Ca­ta­lun­ya y la in­dus­tria 4.0: no re­pe­tir los erro­res

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Ca­ta­lun­ya es un país con una cier­ta ten­den­cia a la so­bre­diag­no­sis pe­ro con una ca­pa­ci­dad de ha­cer pla­nes es­tra­té­gi­cos ex­tra­or­di­na­ria. En 1999 pre­sen­tó uno de los me­jo­res pla­nes es­tra­té­gi­cos de la so­cie­dad de la in­for­ma­ción que se de­ben ha­ber he­cho en el mun­do. ¿Sir­vió de mu­cho aquel plan? Re­la­ti­va­men­te.

Ca­ta­lun­ya, igual que Eu­ro­pa, han per­di­do por go­lea­da la re­vo­lu­ción di­gi­tal res­pec­to EE.UU.. Fi­nal­men­te y pa­ra re­su­mir­lo con una ima­gen del mo­men­to, Re­te­vi­sión no­se­con­vir­tióen­la­nue­vaSeat, por suer­te, se ha man­te­ni­do la vie­ja Seat como uno de los vec­to­res cla­ves de la eco­no­mía ca­ta­la­na. ¿Quién re­cuer­da hoy Re­te­vi­sion o Men­ta?

¿To­do ha si­do un desas­tre? En ab­so­lu­to, pe­ro el li­de­raz­go en lo que se as­pi­ra­ba a ni­vel in­ter­na­cio­nal no ha exis­ti­do. Ha ha­bi­do ope­ra­cio­nes in­tere­san­tes, como la del dis­tri­to 22@ ola con­so­li­da­ción de la Mo­bi­le Worl­dCa­pi­tal en Bar­ce­lo­na, pe­ro el sue­ño de li­de­rar la ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial en Eu­ro­pa se fue des­ha­cien­do. De he­cho, to­da la es­tra­te­gia eu­ro­pea del pro­ce­so de Lis­boa del año 2000 no se tra­du­jo en nin­gún li­de­raz­go glo­bal real.

En Ca­ta­lun­ya, en Eu­ro­pa, no nos cues­ta ver por dón­de va la ju­ga­da, pe­ro nos cues­ta una bar­ba­ri­dad con­cre­tar pro­yec­tos con ca­pa­ci­dad de es­ca­lar a ni­vel glo­bal. La re­vo­lu­ción di­gi­tal nos ha evi­den­cia­do un pro­ble­ma de ra­qui­tis­mo que no tu­vi­mos ni en la pri­me­ra ni en la se­gun­da re­vo­lu­ción in­dus­trial. Ha­ce­mos na­cer em­pre­sas, pe­ro no cre­cen, y nos cues­ta mu­cho des­ple­gar una cul­tu­ra real­men­te in­no­va­do­ra en las em­pre­sas es­ta­ble­ci­das. Ca­ta­lun­ya ha ju­ga­do mu­cho me­jor la car­ta de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción que la de la in­no­va­ción.

Aho­ra Ca­ta­lun­ya y Eu­ro­pa se en­cuen­tran an­te una nue­va opor­tu­ni­dad, la de la in­dus­tria 4.0, la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Se tra­ta del nue­vo pa­ra­dig­ma que tie­ne que com­por­tar el des­plie­gue de cin­co vec­to­res: el In­ter­net de las Co­sas, el Big Da­ta, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, la Ro­bó­ti­ca y la Im­pre­sión 3D. No­se ha­rá ta­bla ra­sa del pa­sa­do, pe­ro ha­brá opor­tu­ni­da­des.

En es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial no de­be­mos que re­pe­tir los erro­res de la ter­ce­ra. De­be­mos ha­cer me­nos­pla­nesy­más­pro­to­ti­posy man­te­ner una cier­ta ob­se­sión pa­ra al­can­zar di­men­sión en aque­llo que ha­ce­mos. Ne­ce­si­ta­mos más ex­pe­rien­cias que gran­des diag­no­sis, ne- ce­si­ta­mos más li­de­raz­gos con­tras­ta­bles que gran­des na­rra­ti­vas de país. Te­ne­mos que ser más prácticos y más glo­ba­les. Apro­ve­char lo que te­ne­mos, como el MWCo el li­de­raz­go del equi­po de Sant Cu­gat de HP en im­pre­sión 3D. Apro­ve­char mu­cho me­jor el po­ten­cial de pú­bli­co-pri­va­do.

