El im­pa­ra­ble avan­ce del is­lam

Con­fa­bu­la­da con la cri­sis eco­nó­mi­ca, la in­sol­ven­cia mo­ral ha abier­to las puer­tas a es­ta re­li­gión

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WILKINSON

Pa­ra el pen­sa­dor es­co­cés Thomas Carly­le (1795-1881), la po­lí­ti­ca no pin­ta­ba na­da a la ho­ra de ca­li­brar la gran­de­za de una na­ción, ya que lo úni­co que ra­ra­men­te im­por­ta es su sol­ven­cia mo­ral. Tras pu­bli­car una his­to­ria de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, Carly­le en­tre­gó a la im­pren­ta una se­rie de con­fe­ren­cias reuni­das ba­jo el tí­tu­lo De los hé­roes y sobre su cul­to y el cul­to a lo he­roi­co a lo lar­go de la his­to­ria. Eli­gió a Maho­ma pa­ra la con­fe­ren­cia que de­di­có al hé­roe como pro­fe­ta.

Que eli­gie­ra a Maho­ma siem­pre ha le­van­ta­do am­po­llas. Pe­ro con ello Carly­le, ade­más de an­ti­ci­par en si­glo y me­dio la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca, se con­vir­tió a sí mis­mo en pro­fe­ta. Por­que el si­glo XX le da­ría la ra­zón. Chur­chill, Ken­nedy, Man­de­la…; Hitler, Sta­lin, Mao… Tan­tos hé­roes y cul­tos al hé­roe, só­lo pa­ra aca­bar ins­ta­la­dos en la in­sol­ven­cia mo­ral ac­tual.

Ha­ce tiem­po que los enemi­gos de Oc­ci­den­te sa­ben que tie­ne los pies de ba­rro. Es más: co­no­cen al de­di­llo sus múl­ti­ples pun­tos fla­cos, como de­mos­tró al mun­do el hé­roe de no po­cos Bin La­den. Bas­ta un lobo solitario yiha­dis­ta pa­ra ha­cer tem­blar los ci­mien­tos de es­ta en­si­mis­ma­da, di­vi­di­da, des­creí­da, en­greí­da, in­so­li­da­ria, frí­vo­la, des­me­mo­ria­da, co­rrup­ta y de­ca­den­te Unión Eu­ro­pea.

Con to­do, aun­que pla­ga­da de pro­ble­mas, la eu­ro­zo­na res­pi­ra y pa­re­ce que pron­to se al­can­za­rá la unión ban­ca­ria y po­lí­ti­ca. ¿Pe­ro qué hay de la defensa co­mún, es de­cir, un ejér­ci­to eu­ro­peo se­rio, fun­cio­nal y efi­caz? En vis­ta de las de­cla­ra­cio­nes de Trump, ¿has­ta cuán­do po­drá Eu­ro­pa fiar­se de la OTAN, y vi­ce­ver­sa? ¿Po­drá Eu­ro­pa con­te­ner el flu­jo de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes de Orien­te y Áfri­ca? ¿Dis­po­ne de su­fi­cien­tes me­dios di­plo­má­ti­cos y mi­li­ta­res pa­ra fre­nar al Es­ta­do Is­lá­mi­co y re­sol­ver los pro­ble­mas de los paí­ses que ya­cen ba­jo su fé­ru­la?

Tanto la Unión Eu­ro­pea en su con­jun­to como va­rios de sus Es­ta­dos miem­bros pa­de­cen una alar­man­te fal­ta de li­de­raz­go. España, sin ir más le­jos. ¿Asu­mi­rá al­gún día Ale­ma­nia el li­de­raz­go que, in­hi­bi­da por el ne­fas­to re­cuer­do de su de­nos­ta­do hé­roe na­cio­nal Hitler, se em­pe­ña en rehuir? Ya se sa­be lo que opi­nan los in­gle­ses, pe­ro ¿qué di­ría Francia? En fin, ¿tie­ne Eu­ro­pa arre­glo?

Con­fa­bu­la­da con la cri­sis eco­nó­mi­ca y financiera, la in­sol­ven­cia mo­ral ha abier­to las puer­tas de par en par a una in­va­sión is­lá­mi­ca que ya tie­ne vi­sos de ser una re­pe­ti­ción de la del año 711. Se di­ría que el sa­gaz Carly­le lo ve­nía ve­nir. La re­li­gión cris­tia­na su­frió cua­tro si­glos de per­se­cu­ción an­tes de eri­gir­se en la fe ofi­cial del ren­quean­te Im­pe­rio ro­mano; y un mi­le­nio más en ex­ten­der­se has­ta el úl­ti­mo con­fín de Eu­ro­pa. El avan­ce del is­lam, só­lo com­pa­ra­ble con la con­quis­ta de las Amé­ri­cas por par­te de es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses, fue mu­cho más es­pec­ta­cu­lar y ve­loz.

