te los años del boom in­mo­bi­lia­rio y ex­pli­can los ex­ce­sos que se co­me­tie­ron crean­do una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria que fue la prin­ci­pal cau­sa de la ma­yor re­ce­sión eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos ochen­ta años. Sin em­bar­go, es­to no pa­re­ce que se va­ya a tra­du­cir en me­nos vo­tos ni que la opo­si­ción sea ca­paz de ar­ti­cu­lar una al­ter­na­ti­va de go­bierno dis­tin­ta.

Es­te cli­ma de im­pu­ni­dad que des­cri­be José Luis Pe­ña ex­pli­ca que se fue­se crean­do una co­rrup­ción sis­té­mi­ca que ha in­fec­ta­do a las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. El pro­ble­ma no es­tá tan­to en lo que se han lle­va­do los co­rrup­tos como en el da­ño co­la­te­ral que han cau­sa­do. El res­pon­sa­ble eco­nó­mi­co de Ciu­da­da­nos, el pro­fe­sor Luis Ga­ri­cano, me co­men­tó que se es­ti­ma en 200.000 mi­llo­nes de eu­ros el cos­te que es­ta la­cra ha te­ni­do en Es­pa­ña. Aun­que el au­tén­ti­co pre­cio de la co­rrup­ción es más po­bre­za, más pa­ro, más in­se­gu­ri­dad, me­nos edu­ca­ción y más de­s­es­pe­ran­za.

La re­ge­ne­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes es el prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­ne que afron­tar el nue­vo go­bierno El au­tén­ti­co pre­cio de la co­rrup­ción es más po­bre­za, más pa­ro, más in­se­gu­ri­dad, me­nos edu­ca­ción...

J.C. HI­DAL­GO / EFE

El ex­mi­nis­tro So­ria se vio obli­ga­do a di­mi­tir por los pa­pe­les de Pa­na­má

MA­RIANO GUINDAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.