Asia se in­tere­sa por el brandy

Lucio Tan ul­ti­ma la com­pra de la bo­de­ga Gar­vey y se su­ma a sus com­pa­trio­tas An­drew Tan y Lucio Co

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Adol­fo S. Ruiz

El brandy de Je­rez ven­de en Asia. Es­pe­cial­men­te en el mer­ca­do fi­li­pino don­de es si­nó­ni­mo de ca­li­dad fren­te a los bran­dis lo­ca­les, la be­bi­da al­cohó­li­ca más ex­ten­di­da en­tre la po­bla­ción lo­cal. Pe­ro si has­ta aho­ra los fi­li­pi­nos se con­for­ma­ban con su­ce­dá­neos de es­ca­sa ca­li­dad y nom­bres co­mer­cia­les equí­vo­cos, el al­za ge­ne­ra­li­za­do del ni­vel de vi­da de los úl­ti­mos años ha­ce que los asiá­ti­cos se de­can­ten ca­da vez más en fa­vor de los pro­duc­tos con ca­ché. La an­ti­gua co­lo­nia es­pa­ño­la ab­sor­be un ter­cio de las ven­tas to­ta­les de la de­no­mi­na­ción Brandy de Je­rez, con cer­ca de cua­tro mi­llo- nes de li­tros, con una fuer­te ten­den­cia al al­za.

Lucio Tan, un em­pre­sa­rio fi­li­pino de ori­gen chino, ul­ti­ma es­tos días la com­pra de Gar­vey, la di­vi­sión bo­de­gue­ra que la Nue­va Ru­ma­sa de los Ruiz-Ma­teos ven­dió por un pre­cio irri­so­rio a Án­gel de Ca­bo, el li­qui­da­dor de em­pre­sas co­mo Mar­sans. El mag­na­te fi­li­pino ofre­ce 25 mi­llo­nes de eu­ros por el com­ple­jo Be­lla­vis­ta (35.000 me­tros cua­dra­dos edi­fi­ca­dos), la vi­ña Ce­rro­vie­jo, diez mil bo­tas de vino y brandy (en su mo­men­to lle­ga­ron a ser 100.000), las mar­cas, los ma­te­ria­les y el cen­tro de vi­si­tas San­de­man.

To­do un ne­go­cio re­don­do pa­ra el em­pre­sa­rio asiá­ti­co si se tie­ne en cuen­ta que la fa­mi­lia Ruiz-Ma­teos com­pró ha­ce una dé­ca­da el mis­mo pa­que­te a la por­tu­gue­sa So­gra­pe por 60 mi­llo­nes de eu­ros. Tan, la ter­ce­ra ma­yor for­tu­na de Fi­li­pi­nas, con in­tere­ses en el ta­ba­co, las lí­neas aé­reas y, es­pe­cial­men­te, en el sec­tor agroa­li­men­ta­rio, po­drá di­ver­si­fi­car así su abanico de be­bi­das y unir el brandy y los vi­nos de Je­rez a su ron Tan­duay, que se si­túa en­tre las diez be­bi­das al­cohó­li­cas más ven­di­das en el mun­do, ca­si a la par que Ba­car­dí.

Em­pre­sa­rios chino-fi­li­pi­nos

Lucio Tan se une a An­drew L. Tan y Lucio Co, em­pre­sa­rios chino-fi­li­pi­nos con los que no guar­da nin­gún pa­ren­tes­co pe­se a la coin­ci­den­cia de nom­bres y ape­lli­dos. An­drew Tan y Lucio Co ya lle­van tiem­po es­ta­ble­ci­dos en la zo­na. El pri­me­ro es el nue­vo pro­pie­ta­rio del Gru­po Fun­da­dor, an­ti­guo Pe­dro Do­mecq. Tie­ne 63 años y es el ter­ce­ro en la lis­ta For­bes de los más ri­co de Fi­li­pi­nas, con una for­tu­na es­ti­ma­da de 3.100 mi­llo­nes de eu­ros.

An­drew Tan ya con­ta­ba con los bran­dis Em­pe­ra­dor y San Bruno pe­ro no es­ta­ba sa­tis­fe­cho. Por eso no se lo pen­só cuan­do se pu­so a ti­ro la po­si­bi­li­dad de ha­cer­se con la mar­ca Fun­da­dor, una au­tén­ti­ca ins­ti­tu­ción en el mer­ca­do fi­li­pino don­de fue el pri­mer brandy de Je­rez que en­tró ha­ce ya más de un si­glo. La operación se ce­rró fi­nal­men­te en 275 mi­llo­nes de eu­ros. Tan­to era su in­te­rés en ha­cer­se con Fun­da­dor que ha mo­di­fi­ca­do el nom­bre co­mer­cial de la em­pre­sa je­re­za­na pa­ra re­mar­car su ad­qui­si­ción.

Si An­drew Tan no hu­bie­ra com­pra­do Pe­dro Do­mecq, la em­ble­má­ti­ca bo­de­ga je­re­za­na hu­bie­ra caí­do en ma­nos del ter­cer em­pre­sa­rio fi­li­pino en dis­cor­dia, Lucio Co, que pu­jó has­ta el fi­nal por un pa­que­te que ter­mi­nó ca­yen­do en po­der de An­drew Tan. Fi­nal­men­te Tan se hi­zo con to­do el gru­po Do­mecq, que in­clu­ye otras mar­cas de bue­na ven­ta co­mo el brandy Tres Ce­pas, líder en Gui­nea Ecua­to­rial, el Cen­te­na­rio y el vino Bris­tol Cream, uno de los más ven­di­dos en el Reino Uni­do.

Lucio Co, de 60 años, es la un­dé­ci­ma for­tu­na fi­li­pi­na con un pa­tri­mo­nio es­ti­ma­do en unos 1.700 mi­llo­nes de eu­ros. Su in­te­rés por los bran­dis de Je­rez se re­mon­ta ya a la dé­ca­da de los años no­ven­ta del pa­sa­do si­glo. Co, cu­ya for­tu­na pro­vie­ne de su red de hi­per­mer­ca­dos, su­per­mer­ca­dos y duty-free, una red que se ha du­pli­ca­do en Fi­li­pi­nas des­de el 2011, man­tie­ne una alian­za es­tra­té­gi­ca con la bo­de­ga je­re­za­na Wi­lliams & Hum­bert, lo que le per­mi­te ser el dis­tri­bui­dor ex­clu­si­vo de la co­ti­za­dí­si­ma ga­ma de bran­dis Al­fon­so, a los que re­cien­te­men­te se ha uni­do Ex­ce­len­te.

El des­em­bar­co de es­tos em­pre­sa­rios pro­ce­den­tes del le­jano Orien­te es vis­to con bue­nos ojos por la pa­tro­nal. Su­po­ne una luz al fi­nal del lar­go tú­nel que ha atra­ve­sa­do la re­gión con la eli­mi­na­ción de vi­ñe­dos y la quie­bra de em­pre­sas a con­se­cuen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca. En el con­se­jo re­gu­la­dor es­tán con­ven­ci­dos de que es­tos em­pre­sa­rios vie­nen con ga­nas, con fuer­za y, so­bre to­do, con las ideas muy cla­ras en torno a las prio­ri­da­des que se ne­ce­si­tan pa­ra que el Mar­co vuel­va a ser lo que fue no ha­ce mu­cho tiem­po.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.