El di­fí­cil fu­tu­ro de los tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos

La for­ma­ción su­pe­rior no ga­ran­ti­za la em­plea­bi­li­dad, ya que el mer­ca­do es­tá cam­bian­do en di­fe­ren­tes ni­ve­les

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

La vul­ne­ra­bi­li­dad en el mer­ca­do del tra­ba­jo sue­le vin­cu­lar­se con as­pec­tos so­cio­eco­nó­mi­cos li­ga­dos a la for­ma­ción y la edu­ca­ción. Es creen­cia co­mún que el mun­do la­bo­ral es­tá dua­li­zán­do­se, y que quie­nes pue­dan ofre­cer va­lor aña­di­do a sus em­plea­do­res, por sus co­no­ci­mien­tos y pre­dis­po­si­ción, ten­drán una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal exi­to­sa; mien­tras que quie­nes no sean ca­pa­ces de con­tar con el ni­vel for­ma­ti­vo que los tiem­pos pre­ci­san se ve­rán re­le­ga­dos a tra­ba­jos po­bre­men­te pa­ga­dos y es­ca­sa­men­te atrac­ti­vos del sector ser­vi­cios.

Sin em­bar­go, el es­tu­dio Highs­ki­lled out­si­ders? La­bor mar­ket vul­ne­ra­bi­lity, education and wel­fa-

re sta­te pre­fe­ren­ces, de Sil­ja Häu­ser­mann, Tho­mas Ku­rer y Han­na Sch­wan­der, in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Zú­rich y de Bre­men, se­ña­la que la reali­dad no se co­rres­pon­de con es­ta per­cep­ción, por­que es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo en­con­trar fue­ra del mer­ca­do la­bo­ral a tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos. La fuer­za de tra­ba­jo al­ta­men­te edu­ca­da tam­bién es­tá atra­ve­san­do un mo­men­to com­pli­ca­do, en es­pe­cial los em­plea­dos jó­ve­nes y las mu­je­res, ya sea por­que só­lo pue­den con­se­guir un pues­to a tiem­po par­cial o por­que se ha­llan en si­tua­ción de des­em­pleo.

Los in­ves­ti­ga­do­res sub­ra­yan que el ni­vel de ins­truc­ción si­gue sien­do re­le­van­te pa­ra es­tar me­nos ex­pues­to al ries­go en el mer­ca­do la­bo­ral, y que des­de lue­go, las per­so­nas más cua­li­fi­ca­das tie­nen más fa­ci­li­da­des que las de­más pa­ra si­tuar­se pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro que, aún así, pue­den su­frir no­ta­bles di­fi­cul­ta­des por­que el mer­ca­do de tra­ba­jo es­tá cam­bian­do en di­fe­ren­tes ni­ve­les. Del mis­mo mo­do que la dis­mi­nu­ción de pues­tos de tra­ba­jo in­ter­me­dios lle­va a que es­te ti­po de per­fi­les de­ban com­pe­tir por em­pleos de me­nor cua­li­fi­ca­ción, la com­pe­ten­cia tam­bién es­tá acre­cen­tán­do­se en las es­ca­las su­pe­rio­res de­bi­do a la ter­cia­ri­za­ción de la es­truc­tu­ra del em­pleo, la re­vo­lu­ción edu­ca­ti­va y la ex­pan­sión del Es­ta­do de bie­nes­tar.

Da­do que la ti­tu­la­ción su­pe­rior es ya co­mún en bue­na par­te de los cu­rrícu­los, co­mo lo es la rea­li­za­ción de cur­sos de pos­gra­do o el do­mi­nio de va­rios idio­mas, la com­pe­ten­cia en ese es­tra­to au­men­ta jus­to en el ins­tan­te en que dis­mi­nu­ye el nú­me­ro de em­pleos pa­ra los que la for­ma­ción es re­le­van­te.

Si bien los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos y bue­na par­te de las fir­mas in­sis­ten en que la for­ma­ción es esen­cial pa­ra con­se­guir una ca­rre­ra la­bo­ral pro­ve­cho­sa, la reali­dad es di­fe­ren­te. Un in­for­me del US Bureau of La­bor es­ta­dou­ni­den­se sub­ra­ya­ba que en 2010 so­lo un 20% de los tra­ba­jos pre­ci­sa­ban ti­tu­la­ción uni­ver­si­ta­ria pa­ra ser co­rrec­ta­men­te desem­pe­ña­dos; un 43% re­que­ría de edu­ca­ción se­cun­da­ria y pa­ra el res­to no era ne­ce­sa­ria ti­tu­la­ción al­gu­na. Co­mo ase­gu­ran en el re­cien­te The stu­pi

dity pa­ra­dox (Pro­fi­le Books) Mats Al­ves­son y An­dré Spi­cer, pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Lund y de la Cass Bu­si­ness School, en Es­ta­dos Uni­dos por ca­da per­so­na em­plea­da en pues­tos de in­no­va­ción, co­mo los de la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to, hay tres que es­tán

tra­ba­jan­do en McDo­nalds.

Con­di­cio­nes la­bo­ra­les

En Eu­ro­pa la si­tua­ción no es muy di­fe­ren­te: se­gún el pro­yec­to Wal­king de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ci­ta­do por el pro­fe­sor Ja­dran­ka Švarc, del Ins­ti­tu­te of So­cial Scien­ces de Za­greb, en el es­tu­dio The know­led­ge wor­ker is dead.

¿What about pro­fes­sions, "la mi­tad de los 16,67 mi­llo­nes de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo crea­dos en­tre 2000 y 2008 en la UE tie­nen con­di­cio­nes la­bo­ra­les muy pro­ble­má­ti­cas, co­mo sa­la­rios ba­jos, con­tra­tos tem­po­ra­les y em­pleos pre­ca­rios con es­ca­so con­te­ni­do téc­ni­co”.

Pe­ro no só­lo se tra­ta del ti­po de em­pleos que se pue­den con­se­guir, sino de la sen­sa­ción de que la for­ma­ción no pro­te­ge de los vai­ve­nes del mer­ca­do la­bo­ral. Los pues­tos aso­cia­dos a una ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad, aun cuan­do re­quie­ran una for­ma­ción ele­va­da, ge­ne­ran mu­cha más in­sa­tis­fac­ción en­tre los em­plea­dos, in­clu­so si su con­te­ni­do téc­ni­co ayu­da a la au­to­rrea­li­za­ción. El mie­do a ser fá­cil­men­te re­em­pla­za­dos dis­mi­nu­ye tam­bién la po­si­bi­li­dad de me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des.

El mie­do a ser re­em­pla­za­do en la em­pre­sa dis­mi­nu­ye las po­si­bi­li­dad de me­jo­rar las ha­bi­li­da­des del tra­ba­ja­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.