Lo pri­me­ro es en­se­ñar a apren­der

El fu­tu­ro di­rec­tor de­be te­ner co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des, do­mi­nar instrumentos... y sa­ber ac­tua­li­zar­se

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

El fu­tu­ro di­rec­tor de­be te­ner co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des, do­mi­nar instrumentos... y sa­ber ac­tua­li­zar­se. Pe­ro no es fá­cil con la en­se­ñan­za del co­le­gio.

“El nú­cleo de nues­tro tra­ba­jo es­tá en ver có­mo lle­gan los alum­nos del ins­ti­tu­to y có­mo­los lle­va­mos al mun­do la­bo­ral con éxi­to. El pro­ce­so no es fá­cil, por­que los jó­ve­nes han cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos años en há­bi­tos, ex­pec­ta­ti­vas... y las ne­ce­si­da­des de las em­pre­sas tam­bién. Por ello, el mo­de­lo­tra­di­cio­nal de­las uni­ver­si­da­des, ma­si­fi­ca­das y con exá­me­nes ti­po test, no pa­re­ce ser el que más ne­ce­si­tan los es­tu­dian­tes en el mo­men­to ac­tual”. Así lo ma­ni­fies­ta Ch­ris­top­her Ken­nett, di­rec­tor del gra­do en di­rec­ción de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas de La Sa­lle-URL, quien ase­gu­ra que­los alum­nos quie­ren que se ten­ga en cuen­ta su per­so­na­li­dad y no ser un sim­ple nú­me­ro. “Lo im­por­tan­te es que cuan­do sal­gan de aquí ten­gan co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des, do­mi­nio de las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas... y sean ca­pa­ces de ac­tua­li­zar­se per­ma­nen­te­men­te. En de­fi­ni­ti­va, se les en­se­ña a apren­der”, aña­de.

Sa­be que uno de los pro­ble­mas que de­be sol­ven­tar es que los alum­nos es­tán acos­tum­bra­dos a re­sol­ver un pro­ble­ma con una so­la res­pues­ta y les cues­ta ad­mi­tir que en el día a día de la em­pre­sa pue­de ha­ber más. “Ellos quie­ren sa­ber si lo han he­cho bien –lo han apren­di­do en el co­le­gio–, pe­ro se han de acos­tum­brar a pro­bar una y otra vez has­ta en­con­trar lo que acep­ta el mer­ca­do”, co­men­ta Paul Fox, pro­fe­sor de La Sa­lle-URL. Afir­ma que una de las co­sas que han de sa­ber ha­cer, por ejem­plo, es un pro­yec­to co­rrec­to. “Hoy en la em­pre­sa hay más pro­yec­tos que pro­ce­sos. Por ello ha­ce­mos asig­na­tu­ras con equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res –te­ne­mos gra­dos de ar­qui­tec­tu­ra, in­ge­nie­rías, ADE y aho­ra ani­ma­ción– pa­ra que ca­da uno en­san­che ho­ri­zon­tes y se acer­que más a la reali­dad. Cues­tión de si­ner­gia”, pro­si­gue. El fun­da­men­to pa­ra rea­li­zar es­ta mul­ti­pli­ci­dad de dis­ci­pli­nas es que su­po­ne un pa­so im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo de su crea­ti­vi­dad.

La ins­ti­tu­ción apro­ve­cha tam­bién que cuen­ta con Tech­no­va, una de las in­cu­ba­do­ras más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa pa­ra las start-up de tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras, con cu­yo con­tac­to los alum­nos se acer­can al mun­do real, de­par­tien­do con los em­pren­de­do­res y la pro­ble­má­ti­ca que tie­nen que re­sol­ver ca­da día. “In­clu­so al­guno aca­ba fi­chan­do por al­gu­na­dee­llas... osea­ni­maa­lan­zar­se”, ex­pli­can. Es­te es un as­pec­to cru­cial, por­que, como di­ce Fox, “la ma­yo­ría de la gen­te en las em­pre­sas no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra in­no­var, lo es­tá pa­ra ser efi­cien­te, que es muy dis­tin­to. Y lo que pre­ci­san las em­pre­sas hoy en día es al­ber­gar un fuer­te es­pí­ri­tu in­tra­em­pren­de­dor”.

Hay al­go muy im­por­tan­te que de­be­na­pren­der, queel­fra­ca­so­noes un­fra­ca­so... si sea­pren­de­deél. “Por eso es im­por­tan­te que, cuan­do­sal­ga de aquí, un alumno es­té pre­pa­ra­do pa­ra to­do, por ejem­plo, pa­ra sa­ber qué ha­cer si no sa­le como es­pe­ra­ba lo que es­ta­ba pre­pa­ran­do. Ha­cer­le ver que hay otras opor­tu­ni­da­des y pre­pa­rar­le pa­ra que el fra­ca­so no le pro­vo­que es­trés”, apun­ta Ken­nett.

El­pa­pel­del­do­cen­teha­cam­bia­do tam­bién. “El pro­fe­sor ya no es la fuen­te de in­for­ma­ción. Es un fa­ci­li­ta­dor de ex­pe­rien­cias edu­ca­ti­vas. El alumno no de­be ir al au­la só­lo a es­cu­char, de­be ir a ha­cer co­sas. Quie­re re­tos y si le das los ade­cua­dos res­pon­de bien”, con­clu­ye Fox.

JO­MA

JOR­DI GOU­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.