El ti­tán chino no ce­sa de ex­ten­der su in­fluen­cia

El ti­tán chino del co­mer­cio elec­tró­ni­co ex­tien­de su in­fluen­cia a otros sec­to­res, pe­ro no di­si­pa el re­ce­lo in­ter­na­cio­nal

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Isi­dre Am­brós

Ca­da día de­ce­nas o qui­zás cen­te­na­res de mi­llo­nes de chi­nos con­tri­bu­yen, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, a en­gro­sar las ar­cas de Ali­ba­ba, el gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co mun­dial crea­do en 1999 por un mo­des­to pro­fe­sor de in­glés lla­ma­do Jack Ma, con­ver­ti­do ac­tual­men­te en el se­gun­do hom­bre más ri­co del gi­gan­te asiá­ti­co con una for­tu­na es­ti­ma­da de 23.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

A tra­vés de sus di­ver­sas em­pre­sas par­ti­ci­pa­das, es­te gru­po em­pre­sa­rial con se­de en Hangz­hou com­par­te bue­na par­te de las de­ci- sio­nes dia­rias que adop­tan los más de 500 mi­llo­nes de chi­nos que com­pran a tra­vés de in­ter­net. Un ob­je­ti­vo que ha con­se­gui­do a tra­vés de po­ner sus pla­ta­for­mas di­gi­ta­les a dis­po­si­ción de ven­de­do­res y com­pra­do­res. Ini­cia­ti­va que ha con­du­ci­do a Ali­ba­ba a abar­car las cua­tro quin­tas par­tes del co­mer­cio en in­ter­net de la se­gun­da po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial y con­ver­tir­se en el ma­yor ven­de­dor de pro­duc­tos del pla­ne­ta, por de­lan­te de Wall­mart.

Es­te tí­tu­lo, sin em­bar­go, tie­ne ma­ti­ces, ya que se tra­ta de dos em­pre­sas muy dis­tin­tas. La es­ta­dou­ni­den­se es una ca­de­na de gran­des su­per­fi­cies, que co­mer­cia­li­za pro­duc­tos que com­pra a pro­vee­do­res, los ven­de en sus es­ta­ble­ci­mien­tos y fac­tu­ra di­rec­ta­men­te. Ali­ba­ba es un in­ter­me­dia­rio vir­tual, que co­bra una co­mi­sión por per­mi­tir a ter­ce­ras em­pre­sas co­mer­cia­li­zar los pro­duc­tos en sus pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. Una ac­ti­vi­dad que le per­mi­te con­ta­bi­li­zar un co­lo­sal vo­lu­men de ven­tas bru­tas, su­pe­rior a las transac­cio­nes juntas de Ama­zon y eBay.

La fir­ma de Jack Ma ha lo­gra­do es­te éxi­to gra­cias a sus pla­ta­for­mas Tao­bao (Bús­que­da del Te­so­ro) y Tmall, que el año pa­sa­do le per­mi­tie­ron su­pe­rar de largo el um­bral de los 3 bi­llo­nes de yua­nes (más de 410.000 mi­llo­nes de eu­ros) en va­lor de pro­duc­tos ven­di­dos en sus ope­ra­cio­nes.

Pe­ro su in­fluen­cia en la red no se li­mi­ta a es­tas pla­ta­for­mas. Otra de sus jo­yas de la co­ro­na es Ali­pay, el ma­yor mé­to­do di­gi­tal de pa­go de Chi­na. Ali­ba­ba pro­mue­ve que su mo­ne­de­ro vir­tual per­mi­ta a los chi­nos su­fra­gar sus gas­tos en cual­quier par­te del mun­do. Re­cien­te­men­te ha lle­ga­do a un acuer­do con la com­pa­ñía Uber pa­ra que pue­dan pa­gar en yua­nes los tra­yec­tos que reali­cen en los 69 paí­ses en los que la fir­ma de ser­vi­cios de ta­xi por in­ter­net sea ope­ra­ti­va.

Pe­ro jun­to a es­tos ser­vi­cios, el co­ra­zón del gru­po es Ant Fi­nan­cial Ser­vi­ces Group. Es­ta fir­ma es el ver­da­de­ro bra­zo eje­cu­tor de las es­tra­te­gias de la com­pa­ñía crea­da por Jack Ma, que cuen­ta con unos 35.000 em­plea­dos. A tra­vés de ella, Ali­ba­ba ha in­ver­ti­do en Wei­bo (el Twitter chino) y en la pla­ta­for­ma de ví­deos You­ku (el equi­va­len­te a You Tu­be), y ha ex­ten­di­do la in­fluen­cia de su fun­da­dor a otros ám­bi­tos, co­mo el de- por­ti­vo o los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Ali­ba­ba es pro­pie­ta­rio de la mi­tad de las ac­cio­nes del equi­po de fut­bol Guangz­hou Ever­gran­de Tao­bao, que en­tre­na el bra­si­le­ño Luiz Fe­li­pe Sco­la­ri, y es­tá con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les clubes chi­nos. Y su fi­lial Alis­ports fir­mó en ma­yo un acuer­do por diez años con World Rugby pa­ra pro­mo­cio­nar el de­por­te del ba­lón ova­la­do en Chi­na.

En los úl­ti­mos me­ses el gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co ha apos­ta­do asi­mis­mo por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ha to­ma­do el con­trol del prin­ci­pal dia­rio en in­glés de Hong Kong, el South

Chi­na Mor­ning Post, y es­ta­ría en con­ver­sa­cio­nes pa­ra en­trar co­mo ac­cio­nis­ta en la re­vis­ta po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca más in­flu­yen­te e in­de­pen­dien­te de Chi­na, Cai­xin.

Sin em­bar­go, es­ta ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to y su en­tra­da en Wall Street en el 2014 no han per­mi­ti­do a Jack Ma lo­grar la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal que pre­ten­de pa­ra Ali­ba­ba. Las ven­tas fue­ra de las fron­te­ras chi­nas su­po­nen só­lo el 8% y no con­si­gue bo­rrar el re­ce­lo que des­pier­ta su em­pre­sa, de­bi­do a la ima­gen de que se lu­cra con la com­pra ven­ta de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos.

Las fir­mas Guc­ci y Michal Kors lo­gra­ron el mes pa­sa­do que la Coa­li­ción In­ter­na­cio­nal An­ti­fal­si­fi­ca­cio­nes (IACC, por sus si­glas en in­glés) sus­pen­die­ra la par­ti­ci­pa­ción de Ali­ba­ba co­mo miem­bro, has­ta que no de­mues­tre su fir­me­za en la lu­cha con­tra las fal­si­fi­ca­cio­nes. Po­co des­pués, el gi­gan­te elec­tró­ni­co anun­ció que em­pe­za­ba co­la­bo­rar con las au­to­ri­da­des chi­nas con­tra las fal­si­fi­ca­cio­nes de las gran­des mar­cas.

VCG / GETTY

Jack Ma, fun­da­dor de Ali­ba­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.