La Es­pa­ña ame­na­za­da

Luis de Guin­dos cuen­ta los en­tre­si­jos de có­mo se evi­tó el res­ca­te fi­nan­cie­ro en el 2012 y los pe­li­gros ac­tua­les de la eco­no­mía

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

El mi­nis­tro de Eco­no­mía en fun­cio­nes, Luis de Guin­dos, aca­ba de ter­mi­nar Es­pa­ña ame­na­za­da( Edi­to­rial Pe­nín­su­la), que sal­drá a la ven­ta en la se­gun­da se­ma­na de sep­tiem­bre. Se tra­ta de un li­bro lleno de cla­ves so­bre có­mo­see­vi­tó el res­ca­te fi­nan­cie­ro en el 2012 y có­mo se sa­lió de la Gran Re­ce­sión. Pe­ro pro­ba­ble­men­te lo más in­tere­san­te es“qué he­mo­sa­pren­di­do” de to­do ello pa­ra no vol­ver a co­me­ter los mis­mos erro­res.

Es­te se­rá el te­ma cen­tral del de­ba­te elec­to­ral que es­ta no­che los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos de los cua­tro prin­ci­pa­les par­ti­dos de­ba­ti­rán en LaSex­ta ba­jo la di­rec­ción de Ana Pas­tor. Se tra­ta de una con­fron­ta­ción muy es­pe­ra­da por los que tra­ba­jan en las al­tas to­rres por­que se van a vi­sua­li­zar las po­si­bi­li­da­des reales de que ha­ya acuer­dos tras el 26-J. Tan­to Luis de Guin­dos (PP), co­mo Jordi Se­vi­lla (PSOE), Al­ber­to Gar­zón (Uni­dos Po­de­mos) o Luis Ga­ri­cano (Ciu­da­da­nos) son eco­no­mis­tas y, por tan­to, sa­ben de qué ha­blan. Pre­vi­si­ble men­te se­rá un de­ba­te de al­tu­ra evi­tan­do uno de los gran­des pro­ble­mas que se es­tán pro­du­cien­do en la cam­pa­ña elec­to­ral, y que no es tan­to el ra­di­ca­lis­mo co­mo la ig­no­ran­cia, so­bre to­do cuan­do se ha­bla de po­lí­ti­ca. Re­for­ma la­bo­ral Pro­ba­ble­men­te abor­da­rán cues­tio­nes de trans­cen­den­cia pa­ra los ciu­da­da­nos co­mo la de­ro­ga­ción o no de la re­for­ma la­bo­ral; el fu­tu­ro de las pen­sio­nes; el con­trol del gas­to sa­ni­ta­rio; la equi­dad de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca y el gra­do de so­li­da­ri­dad exi­gi­ble a ca­da te­rri­to­rio; el pac­to edu­ca­ti­vo; la subida o ba­ja­da de im­pues­tos; la ne­ce­si­dad de im­pul­sar las in­ver­sio­nes pú­bli­cas y de man­te­ner al mis­mo tiem­po el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio que exi­ge Bru­se­las; la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co y el pa­go de la abul­ta­da deu­da pú­bli­ca.

Unas cues­tio­nes que los em­pre- sa­rios que asis­tie­ron a las jor­na­das del Círcu­lo de Eco­no­mía de Sit­ges tu­vie­ron opor­tu­ni­dad de es­cu­char de los la­bios de los má­xi­mos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos del país. Pe­ro una de dos, o los po­lí­ti­cos no su­pie­ron ex­pre­sar­se o los em­pre­sa­rios no se en­te­ra­ron… Alo peor, sim­ple­men­te di­je­ron me­dias ver­da­des, que es tan­to co­mo men­tir.

Por eso la con­fron­ta­ción de los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos de los par­ti­dos tie­ne es­pe­cial re­le­van­cia. So­bre to­do por­que al día si­guien­te se pro­du­ci­rá el pri­me­ro y úni­co de­ba­te elec­to­ral en­tre Ma­riano Ra­joy, Pe­dro Sán­chez, Pa­blo Igle­sias y Al­bert Ri­ve­ra. De am­bos en­cuen­tros de­be­ría­mos ob­te­ner una idea cla­ra del mo­men­to en que nos en­con­tra­mos. Po­dría atem­pe­rar­se el fuer­te pe­si­mis­mo de los es­pa­ño­les que re­fle­ja el son­deo del CIS, don­de el 82,3% de los en­cues­ta­dos di­ce que la si­tua­ción po­lí­ti­ca es “ma­la o muy ma­la” y que la eco­nó­mi­ca no es mu­cho me­jor.

Pa­ra una gran par­te de los ob­ser­va­do­res cua­li­fi­ca­dos, Es­pa­ña se en­cuen­tra tan ame­na­za­da co­mo ha­ce cua­tro años. Es cier­to que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ha me­jo­ra­do y que el pe­li­gro ya no pro­vie­ne de la cons­truc­ción o de la ban­ca, que en­tra­ron en una bur­bu­ja co­mo con­se­cuen­cia de la co­rrup­ción. La ame­na­za vie­ne en es­ta oca­sión de la des­con­fian­za de la so­cie­dad, no de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros co­mo ocu­rrió en la Gran Cri­sis. La fal­ta de un pro­yec­to en co­mún, de ob­je­ti­vos cla­ros y, so­bre to­do, de li­de­raz­go co­mo el que exis­tió en los se­ten­ta con Adol­fo Sua­rez o en los ochen­ta y no­ven­ta con Fe­li­pe González ha­ce que la de­s­es­pe­ran­za se ha­ya con­ver­ti­do en el prin­ci­pal pro­ble­ma de los es­pa­ño­les.

Pe­ro, ade­más, es­te es­ta­do de desáni­mo se pue­de ha­cer ex­ten­si­ble a Eu­ro­pa, ese pro­yec­to que du­ran­te años nos per­mi­tió al­tu­ra de mi­ras, don­de las di­fi­cul­ta­des del pro­yec­to y la au­sen­cia de li­de­raz­go han per­mi­ti­do el re­sur­gir de los na­cio­na­lis­mos con una vi­ru­len­cia des­co­no­ci­da has­ta el mo­men­to. El Bre­xit só­lo es la pun­ta del ice­berg, ya que el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo no só­lo se ha ins­ta­la­do en Gran Bre­ta­ña; es igual o ma­yor en Fran­cia, en Ale­ma­nia y, por su­pues­to, en Gre­cia o en Ita­lia. ¿Quo va­dis Eu­ro­pa?

Se echa en fal­ta un pro­yec­to en co­mún, unos ob­je­ti­vos cla­ros y, so­bre to­do, un li­de­raz­go po­ten­te

JOHN THYS / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.