Los ro­bots lla­man a la puer­ta

Tra­ba­jar con má­qui­nas in­te­li­gen­tes se­rá ha­bi­tual pe­ro, ¿qué pa­sa­rá con el em­pleo?

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri

La OCDE aler­ta que se pue­de per­der el 9% de los em­pleos, que se­rán sus­ti­tui­dos por má­qui­nas Ya hay ro­bots que sir­ven co­pas, ha­cen in­ven­ta­rios y suben co­mi­da a las ha­bi­ta­cio­nes

“En el fu­tu­ro ve­re­mos ca­da vez más es­ce­na­rios de cien­cia fic­ción y ca­da vez me­nos em­pleo”. Es lo que pro­nos­ti­ca Andrew Mc Afee, pro­fe­sor del MIT, au­tor deu­na in­ves­ti­ga­ción so­bre “la se­gun­da era de las má­qui­nas”, cuan­do en las no­ti­cias, to­da­vía re­sue­na el eco de Fox­conn, em­pre­sa de com­po­nen­tes pa­ra mó­vi­les que ha “re­em­pla­za­do” a 60.000 tra­ba­ja­do­res por ro­bots.

Los se­res hu­ma­nos te­ne­mos ven­ta­jas en las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les, en las pro­fe­sio­nes crea­ti­vas y en des­tre­za ma­nual y mo­vi­li­dad. Pe­ro ha­ría­mos bien en de­fen­der nues­tro te­rri­to­rio. Los ro­bots es­tán desem­pe­ñan­do ta­reas has­ta ha­ce po­co inima­gi­na­bles: sir­ven co­pas en ba­res de los cru­ce­ros; suben co­mi­da a las ha­bi­ta­cio­nes de ho­te­les; ha­cen in­ven­ta­rios en los sú­per, ins­pec­cio­nan fu­se­la­jes de avio­nes. En lu­gar de los hom­bres, cla­ro.

Los aca­dé­mi­cos Carl Frey y Mi­chael Os­bor­ne de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford sos­tie­nen que en vein­te años la mi­tad de los em­pleos de EE.UU. se­rán au­to­ma­ti­za­dos. Du­dan de que los nue­vos pues­tos crea­dos se­rán su­fi­cien­tes pa­ra com­pen­sar la he­mo­rra­gia. El pre­mio No­bel de Eco­no­mía Da­niel Kah­ne­man cree que en un fu­tu­ro los ro­bots in­clu­so re­em­pla­za­rán al CEO: “No hay nin­gu­na evi­den­cia de que el jui­cio de un ex­per­to sea me­jor que fór­mu­las cons­trui­das de for­ma in­te­li­gen­te”.

Pe­ro la OCDE, en un es­tu­dio de ha­ce unos días, mi­ni­mi­za­ba el fe­nó­meno al con­si­de­rar que de me­dia só­lo el 9% de los em­pleos se­rían sus­ti­tui­dos por má­qui­nas. Ar­gu­men­tan que el pro­ce­so se­rá len­to, con obs­tácu­los eco­nó­mi­cos, ju­rí­di­cos y so­cia­les y que los tra­ba­ja­do­res po­drán adap­tar­se a la tec­no­lo­gía o apun­tar­se a las nue­vas pro­fe­sio­nes na­ci­das a par­tir de los ro­bots.

Por­que a es­tos ro­bots hay que pro­gra­mar­los, ins­ta­lar­los, man­te­ner­los: “Si us­ted mi­ra de cer­ca la dis­cu­sión, la au­to­ma­ti­za­ción es­tá ayu­dan­do a con­ser­var y crear pues­tos de tra­ba­jo”, ase­gu­ra­ba Jeff Bruns­tein, pre­si­den­te de la In­te­na­tio­nal Ro­bot Fe­de­ra­tion. Un op­ti­mis­mo que no to­dos com­par­ten. “Es­toy alar­ma­do de que las au­to­ri- da­des no pa­rez­can preo­cu­pa­das por la pér­di­da po­ten­cial y ma­si­va de em­pleos y la ne­ce­si­dad de ase­gu­rar una tran­si­ción jus­ta ha­cia el tra­ba­jo di­gi­tal”, di­jo es­ta se­ma­na el se­cre­ta­rio de la Con­fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Sin­di­ca­tos, Pe­ter Sche­rrer.

Co­mo col­chón so­cial ya se avan­zan al­gu­nas pro­pues­tas: la in­tro­duc­ción de una ren­ta ciu­da­da­na ga­ran­ti­za­da o, co­mo su­gie­re la New Eco­no­mics Foun­da­tion, una se­ma­na la­bo­ral de 21 ho­ras se­ma­na les pa­ra que to­dos pue­dan tra­ba­jar. Por­que si se quie­ren ven­der pro­duc­tos fa­bri­ca­dos con ro­bots, se ne­ce­si­ta a una cla­se me­dia que los com­pre.

La pesadilla es an­ti­gua. John May­nard Key­nes es­cri­bió en los años 30: “To­dos su­fri­re­mos una en­fer­me­dad: el des­em­pleo tec­no­ló­gi­co”. Pe­ro pién­sen­lo: ya no po­de­mos vi­vir sin los ro­bots. Lo ex­pli­ca­ba el eco­no­mis­ta de Co­lum­bia Jef­frey Sachs: “Las má­qui­nas co­bran pea­jes en los au­to­pis­tas, nos dan di­rec­cio­nes, apa­gan lu­ces, lus­tran za­pa­tos y ma­tan a nues­tros enemigos”.

El fe­nó­meno aho­ra irá a más. Pa­ra la con­sul­to­ra Mc Kin­sey, la ro­bó­ti­ca avan­za­da y sus apli­ca­cio­nes, con el in­ter­net de las co­sas, in­te­li­gen­cia

MA­RIA COR­TE

MARC ARIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.