La deu­da im­pa­ga­ble

La Vanguardia - Dinero - - INPUT -

Aun­que pue­da pa­re­cer dis­tin­ta, es­ta ha si­do una cri­sis glo­bal tra­di­cio­nal, has­ta clá­si­ca. He­mos visto tan­to an­tes co­mo des­pués del co­lap­so fi­nan­cie­ro del 20082009, un au­men­to de la de­sigual­dad de la ren­ta, muy acen­tua­do en EE.UU., pe­ro bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo en mu­chos otros paí­ses tam­bién. Asi­mis­mo, se ha re­gis­tra­do una re­duc­ción del por­cen­ta­je del PIB que co­rres­pon­de a las ren­tas de los ho­ga­res me­dios, prin­ci­pal­men­te en Chi­na y Ale­ma­nia. Es­tas dos ten­den­cias tie­nen el mis­mo im­pac­to: más aho­rro y me­nos con­su­mo, me­di­dos co­mo por­cen­ta­je del PIB. Una trans­fe­ren­cia de la ri­que­za a las em­pre­sas o a los ri­cos re­du­ce la par­te de la ren­ta to­tal de­di­ca­da al con­su­mo ya que las fa­mi­lias de ren­tas ba­jas y me­dias ab­sor­ben un ma­yor por­cen­ta­je de lo que ga­nan.

Al mar­gen de con­si­de­ra­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas o éti­cas, eso no tie­ne por­qué ser un pro­ble­ma pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co si el au­men­to del aho­rro se tra­du­ce en in­ver­sión. En el si­glo XIX, por ejem­plo, el aho­rro sí en­con­tra­ba sa­li­das de in­ver­sión. En el Reino Uni­do, y en me­nor me­di­da en Ho­lan­da, Fran­cia y otras par­tes de Eu­ro­pa, la ex­tre­ma de­sigual­dad crea­ba un ex­ce­so del aho­rro que se in­vir­tió en EE.UU. en los gran­des pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, in­dus­tria­li­za­ción y ur­ba­ni­za­ción del oes­te, cu­ya ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­ción so­bre­pa­sa­ba la ca­pa­ci­dad del aho­rro na­cio­nal en EE.UU.. Esas in­ver­sio­nes pro­ce­den­tes del vie­jo con­ti­nen­te ele­va­ron la ta­sa de cre­ci­mien­to mun­dial a fi­na­les del si­glo XIX y a pri­me­ros del XX.

La es­pe­ran­za en nues­tros tiem­pos era que las eco­no­mías emer­gen­tes –en­ca­be­za­das por los BRICs– desem­pe­ña­rían un pa­pel pa­re­ci­do al de EE.UU. en­ton­ces. Pe­ro no es­tá ocu­rrien­do, qui­zás por­que esos paí­ses no tie­nen la cre­di­bi­li­dad que EE.UU. te­nía ha­ce 150 años. Por lo tan­to hay un pro­ble­ma. EE.UU. o Eu­ro­pa po­drían in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ras en sus pro­pias eco­no­mías y ab­sor­ber el ex­ce­so de aho­rro. Creo que de­be­rían de ha­cer­lo apro­ve­chan­do los ba­jí­si­mos ti­pos de in­te­rés de la deu­da. Pe­ro no es­tá ocu­rrien­do por mo­ti­vos po­lí­ti­cos.

Si no sube la in­ver­sión pa­ra ab­sor­ber es­te ex­ce­so de aho­rro, al­go tie­ne que ocu­rrir pa­ra que ba­je, por­que en úl­ti­ma ins­tan­cia el aho­rro y la in­ver­sión de­ben ser igua­les. Dos me­ca­nis­mos sir­ven pa­ra que es­to ocu­rra. Pue­de ha­ber una ex­plo­sión ar­ti­fi­cial del con­su­mo a tra­vés de bur­bu­jas en los mer­ca­dos de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros infladas por el ex­ce­so de aho­rro en paí­ses co­mo Ale­ma­nia o Chi­na. Es­to ha­ce que la gen­te se sien­ta más ri­ca, aun­que no sea el ca­so, y con­su­ma más. Pe­ro co­mo vi­mos en Es­pa­ña y en EE.UU. no es sos­te­ni­ble. La otra for­ma de ba­jar el aho­rro es me­dian­te la con­trac­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, los des­pi­dos y la re­ce­sión. En am­bos ca­sos el re­sul­ta­do fi­nal es una caí­da de la de­man­da agre­ga­da bien de for­ma in­me­dia­ta o bien tras el pin­cha­zo desas­tro­so que ocu­rre cuan­do se pin­chan esas bur­bu­jas.

