Los ras­gos exi­gi­dos en la nue­va era

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

Con in­de­pen­den­cia de que ca­da em­pre­sa desa­rro­lle y pro­yec­te en el mer­ca­do una mar­ca de li­de­raz­go di­fe­ren­cia­da, San­ti García cree que “el con­tex­to or­ga­ni­za­ti­vo de las em­pre­sas 2.0 exi­ge unos lí­de­res que ten­gan una se­rie de ras­gos en co­mún”. Y ci­ta los si­guien­tes:

Vi­sión de fu­tu­ro Su prio­ri­dad es ase­gu­rar que to­da la or­ga­ni­za­ción es­té ali­nea­da con la vi­sión que per­si­gue la em­pre­sa y que es­te ca­mino se re­co­rra lo más rá­pi­do po­si­ble.

Mé­ri­to En es­tas em­pre­sas el po­der es­tá dis­tri­bui­do y el “or­deno y man­do” no fun­cio­na. El lí­der lo es, mien­tras el con­jun­to de la or­ga­ni­za­ción en­tien­da que es quien más va­lor apor­ta en di­cha po­si­ción.

Au­ten­ti­ci­dad Se preo­cu­pa de que exis­ta la má­xi­ma cohe­ren­cia

en­tre sus pa­la­bras y sus he­chos. Cual­quier dis­cre­pan­cia cau­sa­rá pér­di­das de cre­di­bi­li­dad.

Aper­tu­ra Es­te lí­der no so­lo ha­ce lo que di­ce. Tam­bién di­ce lo que ha­ce. Com­par­te in­for­ma­ción y se mues­tra pró­xi­mo y ac­ce­si­ble… y, ade­más, re­co­no­ce sus erro­res.

Diá­lo­go La co­mu­ni­ca­ción uni­di­rec­cio­nal no bas­ta. De­be desa­rro­llar la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va de la or­ga­ni­za­ción que de­pen­de de la ca­pa­ci­dad de ca­da uno de sus miem­bros de re­la­cio­nar­se en­tre sí y con su en­torno, más que su co­cien­te in­te­lec­tual.

Con­fian­za Su li­de­raz­go no de­pen­de de lo que di­ga su tar­je­ta de vi­si­ta. De­be con­fiar en sus em­plea­dos pa­ra que ha­gan su tra­ba­jo con la má­xi­ma li­ber­tad

Va­len­tía Se atre­ve a cues­tio­nar el sta­tu quo, los pa­ra­dig­mas, las

for­mas de ha­cer de siem­pre... Es un po­co ico­no­clas­ta y es­tá dis­pues­to a de­rri­bar es­truc­tu­ras, je­rar­quías y cual­quier obs­tácu­lo que res­te agi­li­dad a su or­ga­ni­za­ción. ¡Cai­ga quien cai­ga! In­clu­so si po­ne en ries­go su con­ti­nui­dad en la em­pre­sa con de­ci­sio­nes po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas.

Hu­mil­dad Re­co­no­ce sus pro­pias ca­ren­cias y es­tá abier­to a apren­der co­sas nue­vas ca­da día, una in­quie­tud por apren­der que tras­la­da al res­to de la or­ga­ni­za­ción.

Hu­ma­nis­mo Tie­ne una es­pe­cial sen­si­bi­li­dad hu­ma­na. En­tien­de que las em­pre­sas es­tán he­chas de re­des de re­la­cio­nes en­tre per­so­nas, úni­cas y li­bres a las que hay que tra­tar con el res­pe­to y la dig­ni­dad que me­re­cen. Sa­be que “el ca­fé pa­ra to­dos” ha­ce mu­cho tiem­po que no fun­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.