Tra­ba­jar jun­to a las má­qui­nas se­rá ha­bi­tual

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

ar­ti­fi­cial, los vehícu­los au­tó­no­mos y la im­pre­so­ra 3D ten­drá un im­pac­to eco­nó­mi­co anual de ca­si 44 bi­llo­nes de eu­ros en 2025. ¿Ha em­pe­za­do una nue­va era?

Pe­re Homs, di­rec­tor ge­ne­ral dels En­gin­yers In­dus­trials de Ca­ta­lun­ya, que es­tu­dia des­de ha­ce dé­ca­das el fe­nó­meno, re­cuer­da que la ro­bó­ti­ca in­dus­trial es un­sec­tor ya maduro. En la au­to­mo­ción, el 50% de las ta­reas es­tán au­to­ma­ti­za­das.

“La ro­bó­ti­ca es una in­dus­tria ma­du­ra. En el mun­do hay 66 ro­bots por 10.000 ope­ra­rios in­dus­tria­les: ape­nas el 0,3%. Aun­que es­to se do­bla­ra, no­veo­pe­li­gro pa­ra el em­pleo. Ape­nas hay 1,5 mi­llo­nes de ro­bots, que ge­ne­ran ade­más 300.000 em­pleos in­di­rec­tos en­tre pro­vee­do­res y man­te­ni­mien­to”, in­di­ca Homs.

Tam­po­co es­ta­mos ha­blan­do de má­qui­nas muy evo­lu­cio­na­das. “Son bas­tan­te ton­tas. A me­nu­do con­sis­ten en un bra­zo me­cá­ni­co con muy po­ca in­te­li­gen­cia ”, re­cuer­da es­te ex­per­to. Ra­mo­nLó pez de Mán­ta­ras, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IIA), con­fir­ma queel ro­bot in­dus­trial “noha­ce co­sas ines­pe­ra­das, tie­ne un cam­po aco­ta­do y de­fi­ni­do, sin in­cer­ti­dum­bre, con mo­vi­mien­tos pre- pro­gra­ma­dos y de ma­ni­pu­la­ción”.

Homs di­ce que es ideal pa­ra ta­reas re­pe­ti­ti­vas, pe­li­gro­sas o de pre­ci­sión, pe­ro re­co­no­ce que un ro­bot sus­ti­tu­ye de me­dia al equi­va­len­te de diez per­so­nas, por­que es más rá­pi­do y ha­ce más­tur­nos. Con­to­do, la in­ver­sión sa­le a cuen­ta. “La em­pre­sa que­ro­bo­ti­za ga­na di­ne­ro. Evi­ta el cie­rre y la des­lo­ca­li­za­ción, re­cu­pe- ra­la pro­duc­ción ex­ter­na li­za da, se vuel­ve más com­pe­ti­ti­va y pue­de vol­ver a con­tra­tar per­so­nal”.

Fer­nan­doSánc he z es CE OdeKuk aR obo­tic­sI­bé ri­ca, una de­las cua­tro gran­des mul­ti­na­cio­na­les que se re­par­ten el mer­ca­do. Afir­ma que los ro­bots se ex­ten­de­rán en otras áreas in­dus­tria­les co­mo el em­ba­la­je, la lo­gís­ti­ca y los pro­duc­tos de con­su­mo. En su opi­nión, la re­con­ver­sión del tra­ba­ja­dor en es­te nue­vo es­ce­na­rio es al­go po­si­ble. “Pa­ra ma­ne­jar un ro­bot no ha­ce fal­ta ser in­ge­nie­ro opro­gra­ma­dor”, ase­gu­ra.

De he­cho, la úl­ti­ma ten­den­cia es el ro­bot co­la­bo­ra­ti­vo: la unión de la fuer­za y la pre­ci­sión de la má­qui­na con la in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va de la per­so­na. Un ro­bot pue­de apre­tar pie­zas, pe­ro lue­go en­tra en jue­go el ser hu­mano, que in­ter­pre­ta­rá la in­te­li­gen­cia di­gi­tal e in­ter­ven­drá si ha­ce fal­ta. “La ten­den­cia es que el ro­bot sea más bien un com­pa­ñe­ro. En lu­gar de tra­ba­jar en es­pa­cios se­pa­ra­dos, es­tán jun­tos. Así, el hom­bre ten­drá un tra­ba­jo más cua­li­fi­ca­do y más digno”, sub­ra­ya Ali­cia Ca­sals, di­rec­to­ra de ro­bó­ti­ca de l’Ins­ti­tut de Bioen­gin­ye­ria de Ca­ta­lun­ya. “Por ello, no veo un cam­bio tan ra­di­cal. Co­mo ocu­rrió con el ca- ba­llo a la má­qui­na a va­por, los cam­bios ha­cen mo­ver la ci­vi­li­za­ción y al fi­nal to­do se re­con­fi­gu­ra”, va­lo­ra.

