Mas­co­ta de ma­de­ra so­bre rue­das

Na­ci­do pa­ra con­quis­tar el co­ra­zón de los afi­cio­na­dos al mo­tor, es­te pro­yec­to po­dría fa­bri­car­se en se­rie en el fu­tu­ro

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPT CAR - Pe­re Prat

Es­ta­mos an­te uno de los pro­to­ti­pos que ha des­per­ta­do ma­yor ex­pec­ta­ción du­ran­te los úl­ti­mos tiem­pos. Y lo me­jor del ca­so es que no se tra­ta de nin­gún con­cept car de di­se­ño fu­tu­ris­ta. Ni si­quie­ra es un co­che ex­pe­ri­men­tal que pue­da va­na­glo­riar­se de ser ca­paz de al­can­zar unas pres­ta­cio­nes fue­ra de lo co­mún o apor­tar in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en te­rre­nos tan de mo­da co­mo la eco­lo­gía o la co­nec­ti­vi­dad. Pe­ro el To­yo­ta Set­su­na ha­ce ga­la de una pro­fun­da per­so­na­li­dad pro­pia, de­ri­va­da fun­da­men­tal­men­te por la ex­clu­si­va se­lec­ción de ma­de­ras que com­po­nen su es­truc­tu­ra bá­si­ca.

Con el fin de con­ver­tir­se en una mas­co­ta so­bre rue­das es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra las fa­mi­lias que pre­ten­den acu­mu­lar re­cuer­dos en­tra­ña­bles, es­te vehícu­lo ha apos­ta­do por un ti­po de ma­te­ria­les que van su­frien­do cam­bios a me­di­da que se so­me­ten al pa­so del tiem­po. Si la ma­de­ra se cui­da con el bar­niz ade­cua­do y el man­te­ni­mien­to co­rres­pon­dien­te, cam­bia­rá de co­lor pe­ro se man­ten­drá en ple­nas fa­cul­ta­des de uso du­ran­te va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Lo mis­mo su­ce­de­rá con la cu­bier­ta de cue­ro de los asien­tos o las pie­zas de alu­mi­nio, ca­pa­ces de trans­mi­tir asi­mis­mo en el as­pec­to de su pro­pia su­per­fi­cie el tra­to re­ci­bi­do por sus usua­rios.

Da­do que ca­da par­te del co­che cum­ple con una mi­sión pro­pia, se ha op­ta­do por com­bi­nar ma­de­ras de ár­bo­les dis­tin­tos pa­ra ade­cuar­se a los di­ver­sos re­que­ri­mien­tos de ca­da pie­za. Los pa­ne­les de la ca­rro­ce­ría se han ela­bo­ra­do con ce­dro pa­ra apro­ve­char su fle­xi­bi­li­dad. La es­truc­tu­ra del bas­ti­dor, que sus­ten­ta los ele­men­tos me­cá­ni­cos, se ha fa­bri­ca­do con abe­dul, una ma­te­ria ve­ge­tal muy rí­gi­da. La pla­ta­for­ma del sue­lo, por su par­te, ha pre­fe­ri­do un ár­bol ja­po­nés lla­ma­do zel­ko­va, que des­ta­ca por su re­sis­ten­cia y du­ra­bi­li­dad.

Pa­ra mon­tar el vehícu­lo, se ha apos­ta­do por res­pe­tar las téc­ni­cas ja­po­ne­sas de car­pin­te­ría más tra­di­cio­na­les. De es­te mo­do, se han po­di­do en­sam­blar to­das las pie­zas de ma­de­ra sin ne­ce­si­dad de usar nin­gún ti­po de tor­ni­llo ni cla­vos. Aun­que por el mo­men­to no de­je de ser un sim­ple pro­to­ti­po, se ha de­ci­di­do equi­par­lo con un mo­tor eléc­tri­co, una elec­ción eco­ló­gi­ca que es­tá en per­fec­ta con­so­nan­cia con la ge­né­ti­ca sos­te­ni­ble de los ma­te­ria­les em­plea­dos en to­dos los com­po­nen­tes es­truc­tu­ra­les.

El pro­pio Ken­ji Tsu­ji, in­ge­nie­ro res­pon­sa­ble de la idea­ción y desa­rro­llo del To­yo­ta Set­su­na, se ex­pli­ca­ba a los pe­rio­dis­tas du­ran­te la pre­sen­ta­ción del vehícu­lo en los si­guien­tes tér­mi­nos: “Una de las reac­cio­nes más in­tere­san­tes que he­mos re­co­gi­do tras mos­trar el co­che al pú­bli­co ha si­do la es­pe­ran­za de los afi­cio­na­dos al mo­tor más apa­sio­na­dos de que al­gún día sea­mos ca­pa­ces de fa­bri­car mo­de­los ma­tri­cu­la­bles de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res”.

Se han com­bi­na­do ma­de­ras de ár­bo­les dis­tin­tos pa­ra ajus­tar los re­que­ri­mien­tos de ca­da pie­za

pu­ro ar­te La for­ma de la ca­rro­ce­ría, de ins­pi­ra­ción náu­ti­ca, pre­ten­de evo­car las bue­nas vi­bra­cio­nes que ema­nan del mar en va­ca­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.