Ma­de­ra y pie­dra: co­mo una obra prein­dus­trial

La ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la pues­ta al día tie­ne en el ar­qui­tec­to Oriol Ro­se­lló uno de sus acé­rri­mos de­fen­so­res

La Vanguardia - Dinero - - ARQUITECTURA - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch

Se­me­jan­te a una obra prein­dus­trial la de­fi­ne su au­tor, el ar­qui­tec­to Oriol Ro­se­lló, del es­tu­dio Ban­go­lo. En la es­truc­tu­ra del Ágo­ra, una edi­fi­ca­ción le­van­ta­da en los jar­di­nes de Mas Ma­rroch, a las afue­ras de Gi­ro­na, no se ha em­plea­do ni hor­mi­gón ni hierro. So­lo grue­sos mu­ros de pie­dra y ma­de­ra. Es un nue­vo es­pa­cio de tran­si­ción en­tre el jar­dín y la gran sa­la de ban­que­tes don­de los afa­ma­dos her­ma­nos Ro­ca ce­le­bran even­tos con su tries­tre­lla­da gas­tro­no­mía.

“Si te au­to­im­po­nes unos ma­te­ria­les y sis­te­mas cons­truc­ti­vos –ar­gu­men­ta Ro­se­lló– es co­mo to­car otra par­ti­tu­ra mu­si­cal, otro rit­mo. Al eli­mi­nar esos dos ma­te­ria­les to­do se aguan­ta por com­pre­sión y es­cri­bes una par­ti­tu­ra prein­dus­trial”. Du­ran­te el si­glo XX hierro y hor­mi­gón ar­ma­do han he­cho po­si­bles cons­truc­cio­nes an­tes im­pen­sa­bles. Pe­ro, pa­ra Ros­se­lló, los edi­fi­cios se han vuel­to es­cla­vos de la lí­nea, de la for­ma por la for­ma. Abo­ga por una ar­qui­tec­tu­ra más tác­til, sen­so­rial, que ofrez­ca con­fort vi­sual, luz y tex­tu­ras, que ten­ga en cuen­ta la fuer­za de la gra­ve­dad.

El por­qué del ma­te­rial

Aquí los mu­ros de pie­dra se­ca re­cuer­dan los mu­re­tes de los cam­pos de cul­ti­vo. En­tre ellos se cue­la el ver­dor del jar­dín. Y las cos­ti­llas de ma­de­ra de la cú­pu­la en­mar­can re­ta­les de cie­lo. “Se tra­ta de no per­der la sen­sa­ción de ex­te­rio­ri­dad –se­ña­la–. Es un co­bi­jo cuan­do llue­ve, da som­bra los días de sol y res­guar­do cuan­do so­pla el vien­to”. No hay fa­cha- da prin­ci­pal. To­do el pe­rí­me­tro re­vis­te igual im­por­tan­cia. Es una ar­qui­tec­tu­ra in­tere­sa­da por lo que la cir­cun­da: ve­ge­ta­ción, ai­re, luz na­tu­ral. Con la es­truc­tu­ra en cú­pu­la se ob­tie­ne el má­xi­mo vo­lu­men con el mí­ni­mo de ma­te­rial.

“No es­toy en con­tra del pro­gre­so –acla­ra–, sino de la vi­sión acu­mu­la­ti­va del pro­gre­so”. Opi­na que hierro y hor­mi­gón son con­cen­tra­do­res de co­no­ci­mien­to es­tan­da­ri­za­do, cen­tra­li­zan el po­der eco­nó­mi­co. Po­ten­cian un sis­te­ma de trans­por­te horizontal, in­cre­men­tan emi­sio­nes de CO y dan lu­gar a in­fra­es­truc­tu­ras que per­ju­di­can el te­rri­to­rio. Por eso apues­ta por la tec­no­di­ver­si­dad y lo que es pro­pio de ca­da lu­gar. Con­si­de­ra el Ágo­ra una obra co­lec­ti­va: “La au­to­ría tras­pa­sa la fi­gu­ra del ar­qui­tec­to y se com­par­te con los ar­te­sa­nos res­pon­sa­bles de una pra­xis crea­ti­va”.

Los mu­ros de pie­dra se­ca re­cuer­dan los mu­re­tes de los cam­pos de cul­ti­vo. En­tre ellos se cue­la el ver­dor del jar­dín

Ki­ló­me­tro ce­ro cons­truc­ti­vo

Del to­tal de 2.457,6 to­ne­la­das de ma­te­ria­les uti­li­za­dos, el 99% res­pon­den a cri­te­rios de ori­gen lo­cal, re­ver­si­bi­li­dad, ba­ja ener­gía in­cor­po­ra­da y es­ca­sa ma­ni­pu­la­ción. Aun­que hay unas po­cas par­ti­das que se han de­fi­ni­do fue­ra de es­te pro­to­co­lo por mo­ti­vos de ur­gen­cia en una obra que re­que­ría ser eje­cu­ta­da en tan so­lo cua­tro me­ses. La pie­dra es de Ca­laf, la mi­tad de la ma­de­ra de pino Dou­glas, pro­ce­de del Mon­tseny y la otra mi­tad de Tou­lou­se. “Con el qui­ló­me­tro ce­ro –acla­ra el ar­qui­tec­to– no hay que ser fun­da­men­ta­lis­ta. Sino es­co­ger siem­pre lo más cer­cano po­si­ble”. Tam­bién ata­ñe a los sis­te­mas cons­truc­ti­vos lo­ca­les que fa­vo­re­cen la per­vi­ven­cia y trans­mi­sión de ofi­cios. Las fi­bras ve­ge­ta­les: ca­ña, mim­bre, es­par­to, son pro­ta­go­nis­tas en ele­men­tos de som­bra y luz. El Ágo­ra, idea­da co­mo es­truc­tu­ra vi­va, si­gue “en cons­truc­ción”. Se pre­vé que las en­re­da­de­ras cu­bran de ver­dor la ba­se de la cú­pu­la has­ta cua­tro me­tros de al­tu­ra, y que las lia­nas al cre­cer me­jo­ren la acús­ti­ca.

Cer­ca­nía El 99% de los ma­te­ria­les em­plea­dos en la cú­pu­la son de pro­xi­mi­dad FO­TOS: ES­TU­DIO BAN­GO­LO

Fi­bras ve­ge­ta­les Abun­da en ele­men­tos de som­bra de ca­ña y es­par­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.