¿Re­sol­ve­rán al­gún pro­ble­ma?

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Des­de ha­ce al­gu­nos años apa­re­cen no­ti­cias que nos in­di­can la ca­du­ci­dad de nues­tro mo­de­lo­de mo­vi­li­dad. To­das ellas con­tie­nen im­pli­ca­cio­nes im­por­tan­tes re­la­cio­na­das con la uti­li­za­ción de los re­cur­sos ener­gé­ti­cos, la con­ta­mi­na­ción en las ciu­da­des y la sa­lud de los ciu­da­da­nos.

El es­cán­da­lo en la ma­ni­pu­la­ción de las emi­sio­nes por par­te de di­ver­sos fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les, no só­lo VW; la ver­gon­zo­sa per­mi­si­bi­li­dad del Par­la­men­to Eu­ro­peo au­men­tan­do los lí­mi­tes de emi­sio­nes uni­ta­rias, cuan­do des­de ha­ce lus­tros se in­ten­ta­ba re­du­cir­las, la su­pera­ción reite­ra­da de los lí­mi­tes de in­mi­sión en mu­chas ciu­da­des eu­ro­peas fi­ja­dos por las Di­rec­ti­vas, la fal­ta de di­na­mis­mo de los gran­des fa­bri­can­tes del sec­tor fren­te a la in­no­va­ción de los emer­gen­tes –Tes­la como ejem­plo-, et­cé­te­ra, nos re­cuer­da un es­ce­na­rio si­mi­lar que acon­te­ció ha­ce unas dé­ca­das en el mun­do in­dus­trial, de la ima­gen y de las co­mu­ni­ca­cio­nes, con la irrup­ción de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les dis­rup­ti­vas.

Que el pa­no­ra­ma es to­da­vía con­fu­so lo po­de­mos per­ci­bir tan­to en las desa­cer­ta­das pre­vi­sio­nes de al­gún mi­nis­te­rio, como en la con­fu­sión so­bre po­ten­cia­li­da­des e im­pac­tos de la nue­va mo­vi­li­dad eléc­tri­ca. To­me­mos como ejem­plo una de las in­tere­san­tes en­tre­vis­tas de La Con­tra ( La Van­guar­dia 9/ X/2013) con Step­hen Em­mott, re­co­no­ci­do in­ves­ti­ga­dor crí­ti­co con el ac­tual sis­te­ma eco­nó­mi­co y cier­ta­men­te apo­ca­líp­ti­co en lo re­la­ti­vo a la si­tua­ción am­bien­tal, afir­ma­ba de ma­ne­ra con­tun­den­te: “Los vehícu­los eléc­tri­cos no re­suel­ven na­da, só­lo tras­la­dan el pro­ble­ma des­de el tu­bo de es­ca­pe ha­cia la chi­me­nea de una cen­tral eléc­tri­ca”.

Sin du­dar de su ca­pa­ci­dad y coin­ci­dien­do en gran me­di­da con su análisis, es­co­ge­mos di­cha opi­nión como re­pre­sen­ta­ti­va de la des­orien­ta­ción re­la­ti­va a los vehícu­los eléc­tri­cos y los cam­bios de mo­vi­li­dad que re­pre­sen­ta­rá su im­plan­ta­ción. Di­cha des­in­for­ma­ción abar­ca por lo me­nos tres as­pec­tos dis­tin­tos: por las im­pli­ca­cio­nes que re­pre­sen­ta la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, por la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar elec­tri­ci­dad con múl­ti­ples fuen­tes y tec­no­lo­gías, o por la in­he­ren­te re­duc­ción de im­pac­tos am­bien­ta­les con la rein­ven­ción de la mo­vi­li­dad de los nue­vos vehícu­los eléc­tri­cos.

Los ac­tua­les vehícu­los de com­bus­tión in­ter­na no son otra co­sa que má­qui­nas tér­mi­cas muy so­fis­ti­ca­das con una en­vol­ven­te más o me­nos afor­tu­na­da. To­das ellas tie­nen aso­cia­do un ren­di­mien­to que pue­de si­tuar­se al­re­de­dor del 30% (de ca­da 100 uni­da­des de ener­gía, só­lo apro­ve­cha­mos 30, el res­to se con­vier­te en ener­gía de­gra­da­da y con­ta­mi­na­ción); mien­tras que los nue­vos vehícu­los eléc­tri­cos pre­sen­tan unos ren­di­mien­tos su­pe­rio­res al 80%, cons­ta­tan­do con ello que pa­ra ob­te­ner el mis­mo re­sul­ta­do –trans­por­tar per­so­nas o mer­can­cías– mal­gas­ta­re­mos más re­cur­sos y pro­vo­ca­re­mos mu­chos más im­pac­tos si se­gui­mos como has­ta aho­ra con los ac­tua­les vehícu­los de com­bus­tión in­ter­na.

