El mi­no­tau­ro y el eu­ro

Va­ru­fa­kis ana­li­za có­mo el fin de Bret­ton Woods en 1971 lle­vó a Eu­ro­pa a una mo­ne­da fa­lli­da y a la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Más allá de que Ya­nis Va­ru­fa­kis y el ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na es­tén in­ten­tan­do aca­bar con las po­lí­ti­cas eu­ro­peas de aus­te­ri­dad a tra­vés de los ho­te­les de cin­co es­tre­llas, leer los libros del fu­gaz mi­nis­tro de eco­no­mía grie­go siem­pre re­sul­ta es­ti­mu­lan­te. Y los po­bres su­fren lo que de­ben no es la ex­cep­ción. Un li­bro que cons­ti­tu­ye la otra ca­ra –pe­ro na­rra­da des­de Eu­ro­pa– de su ensayo El mi­no­tau­ro glo­bal, en el que re­tra­ta­ba có­mo­la cri­sis ac­tual es fru­to de un largo pro­ce­so que co­men­zó en 1971 cuan­do EE.UU. de­ci­dió rom­per­co­nel­sis­te­ma­mo­ne­ta­rio­de Bret­ton Woods. Un sis­te­ma que gi­ra­ba en­tor­noal­dó­lary­pro­por­cio­nó es­ta­bi­li­dad a Eu­ro­pa des­de la gue­rra has­ta que fue ex­pul­sa­da de él.

Na­da dis­pues­tos a la aus­te­ri­dad y que­rien­do con­ser­var su he­ge­mo­nía en un mo­men­to en el que gas­ta­ban di­ne­ro a es­puer­tas en Viet­nam, des­de 1971 EE.UU. aca­bó con Bret­ton Woods y per­mi­tió que sus dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rio y co­mer­cial cre­cie­ran. Unos dé­fi­cits que pa­ga­ría el res­to del mun­do. Ale­ma­nia, Ja­póny lue­go Chi­na pro­du­ci­rían bie­nes en ma­sa que los es­ta­dou­ni­den­ses de­vo­ra­rían. Yal­re­de­dor­del70% de­los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos por esos paí­ses irían a Wall Street, que­los trans­for­ma­ría en cré­di­to a los con­su­mi­do­res, in­ver­sión en cor­po­ra­cio­nes ex­tran­je­ras y Le­tras del Te­so­ro de EE.UU.. Yen di­ne­ri­llo pa­ra los ban­que­ros. Así es más fá­cil en­ten­der, di­ce Va­ru­fa­kis, el au­ge de la fi­nan­cia­ri­za­ción, el re­plie­gue de­los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res o el do­mi­nio del mo­de­lo­de­cre­ci­mien­to an­glo­sa­jón. Has­ta el de­rrum­be del sis­te­ma ban­ca­rio en el 2008: la ar­qui­tec­tu­ra eu­ro­pea, im­pul­sa­da des­de el ini­cio por EE.UU. con Ale­ma­nia co­mo pi­lar eco­nó­mi­co pa­ra la con­ten­ción so­vié­ti­ca, no es­ta­ba pre­pa­ra­da y em­pe­zó a de­sin­te­grar­se.

De he­cho en Y los po­bres su­fren lo que de­ben Va­ru­fa­kis na­rra so­bre to­do có­mo Eu­ro­pa, ex­pul­sa­da del pa­trón dó­lar en 1971, ne­ce­si­ta­ba una nue­va es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria y bus­có una unión mo­ne­ta­ria abor­da­da de ma­ne­ra equi­vo­ca­da, de mo­do que de­bi­li­tó la in­te­gra­ción eu­ro­pea.

La his­to­ria de ese pro­ce­so pa­sa por De Gau­lle, tra­tan­do siem­pre de da­rel abra­zo­de­lo­soaA­le­ma­nia­con una­mo­ne­da­co­mún­que­neu­tra­li­za­ra su po­der eco­nó­mi­co, o por el Bun­des­bank, ca­paz de qui­tar can­ci­lle­res co­mo Lud­wig Er­hard –por pro­cli­ve a Was­hing­ton– y de ha­cer caer el Sis­te­ma Mo­ne­ta­rio Eu­ro­peo pa­ra que el BCE fue­ra crea­do a su ima­gen y se­me­jan­za. La his­to­ria tran­si­ta una y otra vez por los per­ma­nen­tes dé­fi­cits de Fran­cia y los eter­nos su­pe­rá­vits de Ale­ma­nia, que pa­ra man­te­ner­se ne­ce­si­ta­ban que su mo­ne­da­no­flo­ta­ra li­bre­men­te. Y tie­ne un mo­men­to es­te­lar cuan­do Fra­nçois Mit­te­rrand y Hel­mut Köhl pu­sie­ron el ca­rro an­tes de los ca­ba­llos y, ca­re­cien­do de po­der pa­ra más, crea­ron una mo­ne­da úni­ca sin me­ca­nis­mos pa­ra re­ci­clar los su­pe­rá­vits ale­mán y ho­lan­dés, sin deu­da pú­bli­ca co­mún y una po­lí­ti­ca co­mu­ni­ta­ria de in­ver­sión.

Hoy Eu­ro­pa, con­clu­ye Va­ru­fa­kis, si­gue es­tan­ca­da, y en ella no do­mi­nan tan­to con­cep­cio­nes pu­ri­ta­nas co­mo una vi­sión re­li­gio­sa de las nor­mas de los tra­ta­dos, un ve­lo ba­jo el que los más fuer­tes se in­ven­tan las re­glas se­gún les con­vie­ne.

PHI­LIP­PE BOUCHON / AFP

¿Y LOS PO­BRES SU­FREN LO QUE DE­BEN? Ya­nis Va­rou­fa­kis

Deus­to. Bar­ce­lo­na, 2016 378 p.| 20,95 €| e-book, 12,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.