In­ver­sio­nes y emo­cio­nes

CB Al per­der 10.000 eu­ros, el gra­do de su­fri­mien­to es ma­yor que el pla­cer por ga­nar esa ci­fra. Pa­ra ser igual, de­be­rían ga­nar­se 25.000

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Carlos Bach

¿Por qué se nos va el di­ne­ro o to­ma­mos ma­las de­ci­sio­nes de in­ver­sión? En fi­nan­zas, aun­que sea­mos más o me­nos in­te­li­gen­tes, ten­ga­mos más o me­nos di­ne­ro, más o me­nos suer­te, las emo­cio­nes jue­gan en nues­tra con­tra la ma­yo­ría de las ve­ces y nos equi­vo­ca­mos más de lo que qui­sié­ra­mos.

Es la te­sis del beha­viou­ral fi­nan­ce (cien­cia del com­por­ta­mien­to fi­nan­cie­ro), que es­tu­dia los fac­to­res emo­cio­na­les y cog­ni­ti­vos que in­flu­yen en nues­tra to­ma de de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras. Co­mo­des­ta­ca­ba el No­bel de Eco­no­mía Da­niel Kah­ne­man, el beha­vio­ral fi­nan­ce ex­pli­ca có­mo una pér­di­da pro­vo­ca un im­pac­to 2,5 ve­ces su­pe­rior al que pro­du­ce una ga­nan­cia de igual mag­ni­tud. Es de­cir, si per­de­mos 10.000 eu­ros, el gra­do de su­fri­mien­to se­rá ma­yor al pla­cer por ga­nar esa can­ti­dad. Pa­ra que fue­ra igual, de­be­ría­mos ob­te­ner 25.000 eu­ros.

Su­ce­de lo mis­mo con la per­cep­ción de even­tos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos: Ca­pi­tal Group pu­bli­có el año pa­sa­do un in­for­me en el que ha­cía una cro­no­lo­gía del mun­do des­de 1973 has­ta 2014, des­ta­can­do ca­da año el he­cho más re­le­van­te. So­lo cua­tro eran po­si­ti­vos. Pe­ro en esos 42 años, la eco­no­mía glo­bal cre­ció mu­cho, las bol­sas subie­ron y el fon­do Ne­wPers­pec­ti­ve (Ca­pi­tal Group) ga­nó –de me­dia– más del 10% anual.

Es­to ilus­tra que lo ne­ga­ti­vo tie­ne más im­pac­to. Pe­ro si ana­li­za­mos los he­chos y ci­fras fría­men­te, con pers­pec­ti­va y en su con­jun­to, el mun­do cre­ce y se­gui­rá ha­cién­do­lo, pe­se al pre­cio del pe­tró­leo, a los ti­pos de cam­bio o a las in­cer­ti­dum­bres po­lí­ti­cas. Un ejem­plo: la OPEP ci­fra los vehícu­los ac­tua­les en unos mil mi­llo­nes y es­ti­ma que en el 2040 ha­brá 2.200. Mil mi­llo­nes de co­ches más su­po­nen, co­mo ex­pli­ca siem­pre el ges­tor de Aban­te Jo­sep Prats, mil mi­llo­nes de fa­mi­lias con po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra ha­ber­lo pa­ga­do (y la ga­so­li­na); por tan­to, su­po­ne­mos que tam­bién po­drán com­prar re­fres­cos, en­tra­das de ci­ne, elec­tro­do­més­ti­cos...

Es lo que hay que te­ner en men­te al in­ver­tir en bol­sa: no se tra­ta de ‘pi­llar’ las subidas y es­qui­var las caí­das, in­ver­ti­mos en ne­go­cios y de­be­mos ha­cer­lo pen­san­do en el largo pla­zo. Pe­ro nos pue­de la im­pa­cien­cia y a ve­ces no res­pe­ta­mos los ho­ri­zon­tes tem­po­ra­les, un error muy co­mún.

Si al pri­va­te equity o a las start-ups les da­mos diez años pa­ra que nos pa­guen la in­ver­sión, ¿por qué no a la bol­sa? El pro­ble­ma es que tie­ne un va­lor li­qui­da­ti­vo dia­rio y las emo­cio­nes nos ha­cen per­der pers­pec­ti­va. Ade­más, los in­ver­so­res se sue­len de­jar lle­var por la ‘ma­na­da’, com­pran el va­lor de mo­da aun­que es­té ca­ro o cuan­do la bol­sa ha subido y ven­den cuan­do ya ha caí­do. La fal­ta de la es­ta­bi­li­dad en las in­ver­sio­nes con ries­go es un mal en­dé­mi­co de nues­tra in­dus­tria de fon­dos de in­ver­sión. Tal y co­mo de­mues­tran las ci­fras de flu­jos de fon­dos, el in­ver­sor va ha­bi­tual­men­te con el pa­so cam­bia­do. Pa­ra ser un buen in­ver­sor, de­be­mos evi­tar de­jar­nos do­mi­nar por los fac­to­res emo­cio­na­les que nos im­pi­den to­mar de­ci­sio­nes ob­je­ti­vas y ra­cio­na­les. Con­tar con un ase­sor de­be­ría ayu­dar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.