La opi­nión que es­te cam­bio tec­no­ló­gi­co só­lo tras­la­da­ría el pro­ble­ma del tu­bo de es­ca­pe a la chi­me­nea de una cen­tral, ig­no­ra que una co­sa es con­tro­lar cen­te­na­res de mi­les de tu­bos de es­ca­pe so­me­ti­dos a la ar­bi­tra­rie­dad de ca­da con­duc­tor en medio de aje­trea­das ciu­da­des y vías de cir­cu­la­ción y otra muy dis­tin­ta con­tro­lar un re­du­ci­do nú­me­ro de gran­des fo­cos pun­tua­les, ale­ja­dos de las ur­bes, con mo­der­nos sis­te­mas an­ti­con­ta­mi­na­ción. En el con­tex­to ac­tual, tam­po­co de­be acep­tar­se que la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad de­ba aso­ciar­se a la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad con re­cur­sos fó­si­les, o ma­te­ria­les ra­diac­ti­vos, cuan­do es evi­den­te que la ener­gía eó­li­ca no tie­ne nin­gu­na chi­me­nea y que la ge­ne­ra­ción fo­to­vol­tai­ca ni tan si­quie­ra ha­ce rui­do. Ins­ta­lan­do tan só­lo 2,5 kWp­de­pla­cas fo­to­vol­tai­cas, se ge­ne­ra la elec­tri­ci­dad que­con­su­mi­ría un­vehícu­lo eléc­tri­co a ra­zón de más de 10.000 kma­nua­les.

Los pá­rra­fos pre­ce­den­tes eran tan só­lo con­vo­lun­tad­cla­ri­fi­ca­to­ria, si­tué­mo­nos aho­ra en un con­tex­to don­de a pe­sar de que los vehícu­los de com­bus­tión in­ter­na se­gui­rán do­mi­nan­do la mo­vi­li­dad y el mer­ca­do en los pró­xi­mos años, la elec­tri­fi­ca­ción e hi­bri­da­ción de vehícu­los en to­das sus ga­mas avan­za­rá de un mo­do im­pa­ra­ble, por más que al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes del vie­jo sec­tor de la au­to­mo­ción to­da­vía se sien­tan ame­na­za­dos por la emer­gen­cia de los vehícu­los eléc­tri­cos, cuan­do lo más in­te­li­gen­te se­ria aliar­se an­te la enor­me opor­tu­ni­dad ener­gé­ti­ca, am­bien­tal y de mo­vi­li­dad que re­pre­sen­tan.

Pa­ra la ma­yo­ría de ciu­da­da­nos los vehícu­los eléc­tri­cos si­guen sien­do­unos­gran­des­des­co­no­ci­dos. Cri­sis a par­te, el pro­ble­ma ac­tual más im­por­tan­te no es ya el cos­te de ad­qui­si­ción de un vehícu­lo, da­do quee­xis­te unam­plioa­ba­ni­co­de­vehícu­los, pre­cios y pres­ta­cio­nes. El pro­ble­ma son los cos­tes cre­cien­tes de man­te­ni­mien­to con los car­bu­ran­tes, los im­pues­tos y ta­sas, los ele­va­dos cos­tes en re­pa­ra­cio­nes, man­te­ni­mien­to, apar­ca­mien­to… que en con­jun­to for­man una red de cos­tes ca­mu­fla­dos que gra­ban ca­da vez más la pro­pie­dad de un vehícu­los de com­bus­tión in­ter­na.

