De la in­ven­ción a la in­no­va­ción

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Elies Cam­po

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es la gran obsesión de Goo­gle. Así lo re­mar­có en su con­fe­ren­cia anual. Una ci­ta don­de los desa­rro­lla­do­res tie­nen el pri­vi­le­gio de ver de pri­me­ra mano cuál es su rum­bo.

Goo­gle es­tá pa­san­do de só­lo al­ma­ce­nar da­tos y co­no­ci­mien­to, a em­pe­zar a en­ten­der y ac­tuar so­bre es­tos. Pa­san­do pá­gi­na a su clá­si­ca ca­ja de bús­que­da y a su Pa­geRank, el al­go­rit­mo que or­de­na los re­sul­ta­dos de las bús­que­das por re­le­van­cia, pa­ra re­con­ver­tir­se a un mo­de­lo con­ver­sa­cio­nal y pre­dic­ti­vo.

El anun­cio de la pla­ta­for­ma de men­sa­je­ría Allo y el al­ta­voz in­te­li­gen­te pa­ra el ho­gar Goo­gle Ho­me son al­gu­nos de los pri­me­ros pa­sos en es­ta di­rec­ción.

Tan­to soft­wa­re co­mo hard­wa­re son la ex­ten­sión e in­ter­faz pa­ra in­ter­ac­tuar con Goo­gle As­sis­tant, un pa­ra­guas in­te­li­gen­te que en­glo­ba, co­nec­ta e in­ter­ac­túa tan­to con nues­tra in­for­ma­ción per­so­nal co­mo con to­da la in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da por la com­pa­ñía.

Goo­gle anun­ció es­tos pro­duc­tos y ser­vi­cios pe­ro no de­jó cla­ro cuán­do iban a es­tar real­men­te dis­po­ni­bles. Los días si­guien­tes al Goo­gle IO, las re­des so­cia­les y pu­bli­ca­cio­nes se inun­da­ron de ar­tícu­los y co­men­ta­rios don­de se acu­sa­ba a Goo­gle de fal­ta de in­no­va­ción. Se com­pa­ra­ba los prin­ci­pa­les anun­cios de pro­duc­tos con los de sus com­pe­ti­do­res, no só­lo anun­cia­dos, sino lan­za­dos al mer­ca­do me­ses atrás. Goo­gle Ho­me co­mo co­pia de Ama­zon Echo, el al­ta­voz in­te­li­gen­te de Ama­zon. La pla­ta­for­ma de men­sa­je­ría Allo co­mo co­pia de Te­le­gram y su pla­ta­for­ma de chat­bots.

Se­gu­ra­men­te las ex­pec­ta­ti­vas de la ma­yo­ría de es­tos crí­ti­cos era que el gi­gan­te de Moun­tain View anun­cia­ra al­gún pro­duc­to com­ple­ta­men­te nue­vo, una in­ven­ción. Di­fe­ren­te de in­no­va­ción.

A me­nu­do uti­li­za­mos las pa­la­bras ‘in­ven­ción’ e ‘in­no­va­ción’ de ma­ne­ra in­ter­cam­bia­ble e in­clu­so en va­rios idio­mas se con­si­de­ran si­nó­ni­mos. Con­si­de­rar­las el mis­mo con­cep­to, es pa­sar por al­to su­ti­le­zas cla­ve en el sen­ti­do, que pue­den cam­biar una con­ver­sa­ción, o en es­te ca­so, la per­cep­ción de una com­pa­ñía co­mo Goo­gle.

Una in­ven­ción es, en ge­ne­ral, al­go com­ple­ta­men­te nue­vo. Mien­tras que una in­no­va­ción es por lo ge­ne­ral una mo­di­fi­ca­ción que pro­du­ce un cam­bio en con­duc­tas o in­ter­ac­cio­nes.

Muy po­cas in­ven­cio­nes son, por sí so­las, in­no­va­cio­nes de éxi­to. La ma­yo­ría de las in­no­va­cio­nes son cam­bios evo­lu­ti­vos e in­cre­men­ta­les de los pro­ce­sos ac­tua­les, usos o fun­cio­nes, que me­jo­ran por la in­cor­po­ra­ción de una (o va­rias) in­ven­cio­nes.

Exis­ten mu­chí­si­mas pa­ten­tes so­bre in­ven­cio­nes sin un uso prác­ti­co que no han con­se­gui­do in­fluir en nin­gún pro­duc­to o com­por­ta­mien­to. Una in­ven­ción que no pro­du­ce un uso, no es una in­no­va­ción.

En ge­ne­ral, eva­lua­mos a las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas por su ca­pa­ci­dad de con­ven­cer a per­so­nas pa­ra que cam­bien sus há­bi­tos e uti­li­cen sus pro­duc­tos, a cam­bio de ge­ne­rar­les al­gún ti­po de va­lor.

Y es pre­ci­sa­men­te aquí, en Si­li­con Va­lley, don­de las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas tie­nen una ca­pa­ci­dad ex­cep­cio­nal pa­ra em­pe­zar, ite­rar con ra­pi­dez y efi­cien­cia, con­ven­cer o fa­llar, y vol­ver a em­pe­zar.

En su even­to, Goo­gle pre­sen­tó sus pro­pues­tas pa­ra los si­guien­tes 12 me­ses. Una vez es­tas es­tén dis­po­ni­bles pa­ra que los usua­rios las po­da­mos adop­tar, po­dre­mos real­men­te eva­luar la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de la com­pa­ñía…

EC Muy po­cas in­ven­cio­nes son in­no­va­cio­nes de éxi­to. La ma­yo­ría de las in­no­va­cio­nes son cam­bios evo­lu­ti­vos e in­cre­men­ta­les

DA­VID PAUL MO­RRIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.