No to­do va­le pa­ra es­tar gua­pos

Cre­ce la ofer­ta y la de­man­da de pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca ela­bo­ra­dos con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y eco­ló­gi­cos

La Vanguardia - Dinero - - SEC­TO­RES - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Pri­me­ro fue­ron los ali­men­tos y be­bi­das eco­ló­gi­cas. A es­ta ten­den­cia se su­mó la ro­pa, za­pa­tos y com­ple­men­tos. Y aho­ra es el mo­men­to de los pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca eco­na­tu­ra­les. Su pre­sen­cia en el mer­ca­do es­pa­ñol ha au­men­ta­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos cin­co años. No hay da­tos ofi­cia­les al res­pe­to, pe­ro se­gún Mon­tse Es­cu­tia, de la As­so­cia­ció Vi­da Sa­na, “es evi­den­te que hay un mer­ca­do cre­cien­te por­que ca­da vez hay más mar­cas, más con­su­mi­do­res que lo pi­den, más tien­das es­pe­cia­li­za­das, más cen­tros de es­té­ti­ca o pe­lu­que­rías que los ofre­cen...”.

¿Qué es la cos­mé­ti­ca eco­na­tu­ral? Son pro­duc­tos he­chos a ba­se de “in­gre­dien­tes de ori­gen na­tu­ral, co­mo mí­ni­mo el 90%, y pro­ce­den­tes de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca cer­ti­fi­ca­da”, de­ta­lla la ex­per­ta. “Hay un pe­que­ño por­cen­ta­je de in­gre­dien­tes no na­tu­ra­les, pe­ro no se pue­de in­cluir nin­guno so­bre el que exis­ta al­gu­na du­da acer­ca de los efec­tos ne­ga­ti­vos en la sa­lud de las per­so­nas o del me­dio am­bien­te”, aña­de. Es­te úl­ti­mo pun­to es, pre­ci­sa­men­te, la cla­ve del éxi­to de es­te ti­po de pro­duc­tos. A di­fe­ren­cia de la cos­mé­ti­ca tra­di­cio­nal, la eco- na­tu­ral no in­clu­ye “sus­tan­cias pe­li­gro­sas” pa­ra las per­so­nas ni pa­ra el me­dio am­bien­te.

“En la cos­mé­ti­ca eco­na­tu­ral se usan prin­ci­pal­men­te in­gre­dien­tes de­ri­va­dos de plan­tas co­mo acei­tes ve­ge­ta­les, acei­tes esen­cia­les, hi­dro­la­tos e in­clu­so zu­mo de la plan­ta”, ex­pli­ca Es­cu­tia. En cuan­to a la ofer­ta exis­ten­te, ase­gu­ra que es muy va­ria­da: “Hay de to­do, des­de los pro­duc­tos de hi­gie­ne per­so­nal más sim­ples has­ta la cos­mé­ti­ca más so­fis­ti­ca­da”, se­ña­la la ex­per­ta, aun­que ad­vier­te que “hay de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias, per ejem­plo, tin­tes pa­ra te­ñir el pe­lo; no se pue­de con­se­guir el mis­mo efec­to con un tin­te na­tu­ral que con un tin­te quí­mi­co que nos pue­de cam­biar to­tal­men­te el co­lor de pe­lo”.

Mu­chas de las gran­des fir­mas de cos­mé­ti­ca ya se han subido al ca­rro de es­ta ten­den­cia crean­do lí­neas es­pe­cí­fi­cas, mien­tras que no paran de flo­re­cer em­pre­sas nue­vas que se es­pe­cia­li­zan en cos­mé­ti­ca eco­na­tu­ral. “Nos lla­ma mu­cha gen­te que quie­re crear nue­vas em­pre­sas, al­gu­nos son ar­te­sa­nos que ya pro­du­cían pa­ra au­to­con­su­mo y que quie­ren em­pe­zar a ven­der, otros tie­nen una idea y bus­can un la­bo­ra­to­rio que pro­duz­ca su mar­ca, otros quie­ren im­por­tar mar­cas de otros paí­ses y dis­tri­buir­las aquí... Tam­bién cre­ce el in­te­rés por mon­tar tien­das es­pe­cia­li­za­das o bien de es­te­ti­cis­tas o pe­lu­que­rías que quie­ren tra­ba­jar con es­te ti­po de pro­duc­tos”, ex­pli­ca Mon­tse Es­cu­tia.

A pe­sar de los cre­ci­mien­tos re­gis­tra­dos, el des­co­no­ci­mien­to si­gue sien­do uno de los gran­des re­tos pen­dien­tes del sec­tor. La so­cie­dad es­pa­ño­la to­da­vía no es­tá muy con­cien­cia­da con la pro­ble­má­ti­ca que su­po­ne la to­xi­ci­dad de al­gu­nos de los pro­duc­tos pre­sen­tes en la cos­mé­ti­ca na­tu­ral. Ha­ce fal­ta más in­for­ma­ción en torno a es­ta cues­tión. Tam­bién en es­te cam­po, Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña van por de­trás de paí­ses co­mo Ale­ma­nia. Por otro la­do, la de­fi­ni­ción de cos­mé­ti­ca eco­na­tu­ral no es­tá re­co­gi­da en nin­gu­na ley o re­gla­men­to. Por ello cier­tas cer­ti­fi­ca­do­ras pri­va­das, aso­cia­cio­nes, fa­bri­can­tes o gru­pos de fa­bri­can­tes han crea­do sus pro­pias nor­mas y de­fi­ni­cio­nes. Se han he­cho avan­ces al res­pe­to y po­co a po­co la si­tua­ción de es­te sec­tor se va nor­ma­li­zan­do.

Pa­re­ce que el de­seo de es­tar gua­pos ya no es tan fuer­te co­mo el prin­ci­pio de pre­cau­ción en el uso de de­ter­mi­na­das sus­tan­cias.

Mu­chas de las gran­des fir­mas ya han crea­do lí­neas es­pe­cí­fi­cas de cos­mé­ti­ca ‘eco­na­tu­ral’

GETTY

El de­seo de es­tar gua­pos ya no es tan fuer­te co­mo el prin­ci­pio de pre­cau­ción en el uso de de­ter­mi­na­das sus­tan­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.