Aho­ra bien, aun­que la eclo­sión de los nue­vos vehícu­los eléc­tri­cos no re­pre­sen­ta­rá nin­gu­na pa­na­cea pa­ra so­lu­cio­nar la mul­ti­pli­ci­dad de pro­ble­mas ener­gé­ti­cos-am­bien­ta­les que ate­na­zan nues­tro es­ti­lo de vi­da, sí que re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad de amor­ti­guar y re­du­cir mu­chos de los im­pac­tos pro­vo­ca­dos por la mo­vi­li­dad fó­sil que co­no­ce­mos. A fal­ta de es­tu­dios ri­gu­ro­sos de Análisis de Ci­clo de Vi­da, com­pa­ran­do los vehícu­los de com­bus­tión in­ter­na con los vehícu­los eléc­tri­cos y da­da la ele­va­da efi­cien­cia de es­tos úl­ti­mos, pa­re­ce evi­den­te que la im­plan­ta­ción de la mo­vi­li­dad eléc­tri­ca pre­sen­ta una enor­me­ven­ta­jaen­to­das­las­ca­te­go­rías de im­pac­to que pue­dan con­tem­plar­se.

En el trans­cur­so de los pró­xi­mos años se pro­du­ci­rá un in­cre­men­to en la ofer­ta de mar­cas y mo­de­los de nue­vos vehícu­los eléc­tri­cos, con au­men­to de pres­ta­cio­nes y la es­pe­ra­da re­duc­ción de pre­cios. Ac­tual­men­te los vehícu­los eléc­tri­cos pre­sen­tan tan só­lo dos li­mi­ta­cio­nes: el ele­va­do cos­te dead­qui­si­ción ini­cial y su re­du­ci­da au­to­no­mía (ini­cial­men­te si­tua­da al­re­de­dor de los 100 km, ya es­tá sien­do du­pli­ca­da en los nue­vos vehícu­los eléc­tri­cos). Las ca­ren­cias y di­fi­cul­ta­des de la re­car­ga po­de­mos asig­nar­las a la ca­te­go­ría de mi­tos ur­ba­nos.

En el fu­tu­ro in­me­dia­to, el as­pec­to cru­cial a di­lu­ci­dar es re­la­ti­vo a las nue­vas ba­te­rías de Ion Li­tio (ci­clos de car­ga, vi­da, sus­ti­tu­ción, se­gun­da vi­da y va­lor de las mis­mas). A pe­sar de su pro­vi­sio­na­li­dad y de que al­gu­nos con­si­de­ran a di­cha tec­no­lo­gía y ma­te­ria­les como de tran­si­ción, só­lo con li­ge­ras me­jo­ras po­drían que­dar­se en­tre no­so­tros por un tiem­po re­la­ti­va­men­te lar­go. Y más te­nien­do en cuen­ta que los pro­duc­tos mi­la­gro que se anun­cian pe­rió­di­ca­men­te como so­lu­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía, no son más que es­pe­cu­la­cio­nes con más o me­nos gra­cia.

Nues­tra opi­nión so­bre la evo­lu­ción de vehícu­los eléc­tri­cos y sus in­fraes­truc­tu­ras de re­car­ga es cla­ra­men­te fa­vo­ra­ble y aun­que en nues­tro país pa­rez­ca re­tar­dar­se, al tra­tar­se deun­fe­nó­me­no­deal­can­ce mun­dial, nin­gu­na nor­ma o pro­tec­ción del mun­do fó­sil la de­ten­drá. La rein­ven­ción de la mo­vi­li­dad con­lle­va im­pli­ca­cio­nes ener­gé­ti­cas, eco­nó­mi­cas, so­cia­les y am­bien­ta­les de gran al­can­ce. El as­pec­to cla­ve es sa­ber si que­re­mos­se­rac­to­res o so­la­men­te es­pec­ta­do­res pa­si­vos.

La mo­vi­li­dad eléc­tri­ca pre­sen­ta una enor­me ven­ta­ja en to­das las ca­te­go­rías de im­pac­to que pue­dan con­tem­plar­se” Los vehícu­los eléc­tri­cos pre­sen­tan tan só­lo dos li­mi­ta­cio­nes: el ele­va­do cos­te de ad­qui­si­ción ini­cial y su re­du­ci­da au­to­no­mía”

AR­CHI­VO

En el trans­cur­so de los pró­xi­mos años se pro­du­ci­rá un in­cre­men­to en la ofer­ta de mar­cas y mo­de­los de nue­vos vehícu­los eléc­tri­cos

JOAN PALLISÉ EV-PRO­DUCT MA­NA­GER CIRCUTOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.