Sin lí­mi­tes de mo­vi­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - EL COCHE DE - So­nia Mo­reno

El 28 de ma­yo de 1997 la vi­da del pa­ra­triatle­ta Da­ni Molina cam­bió to­tal­men­te. Te­nía 22 pri­ma­ve­ras. Su­ce­dió to­do muy rá­pi­do, en ape­nas unos se­gun­dos: un co­che se sal­tó un ce­da el pa­so y lo em­bis­tió cuan­do cir­cu­la­ba en mo­to. Li­te­ral­men­te lo ba­rrió de la cal­za­da. Dos jor­na­das des­pués del si­nies­tro los mé­di­cos le die­ron una ma­la no­ti­cia: no le po­dían sal­var la pier­na de­re­cha, por lo que se la te­nían que ampu­tar por de­ba­jo de la ro­di­lla. “Re­cuer­do aquel día co­mo el más du­ro de mi exis­ten­cia, pe­ro re­co­noz­co que des­de el ac­ci­den­te soy me­jor per­so­na y vi­vo la vi­da más in­ten­sa­men­te”, ad­mi­te el cam­peón del mun­do de acuatlón y en va­rias oca­sio­nes sub­cam­peón de triatlón.

Des­de los 18 años, el tam­bién ar­qui­tec­to téc­ni­co con­du­cía mo­tos, y el car­net B se lo ha­bía sa­ca­do ape­nas tres días an­tes del fa­tí­di­co ac­ci­den­te. Un­to­tal de14o­pe­ra­cio­nes y un año de re­cu­pe­ra­ción es lo que ne­ce­si­tó pa­ra vol­ver a an­dar y re­to­mar la sen­da de la nor­ma­li­dad en­su­vi­da, in­clui­do enel ám­bi­to de la con­duc­ción. No­co­gió mie­do a la ca­rre­te­ra, pe­ro sí res­pe­to. Aun­que las mo­tos le si­guen gus­tan­do, nun­ca se ha vuel­to a mon­tar en nin­gu­na. Y aho­ra que es­tá a pun­to de ser pa­dre no sa­be có­mo reac­cio­na­ría si suhi­jo le pi­die­ra una­mon­tu­ra­de dos rue­das: “En­ten­de­ría que qui­sie­ra te­ner una­mo­to, pues yo la tu­ve, pe­ro no sé có­mo lo lle­va­ría…”

Al año del ac­ci­den­te se com­pró su pri­mer co­che, unFiat Bra­vo. De eso ya han pa­sa­do va­rios quin­que­nios y aho­ra con­du­ce un Mit­su­bis­hi Outlan­der au­to­má­ti­co adap­ta­do con un in­ver­sor de ace­le­ra­dor por­que lo ma­ne­ja con el pie iz­quier­do. Es­te 4x4 de ca­si 4,7 me­tros de lon­gi­tud le va fe­no­me­nal pa­ra trans­por­tar to­dos sus bár­tu­los a ni­vel per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Molina re­si­de en Gua­da­la­ja­ra y uti­li­za el vehícu­lo a dia­rio pa­ra ir a en­tre­nar y des­pla­zar­se a la ma­yo­ría de lu­ga­res don­de com­pi­te.

La­men­ta­ble­men­te, es­te año no par­ti­ci­pa­rá en los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de Río por­que su ca­te­go­ría ha si­do ex­clui­da de la ci­ta de­por­ti­va. De mo­men­to, se ten­drá que con­for­mar con su ex­pe­rien­cia en la con­vo­ca­to­ria de Ate­nas (2004).

Da­ni pro­ce­de de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, por lo que tie­ne mu­chas anéc­do­tas por ex­pli­car: “Una vez fui en co­che a Huel­va con mis cin­co her­ma­nos y mis pa­dres, y del den­so trá­fi­co que ha­bía tar­da­mos ca­si un día en lle­gar”. Iban a bor­do de un Peu­geot 505 fa­mi­liar con tres fi­las de asien­tos en el que, al­go es­tre­chos, ca­bían to­dos. Si bien es­te via­je lo tie­ne gra­ba­do en la me­mo­ria por lo eterno que fue, hay otro que­le su­poa­po­co. Se­tra­ta del via­je de no­vios que hi­zo con su es­po­sa re­co­rrien­do Es­ta­dos Uni­dos en un mag­ní­fi­co des­ca­po­ta­ble. “Fue in­creí­ble”, re­me­mo­ra el de- por­tis­ta es­pa­ñol, que sue­ña con con­ver­tir­se en cam­peón del mun­do de triatlón y con po­ner­se al vo­lan­te de un Pors­che Ca­rre­ra 4 de co­lor ro­jo.

Con­du­cir es una ac­ti­vi­dad que le gus­ta. La ve­lo­ci­dad la re­ser­va pa­ra la com­pe­ti­ción de­por­ti­va. En el co­che cir­cu­la tran­qui­lo y lo úni­co que le mo­les­ta es el mal uso que ha­cen de­ma­sia­das per­so­nas de las pla­zas pa­ra gen­te con mo­vi­li­dad re­du­ci­da. “De­be­ría ha­ber más”, apos­ti­lla el pa­ra­triatle­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.