Si no­na­cen­pro­yec­tos­de­re­fe­ren­cia y di­men­sión glo­bal en in­dus­tria 4.0 en Eu­ro­pa, en Ca­ta­lun­ya, afron­ta­re­mos muy de­bi­li­ta­dos el nue­vo pa­ra­dig­ma eco­nó­mi­co y nos se­rá im­po­si­ble man­te­ner el mo­de­lo de equi­li­brio so­cial que Eu­ro­pa ha que­ri­do cons­truir des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En in­dus­tria 4.0 no só­lo ne­ce­si­ta­mos em­pren­de­do­res que ha­gan una start-up, ne­ce­si­ta­moss­ca­le- up, es de­cir, nue­va­sem­pre­sas que crez­can. Y ne­ce­si­ta­mos que las em­pre­sas con­so­li­da­das ten-

Crea­mos em­pre­sas, pe­ro no cre­cen, y nos cues­ta mu­cho des­ple­gar una cul­tu­ra real­men­te in­no­va­do­ra en las em­pre­sas es­ta­ble­ci­das”

gan más ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción.

En Eu­ro­pa, en ge­ne­ral, el gran dé­fi­cit enin­no­va­ción­haes­ta­doen­la in­ver­sión pri­va­da y en la cul­tu­ra so­bre el ries­go. En Ca­ta­lun­ya, el gran dé­fi­cit ha es­ta­do en la in­ver­sión pú­bli­ca y en la pri­va­da. De­di­ca­mos can­ti­da­des irri­so­rias al eco­sis­te­ma de in­no­va­ción. He­mos­de­di­ca­do re­cur­sos a ha­cer bue­na cien­cia pe­ro no a va­lo­ri­zar­la ni a pro­mo­ver la in­no­va­ción. Pa­ga­re­mos so­cial­men­te muy ca­ro no ha­ber he­cho apuestas sos­te­ni­das por la crea­ción de ri­que­za des­de los mue­ves pa­rá­me­tros de la eco­no­mía di­gi­tal.

¿Te­ne­mos op­cio­nes reales en el nue­vo ma­pa de la in­dus­tria 4.0? Sí, pe­ro­no­po­de­mos­re­pe­tir­lo­se­rro­res de ha­ce quin­ce años. La di­fe­ren­cia en­tre error y fra­ca­so es­tá en la ca­pa­ci­dad de apren­der o no de aque­llo que­nohai­do­bieny­ni enCa­ta­lun­ya ni en Eu­ro­pa aque­llo en que de­cía­mos la so­cie­dad de la in­for­ma­ción nos ha com­por­ta­do nin­gún li­de­raz­go glo­bal, más bien al con­tra­rio.

To­da es­ta re­fle­xión vie­ne a cuen­to que he­mos ce­le­bra­do el de­ci­mo­quin­to aniver­sa­rio del Bar­ce­lo­na Break­fast, uno think tank que tu­vo una no­ta­ble ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia en los de­ba­tes so­bre la so­cie­dad de­la in­for­ma­ción. Las ener­gías y los sue­ños que po­nía­mos en la so­cie­dad de la in­for­ma­ción, aho­ra los te­ne­mos­que­sa­ber­po­ne­ren­la­re­vo­lu­ción in­dus­trial 4.0, pe­ro ha­bien­do apren­di­do lec­cio­nes y as­pi­ran­do a ser muy prácticos y a orien­tar­nos a cre­ci­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Pa­ga­re­mos so­cial­men­te muy ca­ro no ha­ber he­cho apuestas sos­te­ni­das por la crea­ción de ri­que­za des­de los pa­rá­me­tros de la eco­no­mía di­gi­tal”

XA­VIER MAR­CET PRE­SI­DEN­TE FUN­DA­DOR DE BAR­CE­LO­NA BREAK­FAST

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.