El se­ñor de las ca­lles

El Su­zu­ki Burg­man es el ma­xi­es­cú­ter por ex­ce­len­cia, el que me­jor se adap­ta a las ne­ce­si­da­des de los ur­ba­ni­tas

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Da­vid Prats

El Burg­man 125 siem­pre es no­ti­cia y tras su úl­ti­ma re­no­va­ción ha con­se­gui­do man­te­ner­se co­mo uno de los re­fe­ren­tes del mer­ca­do de los ma­xi­es­cú­ters ur­ba­nos. La fórmula uti­li­za­da por Su­zu­ki pa­ra tra­zar el pri­mer mo­de­lo Burg­man si­gue prác­ti­ca­men­te in­tac­ta y se ba­sa en tres as­pec­tos prin­ci­pa­les: un di­se­ño y una ca­li­dad de pri­me­ra ca­te­go­ría, un es­pa­cio más que ge­ne­ro­so pa­ra guar­dar o trans­por­tar ob­je­tos y unas cua­li­da­des me­cá­ni­cas y di­ná­mi­cas por en­ci­ma de la me­dia. Es así co­mo, pe­se a los años, es­te mo­de­lo se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te del ca­tá­lo­go de la mar­ca y tam­bién del seg­men­to de los gran­des es­cú­te­res.

La ba­se del Burg­man 125 es idén­ti­ca a la de su her­mano de 200cc y, de he­cho, se tra­ta del mis­mo mo­de­lo con dos va­rian­tes pen­sa­das pa­ra aque­llos que no po­seen el car­net de mo­to (la de oc­ta­vo de li­tro) y pa­ra quie­nes sí dis­pon­gan de és­te y pre­fie­ran al­go más de po­ten­cia y, prin­ci­pal­men­te, más par mo­tor en las sa­li­das a vías in­ter­ur­ba­nas. De mo­men­to, los nue­vos fre­nos ABS se man­tie­nen tam­bién co­mo op­ción, aun­que a cor­to pla­zo el asis­ten­te de fre­na­da pa­sa­rá a ser obli­ga­to­rio en to­dos los mo­de­los nue­vos.

La úl­ti­ma ge­ne­ra­ción del Burg­man 125/200 des­ta­ca por una me­jo­ra en la er­go­no­mía, la pro­tec­ción y la co­mo­di­dad en ge­ne­ral. El pri­mer pun­to don­de se ob­ser­van cam­bios es en la al­tu­ra y la co­ber­tu­ra ge­ne­ral de la co­ra­za de­lan­te­ra y del pa­ra­bri­sas, aun­que tam­bién el asien­to es más gran­de y la pla­ta­for­ma per­mi­te co­lo­car me­jor los pies en el sue­lo. La ca­pa­ci­dad de car­ga –uno de los pun­tos fuer­tes del Burg­man– tam­bién se ha in­cre­men­ta­do. De es­te mo­do, ba­jo el asien­to ca­ben dos cas­cos in­te­gra­les, ade­más de otros ob­je­tos me­no­res, y la guan­te­ra del con­tra­es­cu­do ha cre­ci­do has­ta los 5,5 li­tros de ca­pa­ci­dad.

Me­cá­ni­ca­men­te las ver­sio­nes con fre­nos con ABS, tan­to del 125 co­mo del 200, in­clu­yen fre­nos in­de­pen­dien­tes, sus­ti­tu­yen­do al equi­po con fre­na­da com­bi­na­da que mon­ta­ban las ver­sio­nes con­ven­cio­na­les.

El bas­ti­dor con­ser­va el sis­te­ma tu­bu­lar de do­ble cu­na en ace­ro y las sus­pen­sio­nes el do­ble amor­ti­gua­dor pos­te­rior con re­gu­la­ción de pre­car­ga y la hor­qui­lla de­lan­te­ra con­ven­cio­nal. Aun­que se han me­jo­ra­do sus con­su­mos y sus ajus­tes pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes y op­ti­mi­zar su ren­di­mien­to, el pro­pul­sor con­ser­va la ba­se del co­no­ci­do mo­no­ci­lín­dri­co de 4 tiem­pos con re­fri­ge­ra­ción lí­qui­da e in­yec­ción elec­tró­ni­ca con una po­ten­cia má­xi­ma de 12 CV (18 CV pa­ra el 200).

Es­té­ti­ca­men­te lla­ma la aten­ción el nue­vo do­ble fa­ro an­te­rior y el nue­vo di­se­ño de los in­ter­mi­ten­tes de­lan­te­ros in­te­gra­dos. Es in­tere­san­te el cua­dro de man­dos, es­pe­cial­men­te com­ple­to en cuan­to a in­for­ma­ción. Tie­ne un di­se­ño mu­yac­tual, con dos es­fe­ras analó­gi­cas y un pa­nel cen­tral en LCD con in­for­ma­ción me­cá­ni­ca y de via­je. Co­mo no­ve­dad se ha in­cor­po­ra­do un tes­ti­go Eco que se­ña­la el mo­do de con­duc­ción más efi­cien­te y un nue­vo or­de­na­dor de a bor­do con in­for­ma­ción del con­su­mo par­cial. Fi­nal­men­te, el Burg­man pue­de ad­qui­rir­se en un nue­vo co­lor de­no­mi­na­do pla­ta lu­nar, que se su­ma a los más tra­di­cio­na­les blan­co, ne­gro y gris os­cu­ro. El pre­cio sin pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les del Burg­man 125 es de 3.899 eu­ros (4.299 eu­ros con ABS) y 4.199 eu­ros o 4.599 eu­ros con ABS, el Burg­man 200.

El Burg­man 125 bri­lla gra­cias a una nue­va es­té­ti­ca, pe­ro el nue­vo ABS y la co­mo­di­dad son sus pun­tos fuer­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.