El pa­so si­guien­te es que los ro­bots sal­gan de la fá­bri­ca pa­ra ins­ta­lar­se en las ca­sa so­las ofi­ci­nas. Tal­vez sea lo que más in­quie­ta a los tra­ba­ja­do­res de ser­vi­cios. PAL Ro­bo tics fa­bri­ca hu­mano id es que ya con­si­guen ca­mi­nar. Su pre­cio es to­da­vía ele­va­do (300.000 eu­ros) y se ven­den a la­bo­ra­to­rios y uni­ver­si­da­des. “Que­dan re­tos, co­mo la au­to­no­mía y la mo­vi­li­dad. Pe­ro en cin­co o seis años es­tos pro­to­ti­pos da­rán pa­so a apli­ca­cio­nes en la asis­ten­cia a per­so­nas: po­drán le­van­tar las bol­sas de la com­pra, car­gar ma­le­tas, re­cor­dar la to­ma­de­pas­ti­llas, em­pu­jar la si­lla de rue­das. Se­rán com­ple­men­ta­rios a no­so­tros, ha­rán la vi­da más có­mo- da”, pro­me­ten des­de es­ta fir­ma.

Fer­nan­do Sán­chez, de Ku­ka Ro­bo­tics, es más es­cép­ti­co. “Se­rá más fá­cil ver a un ro­bot en un qui­ró­fano o en una sa­la de reha­bi­li­ta­ción que en ca­sa al la­do de una per­so­na”. Se­gún Ramon Ló­pez de Mán­ta­ras, “el ro­bot per­so­nal se­rá co­mo el PC. Pe­ro pue­den pa­sar 20 años. El pro­ble­ma es que a la in­te­li­gen­cia de la má­qui­na le fal­ta el sen­ti­do co­mún. No en­tien­de que si un­va­so es­tá agrie­ta­do nos po­de­mos cor­tar la bo­ca. O que no tie­ne que as­pi­rar el ga­to con la as­pi­ra­do­ra. Ade­más, es­tos hu­ma­noi­des son to­da­vía po­co ver­sá­ti­les. Yre­pro­gra­mar­los sa­le ca­ro”.

Al­bert Sant Fe­liu, ca­te­drá­ti­co de la UPC­yex­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­for­má­ti­ca y Ro­bó­ti­ca In­dus­trial, tam­bién in­vi­ta ano co­rrer de­ma­sia­do .“La in­for­ma­ti­za­ción ha te­ni­do, a cor­to pla­zo, más im­pac­to que la ro­bo­ti­za­ción. En lo in­me­dia­to, los ro­bots lim­pia­rán las ca­lles o tras­la­da­rán en­fer­mos en hos­pi­ta­les. Pe­ro pa­ra que ha­gan otras ta­reas ha­brá que te­ner en cuen­ta as­pec­tos le­ga­les y no es­ta­mos to­da­vía pre­pa­ra­dos. Hay cues­tio­nes de pri­va­ci­dad por resolver, por­que las má­qui­nas van gra­ban­do”, opi­na.

En­tre de­jar­se lle­var por el pá­ni­co a los ro­bots y ne­gar la reali­dad, Ke­vin Kelly, ex­per­to de Wi­red, cree que sim­ple­men­te ha­brá que apren­der a con­vi­vir con ellos. “Es­to no es una ca­rre­ra con­tra las má­qui­nas. Si com­pe­ti­mos con ellas, per­de­mos. En el fu­tu­ro nos pa­ga­rán se­gún nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra tra­ba­jar con ellos. Y ellos nos ayu­da­rán a descubrir nue­vos em­pleos , nue­vas ta­reas que ex­pan­di­rán nues­tro ser”.

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial to­da­vía ca­re­ce de sen­ti­do co­mún y es­to li­mi­ta su ex­pan­sión en los ser­vi­cios El ro­bot co­la­bo­ra­ti­vo pre­vé la in­ter­ac­ción com­ple­men­ta­ria en­tre el ser hu­mano y la má­qui­na

KAZUHIRO NOGI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.