Tras la muer­te de Maho­ma en el año 634, el po­de­río Ome­ya se lan­zó a una se­rie de con­quis­tas que al­can­za­ría su apo­geo en­tre 711 y 721. Su Im­pe­rio se ex­ten­día de Ibe­ria al In­do (río del ac­tual Pa­kis­tán). En 732, lle­ga­ron a Poi­tiers, a tan só­lo 150 ki­ló­me­tros de Pa­rís. In­creí­ble­men­te, los so­fis­ti­ca­dos per­sas abra­za­ron la fe del pro­fe­ta ára­be Maho­ma, como asi­mis­mo los ague­rri­dos tur­cos. El is­lam arri­bó a Ja­va en 1082. Cons- tan­ti­no­pla de­vino Es­tam­bul en 1458 y an­tes de la caí­da de Gra­na­da, en 1492, ya se ha­bían ren­di­do ante el avan­ce de la fe del pro­fe­ta Gre­cia, Bul­ga­ria, Ser­bia y Bos­nia. En 1529 los oto­ma­nos es­tu­vie­ron a pun­to de to­mar Vie­na. El crua­sán que desa­yu­na­mos tie­ne la for­ma de luna cre­cien­te pa­ra con­me­mo­rar­lo.

El mu­do is­lá­mi­co fue du­ran­te si­glos más prós­pe­ro, avan­za­do y to­le­ran­te que la Eu­ro­pa cris­tia­na, has­ta que el Re­na­ci­mien­to reac­ti- vó la ley del pén­du­lo. La de­ri­va dog­má­ti­ca to­ma­da por el is­lam sig­ni­fi­có el ini­cio de su de­cli­ve. Aho­ra bien, una vez sol­ta­do, el pén­du­lo no se de­tie­ne. Por es­ta ra­zón pa­re­ce que lo que aho­ra tra­man los yiha­dis­tas es na­da me­nos que la re­con­quis­ta de lo que ellos con­si­de­ran an­tes era su­yo, amén de con­quis­tar el res­to del con­ti­nen­te eu­ro­peo… ¡y el mun­do en­te­ro!

En el caso de que se pro­du­je­ra otra cri­sis como la del 2008, ¿qué pa­sa­ría en Eu­ro­pa? Muy pro­ba­ble­men­te lo peor. Pe­ro hay otro pe­li­gro aca­so más per­ni­cio­so que una ca­la­mi­dad eco­nó­mi­ca. Se tra­ta de una cri­sis de va­lo­res, un va­cío es­pi­ri­tual acom­pa­ña­do de un ba­jón de­mo­grá­fi­co, amén de una po­bre­za mo­ral y ma­te­rial agra­va­da por la fal­ta de tra­ba­jo y la abis­mal bre­cha de la de­sigual­dad. Pa­ra ma­yor in­ri, Eu­ro­pa es huér­fa­na de un lí­der (o li­de­re­sa) de­mo­crá­ti­co que le de­vuel­va la con­fian­za y la ilu­sión, sin que sea al mis­mo tiem­po un hé­roe como esos in­duc­to­res de las he­ca­tom­bes del si­glo pa­sa­do.

El is­lam tie­ne en un prin­ci­pio po­co de atrac­ti­vo pa­ra los oc­ci­den­ta­les. Mas es­to po­dría cam­biar. De he­cho, ya es­tá cam­bian­do. El pén­du­lo aho­ra des­cri­be un ar­co en sen­ti­do con­tra­rio. Qa­tar, Du­bái, Bah­réin… de es­tos em­po­rios ema­na can­ti­dad de ener­gía, dinero e in­ver­sio­nes. Los je­ques se es­tán com­pran­do los gran­des clubs de fút­bol eu­ro­peos. Hay jó- ve­nes oc­ci­den­ta­les dis­pues­tos a lu­char por la yihad, como Geor­ge Or­well en su día con­tra el fas­cis­mo.

Y es que, pa­ra un oc­ci­den­tal que se sien­te pri­va­do de su dig­ni­dad, el is­lam puede re­sul­tar har­to atra­yen­te. Más que una re­li­gión re­gi­da por una Igle­sia, es un com­pro­mi­so per­so­nal, una fe que do­ta al cre­yen­te con la for­ta­le­za ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar cual­quier in­for­tu­nio. ¿Se acuer­dan de la con­ver­sión al is­lam en los años se­sen­ta de Cas­sius Clay (Muham­mad Ali) o Mal­colm X? Has­ta el ve­lo puede que­dar co­que­to, si se sa­be co­lo­car­lo con gra­cia.

El pén­du­lo es­tá ga­nan­do ím­pe­tu. Si Eu­ro­pa no es­pa­bi­la, vol­ve­rá el tiem­po de los hé­roes. Só­lo hay que mi­rar a Pu­tin y Erdogan. Los de­sig­nios con­fe­sos de Donald Trump son cla­ros. Ha­brá que en­con­trar la ma­ne­ra de ha­cer que los jó­ve­nes eu­ro­peos crean en es­te ex­pe­ri­men­to lla­ma­do Unión Eu­ro­pea y com­pren­dan que ni la de­mo­cra­cia ni las li­ber­ta­das que dis­fru­tan han caí­do del cie­lo. ¿Pe­ro có­mo? Pues pa­ra em­pe­zar, re­cu­pe­ran­do la sol­ven­cia mo­ral per­di­da.

E. NURAHENI / REUTERS

Más que una re­li­gión re­gi­da por una igle­sia, el is­lam es un com­pro­mi­so per­so­nal, una fe que do­ta al cre­yen­te con la for­ta­le­za ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar cual­quier in­for­tu­nio. ¿Se acuer­dan de la con­ver­sión al is­lam de Cas­sius Clay (Muham­mad Ali) o Mal­colm X? Has­ta el ve­lo puede que­dar co­que­to, si se sa­be co­lo­car con gra­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.