Así que es­ta­mos en la ter­ce­ra fa­se de la cri­sis. Pri­me­ro, la cri­sis de las hi­po­te­cas sub­pri­me en EE.UU. en el 2007-2008. Lue­go, la de­ba­cle en la zo­na eu­ro en el 2010-2011, cu­yo de­to­nan­te fue la cri­sis ban­ca­ria tras­mi­ti­da des­de EE.UU., pe­ro que ha­bría pa­sa­do de cual­quier mo­do de­bi­do al cre­ci­mien­to in­creí­ble­men­te des­equi­li­bra­do en la zo­na eu­ro en los años an­te­rio­res. La ter­ce­ra fa­se ha lle­ga­do en los úl­ti­mos dos años en las eco­no­mías emer­gen­tes, que de­pen­dían de la de­man­da de las eco­no­mías avan­za­das y de Chi­na.

Cuan­do se pro­du­jo la re­ce­sión oc­ci- den­tal en el 2009, Chi­na au­men­tó su pro­pia in­ver­sión pa­ra con­tra­rres­tar el im­pac­to ne­ga­ti­vo. Pe­ro la in­ver­sión en Chi­na ya se si­tua­ba en ni­ve­les ex­ce­si­vos an­tes del 2008 de­bi­do a los des­equi­li­brios del mo­de­lo de cre­ci­mien­to chino, ma­ni­fes­ta­dos en la ta­sa de aho­rro más ele­va­da de la his­to­ria eco­nó­mi­ca del mun­do. Pe­ro des­pués de la cri­sis en EE.UU. y Eu­ro­pa, Chi­na pi­só aún más fuer­te el ace­le­ra­dor de la in­ver­sión. La de­man­da y los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas se dis­pa­ra­ron, im­pul­san­do el cre­ci­mien­to en paí­ses co­mo Bra­sil o Su­dá­fri­ca. Pe­ro era inevi­ta­ble que Chi­na des­ace­le­ra­se. Mu­chos eco­no­mis­tas ya coin­ci­den con­mi­go en que la eco­no­mía chi­na no to­ca­rá fon­do has­ta caer has­ta un cre­ci­mien­to anual del 2 ó 3% . De ahí las re­ce­sio­nes en mu­chas eco­no­mías ex­por­ta­do­ras de ma­te­rias pri­mas. Y to­do eso se re­fuer­za a si mis­mo.

Por to­do eso, la eco­no­mía mun­dial no cre­ce­rá de for­ma ro­bus­ta has­ta que ha­ya una re­cu­pe­ra­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la de­man­da. Hay dos for­mas po­si­bles. Una es me­dian­te una re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta ha­cia los ho­ga­res de fa­mi­lias de ren­tas más ba­jas. La otra for­ma se­ría me­dian­te una fuer­te in­ver­sión del ex­ce­so de aho­rro en in­fra­es­truc­tu­ras.

Lue­go hay so­lu­cio­nes más du­ras que pa­san por la des­truc­ción de la ren­ta de los ri­cos pe­ro sin una subida co­rres­pon­dien­te de la ren­ta de los po­bres. Y eso se ha­ría me­dian­te im­pa­gos so­bre la deu­da, la in­fla­ción o la re­pre­sión fi­nan­cie­ra. Otra for­ma que ha­bría que men­cio­nar por­que es lo que ha ocu­rri­do en el pa­sa­do es me­dian­te la gue­rra.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los paí­ses muy en­deu­da­dos no cre­cen con vi­gor. Es­to lo ana­li­zo en mi pró­xi­mo li­bro y es muy im­por­tan­te pa­ra Es­pa­ña. Por­que, si acier­to, Es­pa­ña no po­drá resolver su pro­ble­ma de en­deu­da­mien­to me­dian­te el cre­ci­mien­to. Por eso, creo que es ca­si inevi­ta­ble que an­tes de fi­na­les de es­ta dé­ca­da vea­mos una se­rie de sus­pen­sio­nes de pa­go so­bre la deu­da. Pri­me­ro ocu­rri­rá en las eco­no­mías emer­gen­tes. Lue­go, paí­ses fuer­te­men­te en­deu­da­dos de Eu­ro­pa co­mo Ita­lia o Es­pa­ña ten­drán que afron­tar es­ta cru­da reali­dad, que no lo­gra­rán cre­cer lo su­fi­cien­te pa­ra fre­nar la subida de la deu­da co­mo por­cen­ta­je del PIB. Eso só­lo po­drá re­sol­ver­se me­dian­te una re­es­truc­tu­ra­ción (mo­ra­to­ria) o bien me­dian­te la re­pre­sión fi­nan­cie­ra o la in­fla­ción. Y al­guien ten­drá que pa­gar.

MP Es ca­si inevi­ta­ble que an­tes de fi­na­les de es­ta dé­ca­da vea­mos

una se­rie de sus­pen­sio­nes de pa­go en la deu­da de al­gu­nos paí­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.