“Ha­brá tu­mul­tos so­cia­les y pér­di­da de em­pleos”

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri

Cum­ple con to­do lo que uno se es­pe­ra­ría del tó­pi­co in­con­for­mis­ta de Si­li­con Va­lley: tie­ne una ca­ra de ado­les­cen­te, lle­va una ca­mi­se­ta sen­ci­lla, atien­de la en­tre­vis­ta por Sky­pe des­de Pa­lo Al­to mien­tras desa­yu­na y ha­bla del fu­tu­ro co­mo si tu­vie­ra la bo­la de cris­tal. Fe­de­ri­co Pis­tono, in­for­má­ti­co ita­liano afin­ca­do enEE.UU., fue de­los pri­me­ros en aler­ta­ren 2011 de­los efec­tos de la ro­bo­ti­za­ción en el em­pleo.

¿Por qué aho­ra de re­pen­te se em­pie­za a ha­blar de ro­bots? Cuan­do es­cri­bí mi li­bro me de­cían que es­ta­ba lo­co. Siem­pre ocu­rre lo mis­mo con las ten­den­cias: se so­bre­es­ti­ma su im­pac­to a cor­to pla­zo y se sub­es­ti­ma a me­dio pla­zo. Cuan­do lle­ga una tec­no­lo­gía, po­cos la co­no­cen. Pa­san tres o cua­tro años y apa­re­cen los pri­me­ros pro­to­ti­pos. Y de en­ton­ces, de re­pen­te, la gen­te se in­quie­ta. Es­don­dees-ta­mo­saho­ra. Pe­ro lue­go du­ran­te años no pa­sa apa­ren­te­men­te na­da. Se em­pie­za a de­cir que era una fal­sa alar­ma. Pe­ro es un­gra­ve error, por­que en es­te tiem­po la ten­den­cia se ha­ce reali­dad.

¿Es­ta re­vo­lu­ción de la ro­bó­ti­ca es di­fe­ren­te de las an­te­rio­res? Has­ta aho­ra he­mos au­to­ma­ti­za­do la po­ten­cia y trans­for­ma­do la fuer­za del hom­bre en fuer­za de la má­qui­na. El pa­so si­guien­te es au­to­ma­ti­zar el co­no­ci­mien­to. Es­ta­mos des­pla­zan­do la in­fluen­cia de la tec­no­lo­gía en aque­llas ra­mas que creía­mos ex­clu­si­va­men­te hu­ma­nas . Du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial, se au­to­ma­ti­za­ron fae­nas me­cá­ni­cas, pe­ro los em­pleos en sus­tan­cia no se des­tru­ye­ron. Las per­so­nas que des­pla­za­ban ba­rras de hierro cam­bia­ron de ta­rea. Pe­ro en el fu­tu­ro ten­dre­mos a abo­ga­dos, ges­to­res y pe­rio­dis­tas que per­de­rán su pues­to de tra­ba­jo. Ya hay ar­tícu­los de ma­te­rias téc­ni­cas o de de­por­tes ela­bo­ra­dos por má­qui­nas. Los lec­to­res no lo sa­ben. Es más: hay tests que de­mues­tran que la gen­te en­cuen­tra más creí­ble el tex­to es­cri­to por un ro­bot.

¿No se­ría me­jor tra­ba­jar con las má­qui­nas en lu­gar de com­pe­tir con ellas? Sin du­das. En 1999, Gary Kas­pa­rov per­dió el par­ti­do de aje­drez con el or­de­na­dor Deep Blue. Pe­ro lue­go creó un nue­vo tor­neo, don­de pue­des par­ti­ci­par jun­to a un­ro­bot. Des­de ha­ce años quien ga­na es el cen­tau­ro: un hom­bre que usa la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de una má­qui­na, co­mo he­rra­mien­ta pa­ra ex­ten­der la su­ya. El pro­ble­ma es que el por­cen­ta­je de­po­bla­ción que­tie­ne re­cur­sos pa­ra ha­cer es­to es muy pe­que­ño. En el fu­tu­ro ha­brá me­nos tra­ba­jo y el que es­ta­rá dis­po­ni­ble ne­ce­si­ta­rá per­so­nas con ca­pa­ci­da­des muy al­tas pa­ra po­der in­ter­ac­tuar con es­tas má­qui­nas. Los em­pleos que crea la ro­bó­ti­ca son po­cos y al al­can­ce de una mi­no­ría. Pa­ra cien pues­tos de tra­ba­jo que se pier­den, na­ce­rán co­mo mu­cho diez o vein­te. En el me­dio-largo pla­zo, el 10% de los em­pleos so­bre­vi­vi­rán. En­tre los pe­rio­dis­tas, só­lo que­da­rán los que in­ves­ti­ga­rán con má­qui­nas. Hoy te- ne­mos ro­bots lla­ma­dos Twitter y Goo­gle que crean ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra los que sa­ben usar­los.

¿Y los hu­ma­noi­des? ¿Lle­ga­rán a nues­tras casas? Tar­da­rán. Es más fá­cil au­to­ma­ti­zar un ci­ru­jano que una mu­jer de la lim­pie­za. Por­que el ci­ru­jano de­be sa­ber ha­cer muy bien po­cas co­sas, mien­tras que la lim­pia­do­ra de­be te­ner ha­bi­li­da­des pa­ra ha­cer mi­llo­nes de ta­reas, aun­que no­sean per­fec­tas. To­da­vía no dis­po­ne­mos de una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ge­ne­ral y es­to cos­ta­rá más de vein­te años.

¿Los co­ches sin con­duc­tor se­rán una reali­dad? Sí, se­rá la re­vo­lu­ción vi­si­ble má­sim­por­tan­te de los pró­xi­mos vein­te años. Lue­go ha­brá otras, más in­vi­si­bles. Ya hay mi­llo­nes de sis­te­mas con al­go­rit­mos que son ro­bots. Por ejem­plo, hoy en un avión el pi­lo­to usa el man­do diez mi­nu­tos, el res­to del tiem­po son má­qui­nas.

¿Me­jor es­tu­diar in­for­má­ti­ca e in­ge­nie­ría pa­ra en­con­trar tra­ba­jo enel fu­tu­ro? No ne­ce­sa­ria­men­te. Por ejem­plo uno de los asun­tos más es­pi­no­sos aho­ra es la éti­ca de la ro­bó­ti­ca. ¿Qué de­ci­sión de­be to­mar un co­che au­tó­no­mo en ca­so de po­si­ble ac­ci­den­te? ¿Sal­va la abue­la, el ni­ño o el vehícu­lo de en­fren­te? Es un­te­ma­pa­ra fi­ló­so­fos. Hay que pro­gra­mar la éti­ca en los ro­bots. Ellos no tie­nen evo­lu­ción ge­né­ti­ca ni instinto de pre­ser­va­ción. ¿Nos in­tere­sa que lo ten­gan o en al­gu­nos ca­sos es­ta­ría bien que se au­to­des­tru­ye­ran?

¿El mun­do se­rá más fe­liz con ro­bots o más con­flic­ti­vo? Con más pro­duc­ti­vi­dad siem­pre hay más abun­dan­cia. Pe­ro ha­brá pro­ble­mas de or­den pú­bli­co y tu­mul­tos so­cia­les, por­que ha­brá gen­te que se que­da­rá sin na­da. Por ello, hay que in­tro­du­cir una ren­ta bá­si­ca a to­dos los ciu­da­da­nos pa­ra com­pen­sar la pér­di­da de em­pleo.

Muy po­cas per­so­nas ten­drán ca­pa­ci­dad pa­ra tra­ba­jar jun­to a las má­qui­nas en el fu­tu­ro Es más di­fí­cil au­to­ma­ti­zar una mu­jer de la lim­pie­za que un ci­ru­jano: ha­ce mu­chas co­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.